Gente

Yoko Ono cumple 82 inviernos llena de actividad

Dos años quedarán marcados para siempre en la memoria popular que acompaña la vida de Yoko Ono. 1970 como el año que vio el final de The Beatles, un adiós ya esperado en sus últimos tiempos pero que aún y así se hacía difícil de aceptar. El mundo de la música sin los cuatro de Liverpool parecía imposible. Y 1980 como su adiós definitivo a su compañero, esposo, amante y amigo, John Lennon, abatido por la sinrazón precisamente de un supuesto fan. El mundo de la música, y la propia vida de Yoko Ono, sin John Lennon, parecía imposible.

Pero evidentemente, la rueda sigue girando y esta semana, esta buena dama nacida en Tokio acaba de cumplir nada menos que 82 años. Son 82 años que demuestran que el rock y el pop son ya músicas de mucha edad, pero también que una de las personas que más controversia ha causado en la historia de la música popular se conserva estupendamente. Físicamente está muy lejos de aparentar esa edad, y artísticamente, por mucho que su visión de la actividad creadora siga siendo cuando menos particular, está en un proceso de hiperactividad constante.

Dos nuevos discos con colaboraciones

Así que para celebrar dicha cifra, ha anunciado la publicación de dos vinilos de 10” con sendas agrupaciones de postín. Por un lado, Antony & Yoko, colaboración con el artista inglés asentado en Nueva York Antony Hegarty, líder, creador y alma de Antony & The Johnsons, y una persona con particularidades y sensibilidades tan especiales como las de la propia Yoko Ono. Amigos y colaboradores en directo, han grabado en formato dúo la canción I love you Earth, así como la versión por parte de Antony del tema de Ono I’m going away smiling. Todo lo recaudado irá a parar a la asociación conservacionista Rain Forest Trust.

En un plano mucho más experimental, y continuando con sus supuestas investigaciones artísticas en el mundo de la improvisación y la utilización de la voz como inquietante elemento acústico, ha grabado la pieza Blink junto al saxofonista John Zorn. Este es uno de los más importantes músicos, compositor y multi instrumentista, del mundo del jazz y de la música experimental, con el que también había colaborado en anteriores ocasiones.

Un injusto sambenito

Pero Yoko Ono, desde sus tiempos con la Plastic Ono Band, siempre se ha considerado a sí misma una artista interdisciplinar bien emparentada con la vanguardia. Hace unos meses, el museo Guggenheim de Bilbao le dedicaba toda una retrospectiva a su obra artística, contando con la presencia de la diva. Y en mayo el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York, el MoMA, inaugurará la primera exhibición dedicada exclusivamente al trabajo de Yoko Ono. Por último, también esta semana se ha publicado un libro de fotografías y entrevistas, dirigido por el fotógrafo Bob Gruen y el director radiofónico Jody Denberg.

A pesar de todo este despliegue de actividad, y por mucho que gran parte de sus propuestas sean cuando menos sorprendentes, o irritantes según el caso, seguirá sobrellevando un sambenito injusto. Aquel que le atribuye la desaparición de los Beatles, cuando de hecho, y aunque ella pudiera influir de una manera directa en el momento de la decisión de Lennon, en aquella época la banda estaba ya más muerta que viva.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba