Gente

Vicky Martín Berrocal no quiere oír hablar de Anna Allen

Vicky Martín Berrocal cumple 42 años y su día no lo ha podido empezar mejor. Ha presentado una colección de vestidos de cocktail que ella misma ha diseñado, ha soplado las velas y como regalo sorpresa, su amigo Juan Peña le cantó el Cumpleaños feliz. Vicky, que confeccionó el vestido del fotomontaje de Anna Allen, no quiso hacer declaraciones al respecto a pesar de que se ha publicado que la diseñadora le exige el pago del traje. 

Este 11 de marzo, Vicky Martín Berrocal cumplía 42 años. Su amigo Juan Peña quiso sorprenderla con su aparición sorpresa mientras entonaba el Cumpleaños feliz con aires flamencos. La sevillana se mostró muy emocionada: “Celebrar un cumpleaños sorpresa con música, Juan Peña, con tarta y champán, me ha encantado. No me esperaba soplar velas tan temprano”.

La diseñadora lleva muy bien el cumplir años. “Yo quiero cumplir mil, ojalá pudiese. Es de los grandes días del año para mí. Me gusta cumplir años. Los años no pesan. Ojalá pudiese cumplir 40 más y que no me pesen nunca porque si algo me gusta, es vivir. Soy feliz e intento serlo cualquier día de mi vida, porque la actitud es importantísima. Pero no cabe duda de que el día 11 de marzo está tatuado en mi piel”.

Aunque de momento no había pensado en fiesta de celebración, sí dijo que iba a hacer una celebración íntima con su madre y con su hija, fruto de su relación con El Cordobés.

Sin embargo, no era lo único que celebraba. Vicky presentaba también su colección, V in V, de seis vestidos de cocktail que ella misma ha diseñado para Violeta by Mango. Una edición limitada que saldrá a la venta el 26 de marzo. Vicky está encantada de que la firma haya vuelto a confiar un año más en ella, no sólo como imagen sino ahora también con su propia colección: “El poder llevar esa moda que hago yo y ese concepto a Violeta, me sitúa en un sitio por el que he luchado mucho y que yo por mí misma no he conseguido. Quién me iba a decir a mí que iba a tener un hueco en esta marca con la que soy imagen en 18 países con Violeta”.

Vicky ha cumplido diez años como diseñadora

Sin duda es una buena etapa profesional para Vicky, que hace unos días y después de dos años, regresaba con su colección Volver, mostrándola sobre la pasarela en el Salón Internacional de Moda Flamenca, Simof 2015. Allí estuvo arropada por su hija Alba, su exmarido Manuel Díaz El Cordobés y la mujer de éste, Virginia Troconis, con los que mantiene una estupenda y envidiable relación. Al preguntarle sobre ello, todavía sigue emocionándose al hablar y se le saltan las lágrimas. “Virginia siempre ha estado en todos los desfiles, mi hija es una incondicional mía pero Manuel era al primero que iba. Me gustó, me sentí bien. ¿Sabes cuando todas las piezas encajan? Me emociono muchísimo. Estoy sensible por todo”.

Además, cumple diez años desde que se inició como diseñadora. Algo que está viviendo, según sus palabras como "una explosión de todo. No puedo recibir más regalos a nivel profesional. Arranqué el año, diseñando los vasos de Nocilla, que me la como con roscos, no hay nada que me guste más. Luego el desfile de la colección de trajes flamencos en Sevilla y ahora esto”.

El vestido que confeccionó para Anna Allen

Otra de las ilusiones que Vicky tenía era la de haber podido llevar uno de sus diseños a la alfombra roja de los premios Oscar. Sin embargo, no pudo ser. Anna Allen fue la encargada de arrebatarle ese gran sueño y ahora la andaluza no quiere ni oír hablar de ella ni mencionarla.

La diseñadora fue la elegida por la actriz para lucir uno de sus diseños en la entrega de los premios Oscar. Algo que nunca llegó a producirse. Sin embargo, la actriz sí llegó a ponerse el vestido de Vicky en ese famoso fotomontaje. Según se ha publicado en Diez Minutos,la actriz le envió el vestido de vuelta. Algo con lo que la diseñadora parece no estar conforme puesto que su precio oscila entre los 2.000 y 3.000 euros porque se lo hizo con sus medidas y ya no puede venderlo. Por ello, le estaría reclamando el importe.

A pesar de que lo publicado, la sevillana se negó en rotundo a hablar de este tema. Ni siquiera quiso confirmar o desmentir si eran declaraciones suyas y si esto era cierto. Echaba balones fuera con esta frase: “Pasa palabra. No voy a hablar de nada de eso. No voy a hablar de ella porque no tengo anda que hablar. No he hablado y no voy a entrar en este tema. No es protagonista de mi vida ni forma parte de mi día, ni de mi vida profesional”.

Por más que se le preguntaba sobre el tema, no quería decir nada: “No voy a hablar de eso. Es mi cumpleaños y tengo una colección que me fascina. Es un día de los señalados de mi vida también”.

La diseñadora apuesta por una mujer rotunda y con curvas

Vicky se muestra muy contenta de que esté cambiando la moda y comiencen a tenerse en cuenta las tallas grandes: “Cree que está cambiando pero debería llevar un ritmo más acelerado. Creo que debería dar ya un vuelco brutal porque no hace sentir bien a la mujer real, a la mujer que no vive de la moda. Es que no nos damos cuenta de que lo que vemos son gente que se mantiene y que es su profesión y tiene que tener una talla 34 por narices porque sino, no entra en esos desfiles de Alta Costura, ni en el mundo de la moda”.

Su hija Alba quiere ser periodista de moda

El ser diseñadora le viene de su madre y parece que también ha calado en su hija Alba, de 15 años: “Mi hija dice que quiere ser periodista enfocada en moda pero con esta edad cambia y cada día quiere ser algo diferente. Me tiene loca. Ella quiere desfilar para mí y me ha dicho que cuando tenga más altura, que la ponga a desfilar”.

Según comenta Vicky, Alba es “una mujer con curvas y rotunda y le gusta la mujer, mujer. Ve lo que hay en casa, a una madre con su cuerpo, su celulitis y todo lo que una mujer tiene que tener. Lo que no es normal es aquello. Tiene mucha personalidad, sabe decir no, que es importantísimo. Tiene muy claro lo que no quiere, donde no va. Tiene carácter pero la llevas.

Vicky: “He aprendido a amar a cambio de nada”

Aunque acaba de cumplir 42 años, la andaluza no se cierra a volver a ser madre: “Si llegase el hombre que trastocara mi vida y emocionalmente me hiciera pegarme dos chocazos con la pared lo tendría. Eso del reloj biológico… Cuando se quiere se puede, con 41, 42, ó 43”.

Sin embargo, no dejó claro si existe ese hombre en su vida, ya que al preguntarle si lo tenía se hizo el silencio y a continuación respondía: “Creo que sigo con el corazón alborotado desde hace un año y medio. He aprendido a tener una actitud brutal ante la vida. A ser paciente, a ver dentro de lo malo la parte más positiva de la vida y también he aprendido a amar a cambio de nada. Puedo querer a alguien que me puede dar y hacer sentir una serie de emociones que a lo mejor son las que me han hecho llegar a diseñar, a crear…”.

Un enamoramiento que parece que no es recíproco de la otra persona: “Yo pregunto, ¿te enamoras de alguien y por narices tienes que ser correspondido para que seas feliz? Por supuesto que lo que buscas es eso, pero hay que encontrarle el... Voy y vengo por el camino me entretengo. No te puedo concretar, simplemente te digo que he aprendido muchas cosas en el transcurso de estos últimos años y que una de ellas es una cosa que a mi hasta me sorprende, el poder querer a cambio de nada. Ya después no te puedo contar nada más. Simplemente cuento esto porque esto es lo que llevo aquí dentro".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba