Gente

Las batallas judiciales de las famosas por sus topless

El auto judicial sobre el topless del Mariló Montero en Bora Bora, que Marabilias adelantó en primicia esta semana, ha creado un procedente en la captación y publicación de este tipo de fotografías. Es la primera vez que un juez concede las medidas cautelares oportunas para que unas imágenes de este tipo no salgan a la luz. Sin embargo, otros rostros conocidos tuvieron menos suerte y consiguieron que les indemnizaran o que se retiraran las imágenes cuando éstas ya se habían publicado y por tanto, el prejuicio o daño ya estaba hecho.

Kate Middleton

La duquesa de Cambridge protagonizó en 2005 una portada de la revista Closer en la que salía en topless. Los royals británicos denunciaron a la publicación por violación de la intimidad, ya que fueron tomadas durante las vacaciones de la pareja en una residencia privada en Francia. El juez dictaminó que se trataba de un “ataque a la vida privada” y exigió que se le entregara el material a la pareja real en un plazo de 24 horas, con una multa de 10.000 euros por cada día que se retrasaran. La publicación tuvo que pagar también 2.600 dólares adicionales por concepto de tasas legales, estuvieron sometidos a una investigación criminal abierta por una corte francesa por sacar a la luz pública las polémicas imágenes y además se prohibió toda nueva divulgación o reventa de las fotos.

A pesar de la prohibición, algunos medios osados como la revista italiana Chi o el diario irlandés Daily Stardivulgaron las fotos en sus portadas, provocando una mayor indignación en la familia real británica. Más suerte tuvo la difunta princesa Diana, que fue fotografiada en topless durante un viaje privado en la Costa del Sol pero nunca llegaron a publicarse ya que la revista Hola, compró las instantáneas y las guardo bajo llave en un cajón.

Penélope Cruz

La actriz española demandó al periódico danés Ekstra Bladet por publicar unas fotos suyas en topless. Penélope les acusaba de haber ofendido su honor y exigía una indemnización de casi 23.500 euros. Sin embargó se le negó en primera y segunda instancia ya que la justicia de Dinamarca determinó que la ofensa no era tan grande como para que Cruz tuviera derecho a tal cuantía económica. Concluyó que la revista sí podía publicar las fotos en topless de la actriz durante sus vacaciones en la playa y además tenía que asumir ella las costas del proceso. Las imágenes de Penélope sin la parte de arriba del bikini salieron a la luz en la página web del diario en septiembre de 2013. Pero no sólo éstas, sino que también se publicó también una imagen de Leo, su hijo y de su pareja, el actor Javier Bardem, en la playa y sin pantalones.

EL redactor jefe del diario escribió en la web su opinión sobre la resolución: “La sentencia muestra que porque uno sea una celebridad extranjera no puede venir y exigir una indemnización en nuestro país. Habría sido una violación de la tolerancia danesa y de la tradición sobre la responsabilidad de los medios”.

Jennifer Aniston

La actriz interpuso una demanda contra dos casas editoras de revistas (Man's World Publications y Crescent Publishing Group) por publicar unas fotografías no autorizadas mientras tomaba el sol en topless en el patio de su casa. Aniston declaró que los paparazzi escalaron un muro de más de dos metros para fotografiarla. Las imágenes se captaron en febrero de 1999 y se publicaron meses después en las revistas Celebrity Skin, High Society y Celebrity Sleuth. Luego otras publicaciones francesas e italianas se hicieron eco. Dieciséis meses después, la agencia fotográfica se vio obligada a pagar a la actriz más de medio millón de dólares para evitar ir a juicio ya que se acusaba a los paparazzi de invasión de la intimidad, allanamiento y apropiación indebida del nombre de Aniston y su imagen.

Seis años después le ocurrió lo mismo y en el mismo lugar aunque esta vez tuvo la suerte de que no salieron a la luz. Aniston se enteró del suceso cuando el paparazzi intentó vender las imágenes a varias publicaciones y resolvieron el asunto con un acuerdo extrajudicial. Aunque el fotógrafo alegó que cumplió en todo momento la legalidad, al final no le quedó más remedio que negociar y renunciar a los hipotéticos beneficios que podría haber obtenido con sus fotografías. Sin embargo, luego ella ha posado en alguna que otra ocasión en topless para sesiones de fotos o portadas de revistas.

Elsa Pataky

La actriz española tuvo que ser indemnizada con un total de 310.000 euros después de que varios medios entre los que estaban Interviú (que le pagó 250.000 euros), Cuore (50.000 euros) y El periódico de Catalunya (10.000 euros) publicaran unas imágenes de la actriz en topless sin su consentimiento. Elsa se encontraba realizando una sesión de fotos para la revista Elle en Riviera Maya en 2007. A pesar de que se hicieron a las 6 de la mañana para intentar pasar inadvertida, unos paparazzi aprovecharon los momentos entre foto y foto y cambio de ropa para realizar su propio reportaje. Consiguieron fotografiarla con el pecho al descubierto e íntegramente desnuda mientras se cambiaba de bikini. Este robado de Interviúprovocó un gran revuelo mediático.

Además de las indemnizaciones, el Supremo ordenó a los medios de comunicación implicados que entregaran el material fotográfico en su totalidad para su destrucción y les condenó a publicar el fallo de la sentencia en varios diarios de tirada nacional.

Cameron Díaz

A la actriz le pasó un caso un tanto peculiar. Cuando comenzó a ser famosa, un fotógrafo trató de vender por millones de dólares unas fotos de ella en topless e incluso llegó a chantajearla reclamándole 3,5 millones de dólares en dos días si no quería que salieran a la luz.  Estas imágenes formaban parte de un posado que hizo cuando tenía 19 años para unas fotos eróticas con la intención de promocionar su carrera como modelo. Sin embargo ella aseguró que nunca firmó un permiso para que pudieran publicarse: “Las fotos eran para utilizarse sólo en publicaciones de calidad en las que ambos estuviéramos de acuerdo” y msotró su malestar y temor de que acabaran en una revista pornográfica: “Nunca me había sentido tan violada. Nadie me dijo nunca 'Voy a hacerte daño'. Me dejó un agujero en el pecho, me enfermó”.

Finalmente, el tribunal del Estados Unidos condenó al fotógrafo a indemnizar a Camerony, además, prohibió la venta o distribución de las fotos que han suscitado la disputa. Rutter cumplió una pena de cuatro años de cárcel por falsificación de documentos, perjurio e intento de robo.

Inma Cuesta

La revista Qué me dices publicó en el año 2010 unas imágenes de la actriz haciendo topless en la piscina de su casa. Ésta les demandó y recibió una indemnización de 100.000 euros y no 10.000 como pretendía la parte demandada, cantidad que se estableció en el primer fallo pero que luego se aumentó. Después de varios recursos de casación, a finales de marzo de este año la sala de lo civil del Tribunal Supremo dio la razón a la actriz con su demanda inicial. Según reza la sentencia, Inma fue fotografiada “subrepticiamente en un lugar privado”, entendiendo que se había producido “una intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad y a la propia imagen” de la actriz.

Estefanía de Mónaco

La hermana de Carolina de Mónaco ha sido portada de varias revistas mientras tomaba el sol en topless. Algunas de las publicaciones en las que salió fueronInterviú o Pronto. Incluso en una ocasión, en el año 2001, fue fotografiada junto al que era su pareja, Franco Knie, dueño de un famoso circo. En esta ocasión, Estefanía ganó el juicio que emprendieron contra el semanario suizo Facts, al que acusaban de haber ofendido su honor con un fotomontaje. En él, la hija de Raniero aparecía medio desnuda y Franco Knie salía con su atributo sexual en forma de elefante bajo el título: “La princesa Estefanía se ha encaprichado con el último número del elefante de Franco Knie”. El juzgado censuró la imagen y condenó al semanario por injurias. El propietario de la publicación tuvo que pagar casi 4.000 euros y dos de sus colaboradores, 1.800 cada uno a modo de sanción por sus acciones indebidas. Por otro lado, tanto Estefanía como Franco recibieron, cada uno, casi 6.000 euros como compensación financiera por los daños que se les causó, aunque en un principio ellos solicitaban casi 10.000 euros para cada uno.

Carolina de Mónaco

La hermana de Estefanía también fue portada de otra revista en la que salía desnuda tratando de taparse con una toalla. Sin embargo, no son sólo estas imágenes las que le han molestado que se publicaran: tampoco las quiere cuando está con su familia de vacaciones. Carolina ha llegado a llevar al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos varias demandas. En 2002 y 2004 por unas imágenes donde disfrutaba de unos días de vacaciones en las que aparecía esquiando con su familia. Sin embargo, el Tribunal Europeo desestimó las demandas al considerar que como "figura pública contemporánea" que es, debe tolerar la publicación de imágenes suyas. En cambio en 2004 sí le dio la razóncuando dictaminó contra Alemania en la demanda presentada por las fotos publicadas por varias revistas del país en las que aparecía junto al actor Vincent Lindon por no proteger el derecho a la intimidad de la princesa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba