Gente

Arantxa Sánchez Vicario: “Estoy en la ruina”

El drama de Arantxa Sánchez Vicario no termina nunca. La ex tenista continúa la lucha judicial con sus padres por la gestión de la fortuna que ganó durante su carrera profesional. “Estoy en la ruina”, ha asegurado ante el juez, en el acto de ratificación de la querella que presentó contra su padre, su hermano y las dos personas encargadas de gestionar sus negocios. ¿Conseguirá satisfacer sus pretensiones?

Arantxa Sánchez Vicario (Gtres).
Arantxa Sánchez Vicario (Gtres).

“Hacienda y Luxemburgo me reclaman cantidades que no puedo pagar. Estoy en la ruina y quiero que mi familia me explique por qué tengo deudas”. No hay medio especializado en crónica social que no recoja esta semana el drama por el que está pasando Arantxa Sánchez Vicario. La tenista acudió hace pocos días a los Juzgados de Barcelona para ratificar la querella que interpuso contra su padre, su hermano Javier, el abogado Bonaventura Castellanos y el gestor Francisco de Paula, personas de confianza encargadas de gestionar los ingresos de la tenista durante su etapa profesional. Sánchez Vicario fue contundente y se reafirmó en las declaraciones que ya hizo cuando saltaron a la luz sus problemas con Hacienda. Más de 16 millones de euros que han conseguido separarla de su familia.

 “Mi padre me explicaba que estuviera tranquila, que lo que había ganado me daba para vivir a mí, a mis hijos y a dos generaciones más”, relató la ex tenista. La despreocupación era tal que la deportista vivía con una tarjeta de 1.500 euros al mes que se encargaba de rellenar su padre, hasta que ésta se casó con Josep Santacana y comenzaron los problemas familiares. Sánchez Vicario asegura que se enteró de todo cuando Hacienda se puso en contacto con ella y que fue a través del organismo público cuando conoció, realmente, lo que había ganado durante esos años. También asegura Sánchez Vicario que desconocía la existencia de cuentas en Andorra y señaló a su padre como responsable de todo.

La tenista se une, así, al nutrido grupo de famosos arruinados, pese a haber ganado unas cantidades importantes de dinero. Desde Lolita, que lleva meses acudiendo a programas de televisión para contar su situación económica y, de paso, hacer algo de caja para solucionarla, hasta el hijo menor de Carmina Ordóñez, que comparte protagonismo esta semana con Sánchez Vicario en el quiosco y asegura que su deuda ha llegado a ascender hasta 450.000 euros. Junto a ellos, presentadores, colaboradores, periodistas y artistas que han visto como, en los últimos años, Hacienda les reclamaba las cantidades que habían dejado de ingresar en concepto de impuestos. Para que luego digan que ser famoso solamente tiene ventajas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba