Gente

Los tratamientos de belleza más extremos de las celebrities

¿Estarías dispuesta a someterte a prácticas asquerosas, dolorosas y extremas para estar siempre guapa? Si tienes alma de celebrity, por supuesto que sí. Ellas no reparan en sufrimiento ni gastos para mantener algo del elixir de juventud y belleza que les regaló la naturaleza.

Cual penitentes, nuestras estrellas más queridas se someten año tras año a tratamientos -que lejos de ser relajantes terapias de armonía cósmica y buen rollito estético- son verdaderas torturas chinas. No nos llamemos a engaño, aunque creamos que Beverly Hills es el paraíso, para sus estrellas sigue siendo un valle de lágrimas.

Vampirismo facial

El año pasado Kim Kardashian publicaba una foto suya con la cara embadurnadita de sangre que colapsó las redes sociales de sus seguidores... ¿acaso le habían dado el papel de la condesa Bathory en alguna peli de serie B? No, aunque el objetivo a conseguir fuera el mismo que el de la sangrienta Elizabeth, mantenerse joven y guapa, Kim, de momento no está preparada para trabajar.

 La fotografía nos mostraba el último descubrimiento de la Kardashian, sacarse sangre, limpiar el plasma y enriquecerlo con más plaquetas para volverlo a inyectar en el rostro.  En realidad el método no es tan sangriento como nos quiere mostrar Kim, no hace falta pringarse la cara de sangre, simplemente se inyecta con micro agujas y se refuerza con una mesoterapia microscópica para una mayor absorción del plasma. Es una técnica que funciona bastante bien, tan solo un consejo, mirad bien donde os la hacéis porque ha habido casos de contagio de hepatitis en algunos centros no muy recomendables.

La venganza del panal de rica miel

Todas sabemos que la miel tiene un montón de propiedades hidratantesy nutritivas para la piel, pero iconos de la belleza cincuentona como la Minogue o la Pfeiffer van más allá: son capaces de soportar a picotazo limpio la inoculación del veneno de las abejas para estar resplandecientes. Es un método sin química, de hecho se le conoce como el botox natural, es barato y accesible... júntate a un enjambre y dales un poquito el coñazo a las abejas, ya verás que bien te sienta.

Hay que procurar que te piquen en la cara porque allí donde está el picotazo, el organismo enviará sangre a la zona y creará un aumento de colágeno y elastina. El veneno de serpiente también funciona, Gwyneth Paltrow lo puede asegurar, pero nos da un poquito de más reparo.

Mis amigas las sanguijuelas

Sanguijuelas y arenas movedizas eran los dos horrores de las películas de nuestra infancia... y todavía no nos hemos quitado el trauma de encima. A Demi Moore parece no importarle mucho que unos bichos repugnantes le chupen la sangre, de hecho se somete cada vez con más asiduidad a la terapia desintoxicante de sanguijuelas. Las sanguijuelas eliminan toxinas y te dejan la sangre como la de una quinceañera.

Excrementos de ruiseñor: geisha facial

Tom Cruise es conocido por su pasión por la placenta, pero para su cara bonita ha decidido abandonar tan nutritiva sustancia y acoger las terapias ancestrales de sus amigos los japos. Desde el siglo XVII las mujeres japonesas y Victoria Beckhamhidratan su cutis con caquitas de ruiseñor. Es un tratamiento tan natural como la vida misma, los excrementos vienen pulverizados, eso sí, y se mezclan con arroz integral y agua, son ricos en aminoácidos y en guanina, sustancia que producen las perlas.

Podríamos seguir hasta el infinito con la cantidad de perrerías a las que se somete el star system, Sienna Miller se congela la cara, Madonna duerme envuelta en plásticos y se mete cintas elevadoras en la papada, Katy Perry va por ahí robando placenta de ovejita... creo que nosotras -aunque hemos tenido nuestros días de penitencia pascual- todavía no estamos preparadas para cruzar ese umbral del dolor… que por ese camino no llegaremos nunca al candelero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba