Gourmet

Cuatro sidrerías que destacan en Oviedo

Oviedo es el hogar de un incalculable número de sidrerías que proliferan por el centro y alrededores de la ciudad dispuestas a atrapar tanto a parroquianos como a turistas despistados. Cada una tiene su toque, a nadie le gustan todas. Se escancia, se ríe, se come y se valora. La sidra se está transformando en un producto de calidad y los locales lo notan. Pero ¡cuidado con el escanciado!, un arte antiguo que forma ya parte del tópico asturiano, pero no es ninguna tontería. Ponte un calzado cómodo, porque te ofrecemos una pequeña guía alternativa que reúne alguna de las más afamadas sidrerías, alguna joya desconocida e incluso otra bien alejada del casco urbano. La opción gastronómica depende de nosotros. Por suerte, la cantidad está dejando paso a la calidad. 

Sidrería Villaviciosa

La calle Gascona es el hogar de un sinfín de sidrerías pero de entre ellas destacamos la Villaviciosa, uno de los clásicos del tapeo y buen comer de la ciudad. Para empezar, por su amplia selección de sidras, que rota entre varias firmas como Orizón, Muñiz o Roza, entre otras. Y para rematar, por sus variadas ‘cazuelinas’ y raciones, no muy abundantes pero perfectas para comer tanto de pie como sentado. Su menú de 10,50€ diario es un referente en la zona y siempre hay algo que nos va a sorprender.

Si queremos más, el pescado y la carne están más por la oferta del día que por las modas, como suele puede estar en Asturias. Su ubicación en esta turística calle de bares y sidrerías garantiza que no nos sintamos solos. Para algunos el precio es un poco elevado, pero la calidad se paga y eso se sabe en esta tierra. (Calle de Gascona 7, Tlf.: 985204412).

El Fartuquín

Buenos precios, atención cercana y sidra bien escanciada. Son los tres pilares sobre los que se asienta la casa de José y María, bien situada en el centro, en plena zona de bares y diversión, pero también cerca de la catedral. Un lugar que con razón ha logrado seducir a los ovetenses, que llenan hasta la bandera el sitio en las horas puntas.

Aquí el precio es la apuesta. Su menú de 9 euros es famoso y los clientes son conocedores de que en su carta todo funciona, desde los entrantes hasta los postres. Y por supuesto, la sidra, que está presente no sólo en el apartado de bebidas, sino también en el de salsas.

Aquí la sirven bien escanciada, y se enseña al novato. Con estilo, golpeando el vaso para hacer burbujas y reducir la acidez, ¡como debe ser! Pero además cumplen la primera regla de todo buen asturiano: que la carta de raciones sea variada, que la fabada sea excelente y que los platos, todos ellos, sean bien abundantes. (Calle Carpio 19, Tlf.: 985229971).

Sidrería Alberto

La sidrería Alberto nos da a cambio de muy poco todo lo que esperamos de una sencilla y tradicional experiencia sidrera. Unos camareros mucho más que atentos nos llenan los carrillos de fabes, arroces, una buena dorada y productos del mar frescos con una excelente relación calidad-precio.

Pero también es una sidrería de verdad y respetuosa con el difícil arte de servir el líquido elemento asturiano, y por eso la sirven a la temperatura adecuada en cada momento, con cuidado de respetar las reglas del escanciado. Por lo demás, el local de Alberto sirve un buen cachopo, y el rabo de buey con vino tinto remata la jugada. El sitio tiene ese aire agradable de local de siempre que nos ayuda a entrar en ambiente.

Además Alberto tiene el detalle de contestar a todos los comentarios que se le hacen en las redes sociales. Lo bueno para bien y lo malo para mejorar. En esta ciudad nos conocemos todos ¡y eso se nota! (Calle la Lila 25, Tlf.: 985 08 91 22).

El Torneru

No podía faltar una pequeña excursión al monte, como bien decía la canción de Víctor Manuel. Más que monte es colina, y merece la pena. Nuestra ruta alternativa de la sidra en Oviedo se cierra aquí, en una bodega las afueras de la ciudad ubicada en un lagar verdaderamente ideal para disfrutar de esos días sin lluvia que también abundan en verano. Pese a estar fuera de la ciudad, en El Torneru la única distancia que respetan es la de la botella y el vaso, siempre prudencialmente separados para obtener de la sidra el punto de sabor.

Se trata de una antigua fábrica de sidra que ahora concentra su actividad en elaborar un vinagre de manzana que destaca en su carta de cocina tradicional con un toque de autor. Se trata de un lugar ideal para celebrar reuniones familiares, por su amplio espacio exterior. El servicio atento nos garantiza una buena experiencia, y además están las vistas a la sierra del Áramo. (San Esteban de las Cruces 33, Oviedo. Tlf.: 985 22 59 12).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba