El quiosco confuso

Elena Furiase: “Soy gitana, pero no pasaría la prueba del pañuelo”

Si algo tienen en común Sara Carbonero y Elena Furiase es que ninguna de los dos pasaría la prueba del pañuelo. ¿Es necesario llegar a estos límites? Igual hay ciertos detalles que es mejor dejarlos en la intimidad, en la tranquilidad del hogar. Pero no crean que la hija de Lolita es la única que nos ha sorprendido esta semana. ¿Saben que Makoke casi comparte piso con Naomi Campbell? Lean, lean.

Revistas de los miércoles (Portadas)
Revistas de los miércoles (Portadas)

Rosa Benito: “Me gusta la televisión cuando hay respeto”

Qué fácil es lanzar dardos cuando estás enfadada. Ahora tendremos que creer que Rosa Benito prefiere un programa tranquilo y sosegado al plató de Sálvame. Y no es porque hayan prescindido de ella. No, claro... La excolaboradora y actual cantante de plazas mayores dice que no piensa volver a su vida anterior, aunque ya asegura que tampoco es que vaya a romperse las piernas para evitarlo. Rosa, lo sabes, lo sabemos, en cuanto puedas vas a hacerte un Deluxe. Aguantarás el chorreo, la enemistad de tus compañeros y saldrás a flote. Como antes, como tantas veces. El dinero es así, cruel y necesario. Ahora solo tienes que dejar de vendernos la moto. Y de cantar. Por Dios, de cantar (Semana). 

Alejandra Osborne: “El éxito de mi padre es la naturalidad” 

Debo confesar que todavía no he entendido el éxito del programa de Bertín Osborne. A ver, sí, el tono es amable, la imagen está muy cuidada, las casas son todas impresionantes, pero, ¿y qué? ¿Tanto hemos evolucionado que ahora queremos ver lo mismo de siempre? Bertín ejerce de galán chusquero, del que igual te lanza un piropo como te corta un poco de jamón, y sus invitados lo agradecen y le hacen la pelota. Da igual que se trate de Mariló, de Pablo Alborán, de Jesulín o de Carmen Martínez-Bordiu, todos acaban protagonizando la misma entrevista. Y si algo no funciona, ya se encarga la mujer del cantante de cebarlo bien. ¿A qué viene quejarte de que Mariló se tumbe en tu cama si estás cobrando por ello? Ay, no entiendo nada... Bertín debería invitar a Mariano Rajoy a su programa. Sería la primera vez que el presidente encuentra una audiencia aceptable y, además, no le preguntarían nada incómodo. Ahora ver En la tuya o en la mía mola. Ya se nos pasará (Semana). 

Elena Furiase: “Soy gitana pero no pasaría la prueba del pañuelo”

¿En serio? ¿Alguien ha sido capaz de crear este titular? A sus pies. ¡Ya tenemos nuevo redactor favorito! Encontrarse con Elena Furiase en un evento en una tienda de novias y acabar preguntándole por la prueba del pañuelo es lo mejor que hemos leído en años. Otra se hubiese quedado en el típico 'me hace mucha ilusión vestir de blanco', pero la hija de Lolita sabe cómo funciona el negocio y nos da lo que queremos. Tranquila, Elena, ya sospechábamos que no ibas a llegar virgen al altar. Nos tranquiliza que nos lo confirmes. Aunque siempre puedes hacerte un Leticia Sabater y reconstruírtelo todo en el quirófano. Dinero malgastado, eso también (Diez Minutos). 

Melani Costa: “Rompí con Cayetano por algo muy fuerte”

Alguien está pidiendo un Deluxe a voz en grito. A ver, Melani, ya basta. Llevas semanas lanzando piedras y escondiendo la mano. ¿Hasta cuándo piensas estar sembrando la duda? No sabemos qué ha pasado con Cayetano. O lo cuentas o no lo cuentas, pero el pobre -y eso que no nos cae especialmente bien- tampoco tiene la necesidad de pasar por esto. La crueldad debe tener un límite. Acepta ya alguna de las ofertas que tienes sobre la mesa y cuéntalo todo. Así nos enteramos, tú te quedas tranquila y Cayetano puede ir ya llamando a sus abogados. No es tan difícil. Pruébalo y verás. ¡Un besito Melani! (Diez Minutos). 

Makoke: “Aunque lo han intentado, no me he dejado humillar” 

Todo lo que cuenta Makoke en la entrevista de la semana es oro puro. No lo de Sálvame, claro, que eso ya se lo pueden imaginar -ella es buena, Kiko Matamoroso es bueno y de lo demás entra poco-. ¿Cómo se quedan si les decimos que iba a compartir piso con Naomi Campbell en Nueva York? A Makoke la ficharon por la calle en Londres cuando tenía 18 años y le propusieron ir a Nueva York junto a Naomi, pero no fui. No le apeteció y no se fiaba de Naomi. Prefirió volverse a España y trabaja en el Telecupón. ¡Qué visión de futuro! Pero esperen que dice también que con Brad Pitt se lo pasó muy bien pero que no le gustó como para irse con él por Europa. ¿Perdona? ¿Qué más debe tener uno de los hombres más guapos del planeta para convencer a Makoke? Debe ser que le gusta más el aspecto de Kiko Matamoroso... Makoke, no te conocemos, no podemos decir nada de ti más allá de que sales muy mona en el reportaje, pero hija, ¿qué necesidad tenías de no haberte ido con Brad? Solo por eso mereces que Mila Ximénez arremeta contra ti cada tarde (Lecturas). 

Mónica Naranjo: “De niña yo era tonta y un pato” 

¿Un pato? Ahora lo entendemos todo. Pensaban que Mónica era de las que se lo sabía todo en clase, de las que apuntaba a sus compañeros en la pizarra cuando hablaban, pues no. Era un pato. Literalmente queremos pensar. Con sus plumas, su pico y su afición por el agua. Es la única explicación de algunos de los discos de su carrera. “¡A ver, cariño, que cagas y meas!”, dice en la entrevista. Madre mía, cómo está el patio, cómo está el nivel. Ni un pato toleraría este lenguaje (Lecturas). 

Doctora Campanario 

Les prometemos que no nos hemos inventado el titular. Así figura: Doctora Campanario. Resulta que la mujer de Jesulín ha hecho un posado para hablar de sus cosas y en la revista no se han cortado en honores. Igual hemos corrido mucho y debíamos esperar a que María José convalide su título en España, si es que lo piensa hacer, pero siempre nos pasa lo mismo. Nos dejamos deslumbrar por lo que no debemos. ¿La Campanario se ha sacado una carrera? Pues muy bien. No es la primera, no será la última. Más llamativo resulta que su marido no la dejase estudiar y ella tuviese que convencerle. Y más llamativo si cabe que luego se marque un discurso sobre que las mujeres no tienen que dar explicaciones para estudiar. ¡Pues claro que no! ¡Más faltaría! Igual debería explicárselo a su marido, que parece que le ha costado mucho entenderlo... María José, por tu bien, por el de la salud pública, deja el título en casa y ya está. Ahora ya estás satisfecha y con lo de la revista seguro que puedes pagar las facturas. No creer 'Campadent'. No hace falta. Y si lo haces, páganos los royalties (Hola). 

La de San Blas en Londres

Belén Esteban le ha cogido mucho gusto a esto de ir a Londres. Se debe sentir muy cosmopolita, muy moderna, muy internacional. Nos encantaría que Mediaset aprovechara uno de estos viajes para grabar un reality. Belén hablando en inglés, Belén fotografiándose en el Big Ben, Belén en el museo de cera, ¿no nos digan que no sería un éxito? Que se lo pasen a los chicos de Quién quiere casarse con mi hijo y que hagan estos la postproducción. ¡Mataríamos por verlo! No hace falta que salga ni 'er Mígue', ni Andreíta pixelada. Con Belén en estado de gracia nos sirve. Puede que eso acabe con las relaciones diplomáticas con Reino Unido que y nos expulsen del euro, pero valdrá la pena... A todo esto, ¿por qué Belén va siempre con el mismo plumas, las mismas zapatillas y el mismo bolso del chino? ¿No tiene dinero para comprar nada más? Alguien está ahorrando por encima de sus posibilidades (Diez Minutos). 

Jorge Javier es feliz. ¡Supérenlo!

El presentador estrella de la televisión, el escritor que más vende, el actor que más teatros llena, Jorge Javier, es feliz. Sí, feliz. Y no le importa gritarlo a los cuatro vientos. “A mis cuarenta y cinco años jamás había sido tan feliz: con mi P., con mi familia, con mi trabajo. Entre nosotros, también me gusta proclamar mi felicidad para que revienten mis detractores, para que no paren de echar bilis por la boca los envidiosos. Qué felicidad no pertenecer a esa clase de gente -o gentuza- que sufra más por los éxitos de los demás que por los fracasos propios”. ¿No les da un poco de envidia? Cada día parece que nos obliguen a no ser felices, a no hablar en público más que de las penas. ¿Acaso no podemos ser felices? Si lo son, disfrútenlo. No piensen en nada más y regodéense en su grácil estado. Puede acabar pronto. Sean como Jorge Javier y pregónenlo. Total, qué más da lo que piensen los demás (Lecturas).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba