Gente

Los Middleton toman el control de la vida de los duques de Cambridge

Tras el nacimiento de la pequeña Charlotte de Cambridge hace casi un mes, la familia de la duquesa, Kate Middleton, se ha posicionado por delante de la familia del príncipe William. Su suegra, Carole, está ofreciendo su ayuda en el cuidado de sus pequeños, lo que ha llevado a interpretaciones sobre la ausencia de la familia real británica de la vida cotidiana del segundo en la línea de sucesión a la Corona.

El pasado 2 de mayo llegaba al mundo la princesa Charlotte de Cambridge. Su nacimiento ocupó las portadas de medios de todo el mundo, que se congregaron en la entrada del hospital Saint Mary, en Londres, para poder ofrecer las primeras imágenes de la pequeña.

Como publica el medio estadounidense The Daily Beast, a su salida del hospital fueron la madre y la hermana de la duquesa, Carole y Pippa Middleton, las primeras familiares en conocer a la pequeña Charlotte. Un hecho que evidencia que la familia de Kate se encuentra por delante de la familia real británica en cuanto a la presencia en la vida de sus hijos.

Férreo control de su vida

La cercanía de la familia Middleton por delante de los Windsor no se ha limitado a su visita tras el nacimiento. Carole lleva casi un mes instalada en Anmer Hall, el palacio donde residen William y Kate, y se espera que continúe al menos un mes más en la casa de su hija. Su madre se encarga, según apuntan varias fuentes al medio británico Daily Mail, de elegir desde la dieta de su hija y sus nietos hasta la instrucción de sus niñeras. Un férreo control en el cual no interviene, en ningún momento, ningún miembro de la familia real británica a pesar de que los duques están destinados a ser los futuros reyes de Inglaterra.

La actitud adoptada por Carole no sería del agrado de su marido, Michael Middleton, que, según han revelado al citado medio, prefiere mantener las distancias y no inmiscuirse tanto como su mujer en la vida doméstica de su hija y su yerno.  Además, las visitas de los hermanos de Kate a los pequeños George y Charlotte son muy frecuentes, un hecho llamativo, sobre todo al saber que hace pocos días que el príncipe Harry, único hermano del príncipe William, ha conocido a su sobrina, aunque es cierto que se encontraba en Oceanía en el momento del nacimiento.

La presencia de los Middleton no termina ahí. Como explica el medio británico, Carole estaría interesada en adquirir una propiedad no demasiado lejos de la nueva casa de los duques para poder estar cerca de sus nietos sin perturbar la vida de la familia.

El príncipe Carlos, cada vez más lejos

Los continuos escándalos de Carlos le han separado paulatinamente de Harry y William, lo que ha provocado que, con el nacimiento de los hijos de éste, el segundo en la línea de sucesión a la Corona haya preferido que su vida familiar gire en torno a su familia política. De hecho, el futuro rey de Inglaterra solo ha visto a su nieta Charlotte una vez: el día de su nacimiento. 

La pareja no ha dudado en romper alguna de las tradiciones más arraigadas de la familia real británica, como la cena navideña con la reina en la casa de campo que la familia posee en Sandringham, prefiriendo comer con la familia Middleton en la nueva casa de la pareja, o, como es frecuente en Inglaterra, han preferido que su hijo reciba sus regalos navideños el mismo día de Navidad y no en la víspera, como es tradición en la familia real.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba