Gourmet

Rock y cerveza, el matrimonio soñado

Nada descubriremos diciendo que, más allá de otro tipo de sustancias, el alcohol y el rock siempre han tenido una relación más que intensa. Ambos parten de la base de la concepción lúdica del momento como antídoto a los sinsabores diarios, siempre que nos alejemos de las adicciones, que eso es otro cantar. Y entre todas las bebidas alcohólicas, la cerveza ocupa el olimpo del refresco inmediato disfrutable a ritmo de guitarras.

Por eso, la noticia de que la banda británica Status Quo lanzará próximamente su propia marca de cerveza no es en sí mismo algo novedoso. En este caso, coincidiendo con la reedición que por su 40 aniversario harán del disco Piledriver, los representantes del boogie-rock proletario han unido fuerzas con una destilería para dar el mismo nombre del disco en cuestión a una cerveza.

Una larga tradición

No negaremos que el binomio Status Quo/Cerveza es casi tan consustancial como el rock y las guitarras, pero como apuntábamos anteriormente, está lejos de ser una novedad. Y aún más, el número de bandas de rock que prestan su imagen para asociarse al sabroso jugo extraído de la cebada, la malta u otros cereales, no deja de crecer. Veamos unos ejemplos.

  • Grateful Dead – la mítica banda que comandara Jerry García, con una de las bases de seguidores más fieles del rock, los conocidos como Deadheads, sacaron la cerveza American Beauty, en homenaje a su mítico disco de 1970 del mismo nombre.
  • Super Furry Animals – los galeses llevan unos años parados, pero no desaprovechan la oportunidad de llevar sus toques psicodélicos a la cerveza, de nombre Fuzzy, y así recordar su debut en 1996.
  • Motörhead – ya sabemos que la vida a fondo llevada por Lemmy está comenzando a pasarle factura, pero seguro que no nos pasa nada por probar su canto a la malta, definida como fresca y salvaje. No podía ser de otra manera.
  • AC/DC – elaborada según la más pura tradición alemana y con el toque duro que se supone al rock de las antípodas, 5% de alcohol con sabor a puro rock and roll.
  • Kiss – Si todo el mundo rock se lanza a su propia cerveza, los carapintadas de Kiss no iban a ser menos, y seguro tratarían de ser más. Así que no encontraron nombre más adecuado para su bebida que Destroyer. Ahí es nada para su especial toque amargo.
  • Iron Maiden – habrá que reconocer que las huestes metaleras llevan varios pies de adelanto en esto del bebercio, y los inglesitos de la Dama de Hierro no quieren quedarse atrás con su propio sabor, Trooper.
  • Clutch – más sonidos duros para sabores fuertes y oscuros, como los de los americanos Clutch, con una graduación alcohólica que llega casi al 10 %. Algo más que una simple cerveza.
  • Pearl Jam – su disco de debut en 1991, Ten, fue todo un acontecimiento. Veinte años después lo celebrarían con una cerveza fuerte (7%) y un juego de números nominal, Twenty.

Habrá muchos más. Y ya si entramos en el terreno del vino, la cosa abruma. Pero lo dejamos para otra ocasión, mientras saboreamos una fresca rubia o tostada. Al gusto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba