Gente

Olvídate de Kim, la 'Kardashian' de moda es Kendall Jenner

Saltó a la fama gracias al reality protagonizado por su hermanastra Kim Kardashian, pero Kendall Jenner se ha ganado un hueco en el star system por méritos propios. Alejada de la popularidad de su familia, la modelo se ha convertido en una de las tops imprescindibles en la industria. Su último fichaje, ser imagen de la marca de cosméticos Estée Lauder. ¿Se tambalea el trono de la reina Kim?

Detrás de toda estrella hay alguien más joven y con más ganas dispuesto a aprovechar cualquier traspié para coger impulso. Y lo peor es que puede encontrarse en su propia familia. Ese debe pensar la socialité Kim Kardashian cada vez que tiene que enfrentarse a un éxito de su hermanastra pequeña Kendall Jenner. Hija de Kris Jenner -madre de Kim y de toda la troupe de los Kardashian- y del ex nadador olímpico Bruce Jenner, la pequeña Kendall saltó a la fama gracias al reality Keeping Up with the Kardashians, pero pronto quiso desmarcarse de la popularidad de su familia -pese a que no se ha perdido una temporada del reality, y eso que llevan nueve- y centrarse en su propia carrera. Sus intereses, más allá del lujo y los photocalls -que también-, pasaban por labrarse un porvenir en el mundo de la moda. Y parece que, contra viento y marea, lo ha conseguido.

Junto a su hermana Kylie han diseñado una colección de joyería, una línea de ropa y han escrito una novela futurista

Como toda buena famosa, Kendall hizo sus primeros pinitos en la moda diseñando, junto a su inseparable hermana Kylie, una colección de joyería en colaboración con la marca Glamhouse del diseñador Pascal Mouawad. Gracias al tirón del apellido 'Jenner' y a la popularidad conseguida en televisión, la colección fue un éxito y convenció a las hermanas de que tenían que crear su propia marca para vestir a las jovencitas al estilo Kardashian -también las animó a escribir una novela futurista a cuatro manos, pero eso es otro cantar-. Así nació Kendall & Kylie, una línea de ropa disponible a través de la plataforma online Pacsun, donde las hermanas Jenner ejercen de diseñadoras, modelos y casi agentes comerciales -ahora mismo puede consultar su colección para las vacaciones navideñas y empezar a encargar sus prendas; los precios son asequibles-. Pero la faceta de diseñadora no era suficiente para las aspiraciones de Kendall.

De secundaria en el reality a protagonizar portadas

Con tan sólo 14 años, entró a formar parte del elenco de modelos de la clásica agencia Wilhelmina, empezando a posar para revistas de perfil adolescente como Miss Vogue o Seventeen, pero pronto empezó a llamar la atención de nombres más importantes. En poco tiempo, Kendall pasó de secundaria en el reality de sus hermanastras -las verdaderas Kardashians han tenido sus propios spin-offs del reality, mientras que las Jenner han permanecido en un discreto segundo plano- a protagonizar portadas para la edición norteamericana de Vogue. Y todo gracias a la mano de Marc Jacobs, que le dio la oportunidad de desfilar -con un controvertido top transparente- cuando ésta acababa de cumplir la mayoría de edad. Acto seguido la vimos compartiendo asiento con Anna Wintour y convirtiéndose en el centro de todos los rumores, que, por una vez en su vida, no se ceñían a los devaneos amorosos de su familia.

Kendall intenta desmarcarse de ser una 'Kardashian' para convertirse en una modelo profesional

Desde entonces, y posiblemente aconsejada por voces influyentes en el sector de la moda, Kendall ha tratado de desmarcarse del apellido Kardashian. Ha querido reducir su presencia en el reality, desvincularse de su madre -que ejerce de manager de todo el clan- y de su hermana Kim, y ofrecer una nueva visión de sí misma como modelo profesional y no como producto creado por la televisión. Y es que su llegada al mundo de las top models no ha sido pacífica. Sus compañeras de profesión cuestionan su valía, argumentando que su presencia tan sólo viene motivada por su fama, e incluso han llegado a marginarla durante los desfiles -tal vez debería hablar con Victoria Beckham, que ha conseguido hacernos olvidar su pasado como Spice Girl para convertirse en la diseñadora más importante de Reino Unido-.

Ahora, Kendall aparece como nuevo rostro de Estée Lauder y lo hace al más puro estilo reality, ofreciendo un vídeo donde habla de su familia, intercala imágenes de su niñez y sitúa a su madre en el centro de su vida.

¿Hubiese sido Kendall Jenner el nuevo rostro de Estée Lauder si no fuese parte de una familia tan mediática?

Y es que, quiera o no, Kendall Jenner siempre va a estar ligada a los Kardashian. Si ha llegado hasta aquí es, sí, gracias a su buen hacer como modelo, pero fundamentalmente a la popularidad y a la atención mediática que despierta. ¿O es que cree que Estée Lauder hubiera confiado en ella de no apellidarse 'Jenner'? Mientras Kendall trata de alejarse de su hermanastra Kim, ésta comparte continuamente fotografías de la modelo en su perfil de Instagram y se enorgullece de todos sus logros -revalorizando, a su vez, el caché de su hermanastra-. Y es que nadie controla el marking personal como Kim. Tal vez Kendall debería tomar nota y asegurarse, de esta forma, un sustancioso porvenir profesional. Aunque, a todo esto, ¿y Kylie? ¿Qué pensará del éxito de su, hasta ahora, inseparable hermana?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba