Gourmet

La A-5: ruta de los buenos, bonitos y baratos

Hay un proverbio que dice que nunca nos desviamos tanto como cuando creemos conocer el camino. Lo bueno del asunto es que esos desvíos pueden ser muy productivos. Incluso muy nutritivos. Porque gracias a ellos hemos descubierto dónde comer una buena moraga o una torta del casar como dios manda. De todas formas, la A-5 lo pone bastante fácil: cuidan bien a los conductores a base de buena gastronomía, en su mayoría extremeña. ¡Que aproveche la ruta!

La Pausa

Se encuentra a ambos lados de la A-5, así que si nos lo saltamos a la ida podemos parar a la vuelta, a la altura de Cazalegas, Toledo. ¿Lo mejor de esta área de servicio? Que sirven productos de la tierra, frescos y recién cocinados, lo que siempre es de agradecer. Otro punto a su favor es que atienden rápido, y teniendo en cuenta que lo que busca la mayoría de conductores es no eternizarse en la parada, eso tiene su punto. En resumen: moderno, limpio y con un servicio más que correcto. Vamos, que cumple su función y hasta la pasa con nota. (Carretera A-5, kilómetro 103, Cazalegas. Teléfono: 925 87 27 59).

El Señorío

Para disfrutar de una parada de esas antológicas, hay que coger la salida 148 de la A-5 y dirigirse al parador de Oropesa. Puede que se pierdan cinco minutos más que en hacer una parada justo a pie de carretera, pero después de probar las alubias estofadas con liebre, chips de alcachofas y trompetas de la muerte o sus famosas migas con huevo, pocos se acuerdan del reloj. Una advertencia: la carta no es apta para indecisos porque hay decenas de platos muy apetecibles. Y otra más: se encuentra en un castillo-palacio del siglo XIV desde el que se divisa una estupenda estampa de la sierra de Gredos, así que a lo mejor te da por quedarte a dormir en lugar de seguir camino. No serías el primero.(Plaza Palacio 1, Oropesa. Teléfono: 925 43 00 00).

Portugal

Un clásico que cuenta con legiones de fans entre su clientela. Para empezar, porque abre las 24 horas, y si a las 3 de la madrugada al hambriento conductor le apetece un pequeño banquete, aquí se lo servirán. Y además, encantados, porque una de las virtudes de este restaurante de carretera es que el personal es eficaz y suele estar de buen humor, que nunca está de más. No son los únicos puntos a su favor. Entre ellos también hay que citar una carta en la que encontrarás prácticamente de todo y una buena cocina, muy por encima de la media de los restaurantes que abren 24 horas. Abreviando: un imprescindible en la ruta de la A-5.(Carretera A-5, kilómetro 200, Almaraz. Teléfono: 927 54 51 51).

El Cruce

Lugar de referencia para muchos de los usuarios de esta carretera. Sus buenas instalaciones y el trato han logrado fidelizar a muchos usuarios. Sus aceitunas son mucho más que un aperitivo. Sin olvidarnos de las raciones de moraga con patatas fritas (de las de verdad). El precio parece de otra época, 7,10 euros.  Además tiene una pequeña tienda gourmet con los productos de cerdo como protagonista. (Carretera A-5. Torrecilla de la Tiesa. Teléfono. 927 33 84 29.)

Las Cigüeñas

Hay quien entra por la puerta de este restaurante, que también es hotel, y le parece que de un momento a otro va a aparecer Antonio Alcántara o cualquier otro personaje de Cuéntame a estrecharle la mano.La razón es que lleva abierto nada menos que 43 años y aún queda algo de la decoración setentera que resultaba tan moderna en su inauguración. En aquella época -y hasta que se abrió la A-5- era lugar de paso obligado para todo el que se dirigiera a Extremadura porque la Nacional 5 pasaba por delante de su puerta. Los que lo conocieran entonces y tengan buena memoria seguro que se acuerdan de su moraga, que sigue siendo tan buena como antes. De hecho, la cocina de este restaurante no ha perdido ninguna de sus cualidades, así que continúa siendo una apuesta segura. Para los que os animéis a entrar, las landrillas de cordero están de muerte. Y no podéis marcharos sin probar una ración de jamón ibérico de bellota. De 10.(Avenida de Madrid s/n, Trujillo. Teléfono: 927 321 250).

El 301

Los muy entendidos en desayunos dicen que es un pecado saltarse el restaurante del camping que se encuentra en el kilómetro 301 de la A-5, el mismo que da nombre a este lugar. Porque además de tenerlos a muy buen precio, son de los que uno recuerda durante el resto del camino -y con una sonrisa-. Muy recomendables también los embutidos extremeños y el bacalao dourado -que no tiene nada que envidiar al portugués-. Además, siempre se encuentra muy buen ambiente por aquí, así que acaba siendo una tradición parar en el 301. Una vez que lo pruebes, repetirás. Hablamos por experiencia. (Carretera A-5, kilómetro 301, Miajadas. Teléfono: 927 34 79 14).

Ruta 5

A sus puertas casi siempre verás camiones aparcados, lo que vale tanto o más que las codiciadas estrellas Michelin. La razón es que tiene buenos precios y una más que correcta cocina, además de que atienden rápido y de forma amable. Pero si hay algo que hace especial este restaurante a pie de carretera son sus platos extremeños y unos menús económicos, abundantes y de calidad que no se encuentran con facilidad en cualquier parte. Un apunte para los amantes de las migas: es uno de los platos más demandados por aquí a la hora del desayuno. (Carretera A-5, kilómetro 325, San Pedro de Mérida. Teléfono: 924 32 51 51).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba