Gente

Sánchez Galán y la comunicación financiera

Que un presidente de una compañía Ibex dé las gracias a una agencia de comunicación por el trabajo realizado nos demuestra a las claras el poder fáctico que es Estudio de Comunicación. La empresa fundada hace 30 años por Ladislao Azcona y especializada en la solución de todos los problemas que surgen en torno al insondable mundo de la comunicación empresarial, es el referente para cualquiera que tenga una salida a bolsa, una crisis o algo que contar y que quieran que se sepa.

Ignacio Sánchez Galán,presidente de Iberdrola, presentó en la Bolsa de Madrid el libro Comunicación Financiera: transparencia y confianza, patrocinado por la eléctrica y elaborado por Estudio. Galán afirmó que sin la ética no se puede hacer empresa pues no todo vale y para esto el mejor remedio es que las grandes corporaciones informen de lo que hacen, pues la crisis ha disparado la demanda de información económica. 

Como estábamos en su casa y porque también participa en el libro, el presidente de BME, Antonio Zoido,comentó con su alegría habitual que la mejor forma de que las empresas consigan financiación es generar confianza entre los inversores. Esto sólo se consigue, dijo, a través de la transparencia en la comunicación. Por su parte Javier Cuesta, presidente de Correos, convirtió su intervención en un anuncio de su firma, lo que hizo que todo el mundo tirara de móvil para pasar el rato. Lo destacable de sus palabras fue que la información debe ser veraz, creíble y trazable. Sin duda fue Benito Berceruelo, CEO de Estudio de Comunicación, el que levantó el ánimo y las risas de la sala.

Recordó a Alfonso Guerra: a España no la va a conocer ni la madre que la parió, algo parecido ha sucedido con la comunicación empresarial desde que Estudio se puso en marcha y relató las andanzas de Moisés el profeta. Para Benito, fue una agencia de comunicación la que indicó a Moisés que para pasar el desierto lo mejor era que se abriera el Mar Rojo, cuando les llaman para dar las gracias por lo acertado del consejo (cosa infrecuente entre los altos directivos) desde la agencia les responden que lo importante no es la resolución del problema  sino haber conseguido 20 páginas en la Biblia. Moraleja de este hombre tan conocedor de la temática religiosa, lo que se hace, por grande que sea, no vale de nada si no lo das a conocer. Benito dejó también una frase casi bíblica; ni se compra ni se confía lo que no se conoce. Así que ya saben señores lectores empresarios, apuesten por la comunicación, que harán un gran servicio a una de las profesiones más castigadas por la crisis, inmerecidamente.

De Becerril al consuegro del Rey

Entre el público pudimos ver a una muestra tan diversa como interesante de celebrities empresariales. Alberto Cortina Koplowitz departía con el presidente de Iberdrola pues desde su juventud siempre se sentó en consejos de administración, demostrando que quería prepararse al máximo para heredar el fortunón familiar. José LLadó, presidente de Técnicas Reunidas, no sé si acudía tanto en su calidad de empresario como en la de hermano de Pilar Lladómiembra de Estudio, una empresa que se enorgullece de hacer casi todo coral, es decir, con la participación de equipos. Llegué al compromiso conLuis Isasi, presidente de Morgan Stanley, de no sacarle en las fotos y es de justicia reconocer que en esta ocasión no se entregó a los dulces brazos de Morfeodurante la presentación de este libro. Soledad Becerril, ahora que su puesto de Defensora del Pueblo está en cuestión, se acercó a este evento para ver si le pueden encontrar acomodo en alguna empresa, algo que tras mucho llorar si consiguió el ex alcalde José María Álvarez del Manzano,que luce la sonrisa propia de los consejeros de empresas cotizadas. 

En el salón de los fumadores, no sé si en un ángulo oscuro como el arpa de Bécquerveíase a Blas Calzada,que seguía el acto desde una pantalla grande con la decepción de estar en un lugar donde ya no se permite fumar. Quizá por esto, antes de entrar en el Palacio de la Bolsa Azcona depositó su Montecristo Open en el cepellón de un árbol de la calle. Luciendo sonrisa y soltería vi a Mónica Ridruejo, consejera de Tecnocom y artista de vanguardia que lucha por conseguir que la expongan sus cuadros y que los escándalos de su ex, Santiago Cervera, no le afecten lo más mínimo.    Tan amable y saludador como siempre vi al bueno de Jesús Ortiz, histórico trabajador de Estudio, padre de la princesa Letizia, orgulloso abuelo de unas nietas que ve más a menudo de lo que la prensa rosa asegura y encantado con un yerno que es un crack. Las relaciones con su consuegro las dejamos para otro día. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba