Gente

Los Hilton, una familia plagada de escándalos

Conrad Hilton, hermano de la omnipresente Paris, ha sido el último en contribuir al largo historial de escándalos de la familia hotelera más mediática de Estados Unidos. El joven se enfrenta a una pena de prisión que podría llegar hasta los seis meses tras haber protagonizado un altercado en un vuelo de la compañía British Airways. Pero, sin duda, no ha sido el único miembro de los Hilton que ha tenido que vérselas con la justicia.

De nuevo, la polémica planea sobre la familia Hilton. Esta vez el encargado de avivar las llamas del escándalo ha sido Conrad, bisnieto del fundador de la cadena hotelera Hilton y hermano de las mediáticas Paris y Nicky. Los hechos ocurrieron el verano pasado, en un vuelo de la compañía British Airways desde Londres a Los Ángeles. El altercado empezó antes de que el avión despegara, cuando las azafatas le indicaron al joven que debía apagar su teléfono móvil y éste se negó a hacerlo. Según los pasajeros presentes, el ambiente se caldeó muy rápido. En cuanto el avión despegó, Conrad se levantó de su asiento, obviando la señal de abrocharse los cinturones y se dirigió hacia la cola del avión. Advertido por el personal, el joven empezó a gritar que le dejasen en paz y que pensaba matarlos a todos. Pero ahí no quedó la cosa.

Se encerró en el baño del avión a fumar marihuana, amenazó de muerte a un pasajero, se burló del copiloto…

Acto seguido, se encerró en el baño del avión y se puso a fumar marihuana. Al detectar el olor, los pasajeros se quejaron y avisaron al personal, que indicó al joven que saliese del baño y volviese a su asiento, pero primero hizo otra parada en el otro baño del avión para terminar de fumar. Conrad regresó a su asiento y se quedó profundamente dormido. Al despertarse, se encaró con un pasajero y le gritó que iba a matarle hasta tres veces. Al tratar de apartarle, cogió a un azafato por la camisa y le amenazó. “Puedo hacer que te despidan en cinco minutos. ¡Conozco a tu jefe! Mi padre pagará por todo esto, ya lo ha hecho más veces. La última le costó 300.000 dólares”. Finalmente, el copiloto de la nave salió la cabina y le dio al joven una advertencia por escrito, que no dudó en romper en pedazos. Tras 10 horas de altercados, aterrizaron en Los Ángeles y la aerolínea denunció al joven por grave alteración del orden público.

Ahora se enfrenta a una más que posible pena de prisión que podía llegar hasta los 6 meses, muy inferior al tope de 20 años de cárcel que acarrea este tipo de delito, pero hay que tener en cuenta que Hilton ya ha abonado una fianza de 100.000 dólares y se ha sometido a una terapia de desintoxicación como medida preventiva -sus abogados alegan que todo fue fruto de un somnífero que tomó antes de despegar-. Pero si son de los que piensan que el joven ha estado reformando su vida para parecer arrepentido del escándalo, van equivocados. A lo largo de estos meses le hemos visto, gracias a sus redes sociales, pasándoselo en grande con sus amigos, ajeno a la cárcel, la rehabilitación y los miles de dólares que ha abonado su padre.

Paris: un historial delictivo que pone los pelos de punta

Tampoco es de extrañar, contando que no es la primera vez que los Hilton tiene que enfrentarse con la justicia -de hecho, el propio Conrad ya fue detenido cuando tenía 18 años por posesión de marihuana-. Paris, la estrella de la familia y estandarte de un estilo de vida que ha calado mucho entre las celebrities, tiene un historial delictivo que pondría los pelos de punta a cualquiera. En 2006 fue arrestada por conducir bajo los efectos del alcohol y  condenada a 36 meses de libertad condicional. A principios de 2007 fue detenida por conducir con el permiso retirado, sin luces y a una velocidad superior de lo permitido y ese mismo año acabó siendo sentenciada a 45 días de prisión por violar la condicional. Hilton trató de solicitar un indulto, pero al final se resignó e ingresó en prisión. Y no contenta con ello, tres años después fue detenida en Japón junto a su hermana Nicky por posesión de drogas. Eso sí, ha sacado beneficio económico de cada una de esas polémicas.

Por el momento, Conrad -al que muchos medios bautizan, incomprensiblemente, como 'la oveja negra' de los Hilton- espera la sentencia judicial y lo hará, suponemos, con los dedos cruzados para no acabar en prisión como su hermana Paris. Aunque, bien pensado, una temporada de tranquilidad tampoco le vendría mal. ¿Creen que escarmentará tras el escándalo?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba