Gente

Naomi Campbell, la top que nunca se retira

¿Cuántas vidas tiene Naomi Campbell? Si echamos cuentas, nos deben salir lo menos tres. La top más guerrera de la era de las supermodelos lleva muchas décadas subida a la pasarela y parece que no tiene pensado retirarse. Y no crean que se trata de uno de esos casos de 'workaholics'. Naomi no ha envejecido ni un minuto desde su debut. ¿Cuál será su secreto? ¿La mala leche?

Cada una temporada nos encontramos con el mismo titular: “Naomi Campbell vuelve a la pasarela”. La diosa de ébano -ya saben lo que le gusta a los medios inventarse apodos, como la reina del pop, la novia de América o la princesa del pueblo- siempre encuentra una buena excusa para subirse a los tacones y dejar claro que podrá haber modelos más jóvenes, más delgadas, más corpulentas, más cotizadas, pero ninguna que pise como ella lo hace. Las supermodelos de la década de los 90 construyeron toda la industria que observamos actualmente y marcaron tendencia a la hora de desfilar. Nada de 'muertos vivientes' sobre la pasarela. Linda, Claudia, Cindy, y como no, Naomi, se contoneaban de un lado al otro, como supermujeres que eran. Y que siguen siendo.

Naomi no ha seguido la estela de sus compañeras de profesión y ha preferido dedicarse a la moda -y a las fiestas- desde que debutara con tan sólo 15 años. Mientras Claudia Schiffer se convertía en empresaria, Elle McPherson se ponía a diseñar sujetadores y Linda Evangelista se retiraba para vivir la vida con tranquilidad, Naomi continuaba trabajando, a un ritmo más pausado -y con un caché más que suficiente-, pero sin dejar de tener presencia en las pasarelas. Porque sí, la Campbell dijo que se retiraba, pero siempre ha estado dispuesta a volver a ponerse los tacones cuando cualquiera de sus grandes amigos de la moda se lo ha pedido. ¿Y si por retirarte acabas ganando peso como le ocurrió a Tyra Banks? Naomi no estaba preparada para eso.

La última gran aparición de la top ha sido en la Semana de la Alta Costura de París, donde la modelo ha desfilado para La Perla y para su amigo Jean-Paul Gaultier con un look propio de una amazona. Naomi, con una figura que para nada hace pensar que está a punto de cumplir 45 años, se encargó de acompañar al diseñador en su saludo final, evidenciando que ella era la estrella en un desfile que contó con la reaparición de algunas otras clásicas del diseñador francés. Y es que, si de algo puede presumir la modelo, es de su condición de estrella. Naomi pertenece a la época dorada de la moda. Es una grande, como lo fue Elizabeth Taylor en el cine. Su nombre es sinónimo de éxito, prensa y decenas de artículos periodísticos comentándolo. Son los privilegios de haber sido una 'supermodelo'.

Adicta a la polémica

No obstante, el poder de Naomi Campbell va mucho más allá. La modelo no sólo ha conseguido mantenerse en el olimpo de las intocables, sino que lo ha hecho a pesar de las numerosas polémicas en las que se ha visto envuelta. El temperamento irascible y un carácter muy complicado le han jugado muchas malas pasadas. A finales de los años 90 amenazó con suicidarse cuando se encontraba alojada en el Hotel Santa Catalina de Las Palmas de Gran Canaria en compañía de su entonces pareja Joaquín Cortés. A principios del año 2000 fue acusada de golpear a su asistente con un teléfono y de amenazarla con echarla de un coche en marcha. En 2005, abofeteó a otra asistente y la golpeó en la cabeza con un teléfono móvil. La actriz italiana Yvonne Sciò denunció que la modelo le pegó un puñetazo en la cara por haber coincidido llevando el mismo vestido. En 2006 y 2007 fue condenada por haber agredido a diversas amas de llaves y el año siguiente fue detenida por agredir a un oficial de policía en el aeropuerto de Heathrow después de que la compañía le comunicara que había perdido una de sus maletas. Ahí es nada.

Abrió una cadena de restaurantes, grabó un disco, ‘escribió’ un libro… pero al final ha vuelto a la pasarela.

Pero no solo en la faceta personal ha sufrido unos cuantos reveses. La modelo también trató de subirse al carro de los famosos empresarios, como acaba de hacer los Gasol y Rafa Nadal, y abrió una cadena de restaurantes junto a sus compañeras Claudia Schiffer y Elle McPherson. Los Fashion Café estaban destinados a ser un éxito y acabaron en puro fracaso. Pero eso no fue suficiente para escarmentar a la modelo. Naomi, visto lo visto, pensó que su carrera podría estar más cerca del arte que del negocio y se postuló como cantante. Grabó un disco, Baby Woman, del que vendió un millón de copias, pero se dio cuenta que cantar era muy complicado y no le quedaron ganas de repetir. Mejor probar con la literatura. Su primera novela, Swan, fue un pequeño éxito y también un gran fracaso, ya que posteriormente se descubrió que la modelo no había escrito ni una letra. ¿Alguien tenía algún tipo de duda?

Con todo esto, no es de extrañar que Naomi Campbell haya optado por centrarse en la moda y dejarse de tonterías. Sobre la pasarela, la top sabe que es una auténtica diosa, a la que muy pocas pueden hacer sombra, y está dispuesta a explotarlo hasta la saciedad. Recuerden estas palabras: En 2025 todavía hablaremos del regreso de Naomi Campbell. Ténganlo en cuenta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba