Fran Martínez y Cristina Díaz dicen ser cocinero y sumiller respectivamente, y lo son, pero además son dos auténticos rompedores de mitos. Con esfuerzo, talento e ilusión han conseguido que su Restaurante Maralba se codee con los más grandes en tan sólo diez años.

Ahí su primer logro desbancando el mito, pulverizando aquel que dice que conseguir una estrella Michelin sólo está al alcance de los veteranos. Ellos la consiguieron en 2011, con poco más de treinta años y siendo los únicos con este distintivo en todo Albacete, mejor dicho en Almansa.

Mito desbancado número dos, el de que para comer en un restaurante con estrella debemos estar en Madrid, Barcelona o tener apellido con cuatro sílabas. Ellos decidieron emprender su aventura en un barrio tranquilo y residencial de Almansa, a 70 kilómetros de Albacete, y apostar por una cocina manchega pero con balcones al Mediterráneo. Cocina tradicional, la de su tierra, pero aprovechando las ventajas que suponen la cercanía al Mar Mediterráneo.

Precio tan sencillo como la decoración

¿Y eso de que tener una estrella Michelín implica precios astronómicos? Pues no, con ellos no. Sus precios competitivos se mantienen tras el galardón, sorprendiendo incluso para bien al tratarse de un restaurante de este nivel. La decoración es sencilla, con un ambiente agradable propiciado por una iluminación tenue y agradable para sentirse como en casa, como en la suya. El trato de Cristina al recibirnos refuerza esa sensación de hogar, su carácter agradable y la sencillez al explicarnos que la Manchuela, Jumilla o La Mancha producen vinos sublimes.

Fran no se queda atrás y entre fogones se siente en su salsa. Siempre partiendo de un gran producto base, disfruta inventando nuevas texturas y combinaciones para sorprender al comensal. Melón confitado en agua de moluscos o un bombón helado de queso al romero que estalla en la boca son algunos ejemplos de las pequeñas, y exquisitas maldades, que se le ocurren para disfrutar como aperitivos. ¿Cómo? Se puede comer a la carta o escoger entre sus tres menús: Menú gastronómico de temporada, con o sin maridaje y el Menú Sorpresa, que incluye un recorrido por la historia de la cocina del Maralba.

Si optamos por pedir a nuestro antojo lo tendremos bastante difícil. Entre el clásico Atascaburras manchego, que aquí se sirve en un cornete crujiente, los asados y las verduras de la zona, encontramos los aires mediterráneos antes mencionados en platos de pulpo de roca con alcachofas confitadas en aceite o un delicioso pescado de playa con guiso de calabaza, tupinambo y setas de temporada. Sin duda aquí hay que venir con hambre, y mucha, porque saltarse el postre es pecado. Fran innovaba trastadas tanto saladas como dulces y de sus manos surgen postres como la Esponja de cítricos, gelé de miel, sorbete de calabaza y sopa de eneldo o el Toffee con sorbete de pera, macadamia garrapiñada, y granizado de especias. Lo dicho, al Maralba hay que ir con hambre y mucha. La vuelta está garantizada…

FICHA

Nombre: Maralba

Categoría: Bar-restaurante

Dirección: C/ Violeta Parra, 5 Bajo

Código postal: 02640

Ubicación: Almansa, Albacete

Teléfono: 967 31 23 26 

Web:www.maralbarestaurante.es


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba