Gente

Hugo Silva, Dani Rovira y otros ‘kamikazes’ de los photocalls

Hugo Silva acudió como invitado al concierto que ofreció Raphael el pasado miércoles en el Teatro Real. A diferencia de otros actores que pasaron por el photocall, Hugo mostró su lado más arisco y no se quitó las gafas de sol mientras posaba para los medios. Un gesto que se suma al menosprecio que siente hacia la prensa y que ya ha manifestado en más de una ocasión al igual que otros personajes como Dani Rovira, su novia Clara Lago, Hiba Abouk o Patricia Conde.

Hugo Silva no quiso perderse el concierto de Raphael, con el que compartió rodaje en la películaMi gran noche, de Álex de la Iglesia. Como él, acudieron otros rostros conocidos que también trabajaron en el filme con el artista como Blanca Suárez o Ana Polvorosa y otros personajes amigos del cantante como Concha Velasco, Lola Herrera o Paco León. Mientras todo ellos posaron sonrientes y atendieron a los medios, Hugo no sólo posó de mala gana y no quiso quitarse las gafas de sol –algo que llega a ser una falta de educación- sino que previamente soltó un “qué pereza me da el tener que pasar por ahí”, refiriéndose al hecho de posar para la prensa. Es típico en el actor el dedicar su mala cara o gesto fruncido sobre la alfombra roja. Incluso posó por separado de su pareja la presentadora y actriz Mary Ruiz. Una vez que pasó el photocall se quitó las gafas de sol y después se les vio sentados uno al lado del otro, desmintiendo con ello los rumores de ruptura que rodeaban a la pareja.

Un aspecto contradictorio ya que decidió ir voluntariamente al igual que nadie le forzó a tener que pasar por la alfombra roja ya que cuando los famosos no quieren que se les fotografíe entran por otro lado que no sea la puerta donde está toda la prensa. Esto fue lo que hicieron el pasado lunes en este mismo lugar Eugenia Martínez de Irujo y el duque de Alba. Es pura lógica, si entras por la puerta destinada a la entrada de famosos donde está la prensa, tendrás que posar o sino para qué pasar. Aunque esto no quiere decir que tenga que acercarse a que le entrevisten, que ahí ya cada cual es libre, faltaría más.

En el año 2010 la prensa le hizo un plante al actor, cansados de sus malos gestos y faltas de respeto hacia su trabajo. El actor se encontraba en la presentación de la tv movie La princesa de Éboli, en la que él trabajaba junto a Belén Rueda. Como en toda presentación de serie o película, los actores tienen que estar presentes para promocionar su trabajo. Mientras la actriz respondió sin problema a las preguntas que le hicieron, Hugo decidió no conceder entrevistas ni a los medios del corazón ni a las agencias, los mismos que cubren y cuentan también los estrenos y proyectos de los actores. Esto hizo que el resto de medios allí presentes optaran también por no interesarse por lo que el actor pudiera contarles sobre su trabajo o vida y milagros.

Hugo Silva: “La fama la gestiono con mucha naturalidad”

Estos aspectos contradictorios como ser famoso pero luego querer pasar desapercibido por un photocall es lo que no cuadra. El ser actor tiene muchas cosas buenas y otras malas con las que saber lidiar como llevan haciendo personajes de una extensa carrera profesional como son por ejemplo Concha Velasco -que atiende siempre a los medios- o José Coronado. No hay más que ver a este último cómo salió airoso con una estupenda sonrisa y con un “estoy feliz. Soy un privilegiado de la vida” cuando le preguntaron por su romance con Eugenia Martínez de Irujo. Las buenas formas y la buena educación saltan a la vista.

El verano pasado el actor descargó contra la prensa rosa en las redes sociales después de que se publicaran unas fotos de él junto a sus hijos -con el rostro pixelado- en las que escribió: "Hay que ser muy MIERDA para vender y publicar fotos de menores, y hay que ser escoria para fotografiarlos a escondidas. Qué asco". El mensaje fue retuiteado por compañeros de profesión como Michelle Jenner, Hiba Abouk o Laura Sánchez. Un mensaje que no tiene nada que ver con la teoría que luego declara ante las cámaras como cuando en marzo del año pasado, durante la presentación de la película Dioses y Perros en el Festival de Málaga, declaró: “La fama forma parte de mi vida, y estoy bastante acostumbrado. Ya lo gestiono con mucha naturalidad". Cualquiera lo diría… Y también el que desperdicie oportunidades de promocionarse como actor delante de esas cámaras y periodistas que él tanto detesta pero que son los que sacan su trabajo. De hecho el mismo señaló: “El mercado no está como para andar eligiendo papeles”.

Hiba Abouk

Ahora parece que esta ‘mala pose’ y conducta es tendencia entre algunos de los personajes que han llegado a la esfera pública y obtenido cierta fama en los últimos años como es también el caso también de Hiba Abouk. La actriz adquirió su mayor reconocimiento con la serie El Príncipe. Sin embargo, no termina de acostumbrarse a su popularidad como le ocurre también a su compañero de serie Rubén Cortada. A ambos les cuesta mucho hablar delante de las cámaras –cualquiera diría que son actores- y de los periodistas ya sea en promociones de sus trabajos o cuando son imagen de marca.

La actriz tenía gestos ariscos hacia la prensa o en alguna ocasión pronunció alguna frase con cierto tono altivo como cierta ocasión en la que dijo que hasta que no llegaran todos los medios no hablaba porque no iba a repetir lo mismo a unos y otros. En este caso no se esperaba a nadie más que a los que estaban ya, como así le comentaron, lo que le hizo quedarse un poco cortada después de sus palabras. Aún así debido a la cantidad de medios que acuden muchas veces, suele ser habitual repetir las entrevistas para televisiones y por otro lado, para medios escritos.

La actriz se volvió más amable después de que acudiera a la inauguración de una tienda de lencería en la que atendió a los medios tan sólo dos minutos y se embolsó 6.000 euros. En ese par de minutos dijo frases como “siempre pesa cuando se meten en algo que no es tu trabajo. Lo veo una pérdida de tiempo para la humanidad, porque hay muchísimas cosas que resolver en este mundo como para preocuparse de lo que haga o deje de hacer” y añadía con cierta sorna: “Creo que se preocupan más por mi trabajo, fíjate y porque esté bien y feliz, que creo que se me ve que lo estoy". Precisamente y ella lo sabe, a este tipo de actos no acuden los medios especializados en cine y televisión. Además, al público no sólo le interesa el actor en sí sino que también le gusta conocer otros aspectos que tienen que ver con su persona y que les humaniza un poco más. Aunque insistimos, no tiene por qué contestar o también puede cambiar de tema tranquilamente como hacen muchos otros. El descontento de la prensa después de la aparición exprés de Hiba Abouk fue tal y las críticas que despertó por ello, que esto supuso un cambio en la actriz que en posteriores encuentros con la prensa se ha mostrado mucho más agradable y ha salido airosa si habia preguntas a las que no quería responder.

Clara Lago y Dani Rovira

Dani Rovira es otro de los rostros que se suman a esta saga de ‘la mala educación’. El actor obtuvo un gran éxito y por tanto, fama, después de protagonizar junto a Clara Lago –su actual novia-, Ocho apellidos vascos. Ambos siempre se han mantenido discretos en lo que se refiere a su relación pero no dudaron en ser imagen juntos cuando El Corte Inglés se lo propuso. El día de la presentación de la campaña, en junio de 2014, la pareja derrochó simpatía y cuando les preguntaron sobre qué opinaban de la prensa del corazón, el momento se convirtió en el festival del humor. El propia Dani opinó sobre el tema: “Todo el mundo tiene que comer. Esto funciona así, hay que llevarlo lo mejor posible” y bromeó diciendo que ya que los periodistas estaban en la puerta de su casa podrían ayudarle a subir la compra.

Su pareja Clara compartió la misma opinión: “Todo el mundo tiene que comer y se hace el trabajo que la gente puede o quiere. Pero luego hay cosas que no son verdad, que se inventan, especulan y juegan con personas y emociones que eso no lo comparto como ser humano”. Cuando se les preguntó si se ha especulado mucho sobre su relación ambos contestaron: “Ahí no vamos a entrar”. Y hasta ahí todo bien y correcto. Sin embargo, en abril de este año, el actor arremetió contra la misma prensa con la que anteriormente había estado bromeando y a la que dijo comprender, y escribió en las redes sociales: “Señores paparazzis, no me agradáis, no comparto vuestra profesión, no queráis gustarme, no os justifiquéis ante mí, no soy vuestro amigo". Después de esto comenzó su cruzada contra la prensa hasta el punto de que en una de sus últimas apariciones como imagen de marca –por la que se llevó un buen dinerito- llegó, se hizo la fotos –aunque hubo que pedirle que se quitara las gafas de sol- y con las mismas se fue sin conceder ninguna entrevistapara el asombro y enfado a la vez, más de la marca de helados que le contrató que de los periodistas.

Patricia Conde

La actriz y presentadora es otra que tiene una batalla contra los periodistas y más desde que se separara de su exmarido Carlos Seguí. Sus desplantes a la prensa son constantes sin olvidarnos de los mensajes que escribe en las redes sociales en la misma línea o de sus momentos en los juzgados -por motivo de su divorcio- en los que trata de camuflarse debajo de paraguas o de ponerse encima todo lo que puede para que no se la reconozca como bufanda, con gafas de sol y gorra. Patricia también opta por aceptar -previo pago- ser imagen de marcas o acudir a eventos para después estar a la defensiva o mostrarse arisca con la prensa que no le pregunta por lo que ella quiere como por ejemplo sobre los trucos de belleza, las pestañas y demás temas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba