Gente

Cósima Ramírez Ruiz de la Prada, ¿la anti ‘it girl’?

Cuando se es descendiente de uno de los periodistas más polémicos de la historia y de una de las diseñadoras más extravagantes del país, tan solo se puede ser una estrella. Ese es el caso de Cósima Ramírez Ruiz de la Prada, hija de Pedro J. Ramírez y de Agatha Ruiz de la Prada. Desde su blog, la joven combina la moda con la política sin mucha corrección ni en una ni en la otra. ¿Estamos ante la 'it girl' más irreverente de España?

Cósima Ramírez Ruiz de la Prada no es una joven cualquiera. Por sus venas corre la curiosa mezcla que supone el matrimonio de sus padres, un conservador periodista siempre vestido con traje y tirantes, y una aristócrata diseñadora, famosa por sus vestidos-maceta y por haber creado un imperio a base de corazones. Y justo eso es Cósima, mitad aspirante a periodista, mitad aspirante a diseñadora. Pero no crean que no es consciente del peligro de la ecuación: “¡Y si voy a terminar reuniendo lo peor del mundo de mi madre con lo peor del mundo de mi padre!”, escribía en su primera entrada del blog La vía cósmica, alojado, como no podía ser de otra forma, en el sitio web de El Mundo.

La vida de esta joven it girl no ha estado exenta de lujos. Poseedora del 18% del holding que formaron sus padres -y que genera unos 3 millones de euros al año-, Cósima pasó su infancia en un estricto internado británico, el St Mary’s School de Ascot, el mismo que acogió a las infantas Elena y Cristina durante algún verano -el curso académico cuesta unos 9.000 euros al trimestre-. De ahí se trasladó a Estados Unidos para ingresar en la prestigiosa Universidad de Brown con el objetivo de licenciarse en Historia. Durante sus años de universitaria, compartió pupitre con la hija de Jack Nicholson y con Scout Willis, hija de Bruce Willis y Demi Moore, pero también con Rafael Cebrián Aranda, hijo de la experiodista Teresa Aranda y de Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo Prisa -y eterno competidor de Pedro J.-. Para que vean que el periodismo es -era- una profesión de futuro.

Con Agatha a China

Pero no todo iban a ser lujos. Mientras sus amigos pasaban los veranos en sus mansiones de los Hamptons, Cósima se dedicó a trabajar. Primero en una tienda perteneciente a la cadena Inditex en el centro de Madrid y luego en una pequeña editorial en París, un trabajo temporal que por mucho que también pueda parecer un lujo, no llenaba las aspiraciones de la joven. Ahora, tras licenciarse en 2013, ejerce de responsable de relaciones internacionales de la marca Agatha Ruiz de la Prada. “Mi reto es llevar Agatha primero a China y luego al resto de Asia”, declaraba hace unos meses la joven. Pero su influencia no se queda en el terreno más empresarial. Cósima es Agatha hasta la médula y aprovecha cualquier evento para lucir los diseños de su madre, ya sea en la presentación de una firma o en los desfiles de alta costura de París. Lo mismo que haría una it girl, por mucho que no se reconozca en ninguna de ellas. “Lo de it girl me parece una estupidez. Para mí son un grupito de muchachuelas que no hacen nada, les regalan todo porque lo piden todo”.

“A mi padre le han echado por criticar a los Borbones. Menudos los que no han tocado”, declaró tras el despido de Pedro J. de ‘El Mundo’.

No obstante, si por algo ha saltado a la palestra la joven Cósima es por su sinceridad a la hora de hablar de asuntos tan de actualidad como la renovación de la monarquía o el despido fulminante de su padre. Ya sea desde su blog, como a través de las pocas entrevistas que suele conceder, Cósima se ha mostrado firme en ambos temas. “Obviamente [a mi padre le cesaron] por razones relacionadas con la monarquía y las presiones de otros poderes públicos”, ha declarado. “A mi padre le han echado por criticar a los Borbones. Menudos los que no han tocado. Una decadencia total. Soy republicana y creo que esa defensa a la Familia Real cuando no hace las cosas bien es ñona. Igual que Letizia, que me da pena porque creo que no sabía dónde se metía”. En este mismo sentido, se pronunciaba en su blog y en sus redes sociales, antes de que tanto su madre como, sobre todo, su padre, le dieran un toque de atención, antes de que sus opiniones pudieran costarle más de un disgusto.

Cósima ha hecho gala de algo a lo que no estamos acostumbrados cuando hablamos de jóvenes relacionadas con la moda: una opinión propia. Puede gustar o no, podemos estar de acuerdo con ella, pensar que sus maneras no son las propias o aplaudir el arrebato de sinceridad, pero, sin duda, muchas y muchos deberían tomar ejemplo. ¿Acaso trabajar en un sector como la industria de la moda invalidad todo lo demás? ¿No puede uno combinar un lado más frívolo, como ella misma lo define, con un compromiso más social? Claro que todo esto lo hace desde su cómoda posición de hija de, pero ¡cuántas hemos visto que venían del mismo y ni se han inmutado ante la realidad! Apréndanse el nombre, que dentro de unos años -pocos- van a verla ocupando muchas páginas y no solamente de sociedad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba