Gourmet

Tapear en Pozuelo, apto para todos los bolsillos

En el momento del año en que los bares despliegan las terrazas, el tapeo pasa a ser algo casi rutinario. A lo largo de toda la geografía española se repite este ritual y bien conocidos son los pinchos del País Vasco y Navarra. Pero no todo se reduce a eso. Dentro de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, hay una amplia oferta de bares y locales en todos los municipios sin importar el nivel de renta. Pozuelo de Alarcón es el ejemplo perfecto: es conocido por ser el municipio más rico de la comunidad, pero el tapeo aquí se adapta a todos los bolsillos y por un precio razonable se puede apagar este calor de verano con una cerveza fría y dándole una alegría a nuestro estómago con unos pinchos de primera.

Alguien que vaya a Pozuelo a pasar una mañana y comer aquí no puede abarcar más que una mínima parte de la oferta gastronómica de este pueblo. Entre tanta variedad, hay algunos sitios que son de visita obligada. Junto al centenario olmo de Pozuelo encontramos varios bares para tapear en los que merece la pena hacer una parada. En primer lugar el bar La Poza(Avenida del Monte, 1). Éste es uno de los más antiguos de la zona, y se presenta como un lugar idóneo para tomar un pincho de tortilla y una caña en la terraza a la sombra del árbol más antiguo de este municipio.

Justo enfrente, La Casica(Plaza de José Antonio, 10), fundada en 1987 ofrece raciones variadas a buen precio y un trato que nos hará sentir como en casa. La cocina casera se nota y el ambiente, tranquilo, es propio de un bar de pueblo.

En esta misma zona, a escasos diez metros del Hotel Pozuelo, se sitúa Mi hermano y yo(Camino de las Huertas, 2). Joaquín y Raúl llevan ya un tiempo en el mundo de la hostelería y sin duda saben hacer las cosas bien. Estos hermanos no dejan pasar ni el más mínimo detalle para satisfacer a sus clientes y consiguen así que probar el revuelto de la casa o la sepia a la plancha con un vaso de gazpacho o una cerveza en vaso helado sea una experiencia que merezca la pena contar a los amigos. La calidad se paga aunque los precios no son prohibitivos. Tomar aquí el aperitivo merece la pena.

Subiendo la cuesta hacia el centro del pueblo (calle Demetrio de la Guerra) también hay bares para todos los gustos. Las bravas y los calamares del Bar Castillo de Jaén (Plaza de la Coronación, 13) no tienen desperdicio, y la terraza desplegada en la plaza de enfrente del bar incita al tapeo. En la calle paralela (calle Luis Bejar), que también sube a la plaza de Ayuntamiento, hay también varios bares, uno de ellos es la Cervecería 4 Elementos. Aquí prima la cocina española tradicional, las tapas y las raciones con cerveza bien tirada. Uno de los platos estrella son los tradicionales huevos rotos con jamón ibérico.

Cuando llegamos a la cima de esta calle en subida, bajo los tejadillos que rodean la plaza central del pueblo se encuentra La Aurora. Especialistas en raciones y platos combinados este bar es un lugar agradable para tapear y ,situado en plena Plaza del Ayuntamiento, vivirás más de cerca el ambiente de este pueblo. Además, con las obras para hacer peatonal esta zona ya no hay tránsito de coches, cosa que se agradece mientras comemos.

Si aún no hemos caído en la tentación de llenarnos aquí, otro lugar de tapeo emblemático es la zona de la Avenida de Europa. Aquí están algunos de los platos fuertes. Este año, el Kaprika Bar (plaza interior de la Calle de Atenas, 2) fue el ganador del concurso Pozuelo de Tapas 2013,en el que participaron 35 restaurantes. El pincho galardonado fue Remembranza de Pozuelo. Situado cerca de la Iglesia Caná, este bar destaca por su carta creativa e innovadora. Los fingers de pollo rebozados con cereales o las tostas y raciones con carne de canguro o de cebra harán las delicias de los comensales. Si a esto le añadimos que la cuenta suele sorprender positivamente a los que vienen, tenemos aquí uno de las paradas obligatorias si se viene a tapear a Pozuelo. La originalidad de la carta y el excelente servicio de este local han hecho que su éxito suba como la espuma, lo que conlleva también que suela ser uno de los bares más llenos.

Bajando la Avenida de Europa, hay bares a ambos lados de la calle. Hasta los más exigentes verán satisfechas sus necesidades, porque las propuestas para tapear son muy variadas. Dependiendo de lo que se quiera comer la oferta va desde pinchos donostiarras en la cervecería El Acierto(carretera de Húmera, 87), hasta pescadito frito y productos del mar en Los Pescaitos(Avenida de Europa, 16) pasando por tostas de secreto ibérico con cebolla caramelizada y queso de brie en Cavanna(Vía Dos Castillas,23, local 20) y mucho más. Todo acompañado siempre de una cerveza bien tirada, un tinto de verano o un refresco a precios muy razonables.

Hay muchísimos más bares y sitios en este municipio madrileño donde disfrutar de un tapeo agradable. Aunque, sin duda, la mejor manera de descubrirlos es ir uno mismo a comprobar que era verdad eso de que en Pozuelo de Alarcón se puede tapear muy bien y sin pasar miedo a la hora de pedir la cuenta. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba