Gourmet

El Petit Perico: un sabio consejo en Cardona

Hay pueblos donde la monumentalidad de alguno de sus edificios invita a seguir investigando. Cardona es uno de ellos. Su castillo, que aloja un excelente Parador, llama tanto la atención que muchos visitantes no se animan a callejear por la parte vieja de la población. Por eso hay que dejar el coche bien aparcado, disfrutar de esas calles empinadas y de esa rancia arquitectura burguesa tan propia de la Cataluña del interior.

A la hora de comer, la oferta no es tan generosa como podríamos esperar. El Petit Perico era ya un referente en Cardona desde los años veinte del siglo pasado. Todo el mundo lo conocía como un popular hostal en la primera mitad del siglo XX -que alojaba a muchos de los viajeros hacían noche camino de Barcelona-.

Los tiempos cambian y las necesidades también. Por eso, Joan -acompañado por Margarita en la sala y Teresa en la cocina- se han adaptado a los ritmos de nuestros días. Una barra cómoda y una decena de mesas perfilan el ambiente de la sala. El local parece haber declarado la guerra a las líneas rectas. Su decoración y su iluminación le dan un cierto aire de bistró francés.

Por encima de todo aquí se viene a comer y su menú de 12 euros es un regalo para los sentidos. Su Crema de champiñones está casi tan buena como la Crema de puerros. Si en el menú tiene su Canelón de confit de pato, la elección está clara. Su Atún a la plancha es delicioso, tanto como su Bistec a la pimienta verde. Hasta un buen guiso de pollo parece revitalizante cuando se le llama Platillo de la batalla de Almansa -porque 1714 es un año para celebrar casi todo, hasta para embotellar vino con la fecha alusiva-. Por la noche, el menú vale 15 euros, pero la opción sigue siendo la mejor en la zona.

El Petit Perico

Calle Cambres, 30

Cardona. Barcelona

Telf. 93 868 41 31


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba