Gourmet

Palosanto: otra Chueca es posible

Ah, Chueca, Chueca… mucho lirili y poco lerele. Mucho baile, mucho cocktail y mucha terraza, pero poca manduca digna de ser acompañada de la palabra “alimento”. En la plaza con más bares por metro cuadrado de Madrid (Ana Botella no nos ha confirmado la estadística, ni falta que nos hace) no hay, sin embargo, sitios que sirvan comidas calientes decentes. Pero eso era hasta ahora: en el espacio que hasta hace poco ocupaba un italiano de errante fortuna ha abierto Palosanto, una apuesta por la cocina de fusión, con los sabrosos y contundentes pancooks como estrella de la carta.

Bueno, no es cierto del todo que en la plaza de Chueca no haya establecimientos de comida caliente: servidor se ha comido muchos bocadillos de panceta para engrasar el desayuno en la cafetería Verdoy, cercana a Augusto Figueroa, pero la oferta de este establecimiento tradicional (platos combinados, bocadillos, etcétera) no pasa por ser lo que uno busca normalmente como acompañamiento sólido al tomarse una copa en la plaza de Chueca. Por eso Palosanto resulta atractivo en medio de esa marea de terrazas insulsas que tienen a los cacahuetes como única pareja posible para nuestra caña.

No solo estamos en la terraza que ofrece la propuesta gastronómica más interesante de la plaza de Chueca, sino en la que cuenta con más mesas (hasta 12, en el entorno más cercano a la calle Gravina). Ya puestos en faena nos encontramos, como estrella de la carta, con sus pancooks: un pan de leña de 250 gramos vaciado de miga que es rellenado con sabrosas mezclas. Servidor ha probado el de curry y pollo, aunque el de curry con langostinos también resulta atractivo (por cierto que también hay uno de rabo de toro, así que es el momento de aprovechar la temporada).

Resulta exóticamente variada su ensalada oriental de aguacate y pollo con salsa de sésamo (especialmente interesante la cobertura de ese pollo) o unas alitas de pollo confitadas que se convierten en una intensa odisea de sabor. ¿Opciones originales? No hay problema: ¿qué tal un perrito caliente con piña y salsa rosa? ¿Y un carpaccio vegetal con calabacín, tomate y parmesano?

La sala, presidida por una antigua báscula de mercado, tiene un buscado aire vintage con piezas recuperadas de mercadillos y cierto espíritu industrial que no le resta, sin embargo, ningún tipo de encanto. Y otra ventaja más: te gustará a ti… y también a tu perro, porque son un establecimiento dog friendly.  En definitiva, una opción en Chueca para disfrutar del ambiente del centro de Madrid pero cuidando nuestra panza.

FICHA

Nombre: Palosanto

Tipo: gastrotaberna

Dirección: Plaza de Chueca, 8

Código postal: 28004

Ubicación: Madrid


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba