Gourmet

Muñagorri: el difícil arte de hacer las cosas bien

La revitalización gastronómica del barrio de Salamanca está sirviendo para la apertura y remodelación de numerosos locales. Como todas las cosas en la vida, el acierto queda y el error se desvanece. Algunos sitios, como Muñagorri, tenían desde su apertura la etiqueta del éxito. ¿Por qué? Por algo tan sencillo como el saber hacer bien las cosas.

Cualquier cliente que entre a su barra y pida un aparentemente “simple” vino blanco va a notar que Pedro Muñagorri y su esposa cuidan los detalles en su negocio. Una copa de calidad, la temperatura adecuada y un servicio digno. El saber tratar el producto es el principio del éxito y aquí se ha demostrado una vez más cuando ya se ha cumplido su primer aniversario.

Como buen local de raíces vascas, los pinchos se tratan con cariño. Aunque la oferta es generosa, la chistorra es la reina, porque se saca en su punto, y tiene a la sardina ahumada como gran rival.

Después de un grato inicio, cuando se descubre que detrás de la barra hay un agradable comedor, lo obligado es sentarse y ver qué otras sorpresas nos pueden sacar de los fogones. Por supuesto que la verdura siempre tiene un buen referente en esta mesa. ¿Unas habas de Guetaria o un cardo de Tudela? pues hoy toca alcachofas en salsa verde y unos puerros fritos con polvo de jamón ibérico. ¿Algo de cuchara? En verano buen salmorejo, pues si tenemos suerte unas alubias de Tolosa, que la legumbre no es enemiga de los calores.

Cuando el cuerpo se acomoda en su acogedor comedor siempre se puede pensar en un plato principal. No estamos en un lugar de barrocas elaboraciones, ni pretenciosas presentaciones. La materia prima arrastra con todo el protagonismo… y bien que se hace: los pichones de Bresse o el Foie del Périgord.

Por la parte nacional, la materia prima es contundente. No faltan buenos platos de papada de cerdocon puré de garbanzos y su carrillera al vino tinto, que rivalizan con un rabo de toro que gusta a todo el mundo -hasta a los antitaurinos-.

La morcilla de Beasaín es otro de los platos de referencia junto a una merluza o lubina preparadas al horno que parecen posarse sobre el plato como ejemplo de la opción slow food de una cocina tan simple como sabrosa. Los más sofisticados pueden pedir su raya con mantequilla de alcaparras que anima a cocinar en casa al menos valiente. Dicho lo dicho, como el precio es interesante, ¿por qué manchar la cocina si Pedro lo da preparado?

FICHA

Nombre: Muñagorri

Categoría: restaurante

Dirección: c/ Padilla, 56

Código postal: 28006

Ubicación: Madrid

Teléfono: 91 401 47 41

Web:www.munagorrirestaurante.es


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba