Gente

Depp y Moss, el reencuentro

Hace 15 años que Johnny dejó en el más amargo de los abandonos a Kate. Ella lloró durante meses mientras él se consolaba en los brazos de Vanessa. Hablemos con apellidos: Depp, Moss y Paradis. Ahora, su amigo común Paul Mc Cartney ha decidido por ellos y les ha reunido para su nuevo video: Queenie Eye. Ha sido el suceso más suculento del mes: ¿qué tendra este bellezón morenito para dejarlas a todas como un trapo?

Depp y Moss en los años 90 (Gtresonline).
Depp y Moss en los años 90 (Gtresonline).

Todos se reunieron en los estudios Abbey Road de Londres, claro. Allí se juntaron Meryl Streep, el cantante de Take That, Gary Barlow, Tom Ford, Chris Pine... Pero todos esperaban ver en vivo y en directo la reacción de Johnny cuando viera a la hermosísima Kate en persona. Ella ya lleva dos años casada con Jamie Hince y él sigue con Amber Heard desde que dejó a Vanessa.

Supogo que nadie podia evitar el recuerdo de esta pareja de los 90, no solo por guapos sino porque además eran en sí mismos los 90: triunfo, dinero, glamour, estilo, modernidad, exceso… Estuvieron solo 4 años juntos pero para Kate, él lo fue todo: el amor, el consejero, el padre, el amigo… Ella misma confesó haber llorado durante años y no tener ni idea de qué rumbo vital seguir sin él. “Fue una pesadilla. Pasé años y años llorando.”

Durante esos cuatro años viajaron por todo el mundo sin maletas, con un amor desmedido, llenando bañeras de champán para hacer el amor con burbujas francesas en Londres; regando con su amor cada una de las habitaciones de lujo del hotel Chateau Marmont de Los Ángeles; regalándose diamantes y joyas antiguas al más puro estilo Fitzgerald, un autor que Johnny le descubrió y al que desde entonces Kate cita cuando puede. Johnny le enseñó a callar ante la prensa y Kate lo llevó a rajatabla, incluso después de la ruptura, hasta que Vanessa se quedó embarazada de su primer hijo y Kate comprendió que ya no había esperazas de reconciliación. Y entonces habló un poquito.

La modelo y testigo Laura Bailey lo cuenta: “Johnny nos robó el protagonismo a todos sin hacer nada más que aparecer. Mientras, escuchábamos el tema del video en un loop con nuestros iPod y confiábamos en no tener que bailar, que eso se lo encargaran a Kate. El ambiente fue relajado, con bromas de Paul al piano en los descansos y la maravillosa generosidad de Meryl”.

Sí, vale, pero ¿qué fue de aquél encuentro en el que el amor flotaba en el aire? Sólo nos quedan dos cosas: el consejo que recuerda Kate: "Tuve suerte de estar con Johnny... Me enseñó mucho sobre la fama. Me dijo: ‘nunca te quejes, nunca te expliques!’”; y nuestra imaginación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba