Gente

El casting definitivo que relanzaría ‘Gran Hermano VIP’

Hace una semana asistimos a uno de los grandes hitos de la temporada televisiva: el estreno de la nueva edición de Gran Hermano. Primas de Albacete, hermanastros secretos, toreros y apoderados, surferos y hasta un taxista con pintas de haberse apeado de una película de Almodóvar -cuando Almodóvar hacía comedias-. Pero si algo ha destacado por encima de todo ha sido la entrada de la propia Mercedes Milá en la casa. ¿Es un guiño a la vuelta de Gran Hermano VIP? Pues aquí proponemos el casting definitivo.

Los famosos españoles no están por la labor de ir a realities. Tan solo hay que observar el último casting de Supervivientes, donde la mayor parte de rostros ¿conocidos? provenían de la propia factoría de Telecinco. Esto ya no es como antes, donde las celebrities patrias luchaban por ir a La Granja, a La isla de los famosos o a Gran Hermano VIP. Ahora ya no hay cheques suficientes para pagar su exposición a la audiencia. Y lo entendemos, ya que, en la mayor parte de las ocasiones, han salido escarmentados.

Pero el público, como soberano de la televisión -o eso es lo que nos quieren hacer creer-, tiene ganas de una nueva edición de famosos encerrados dentro de cuatro paredes y bajo la atenta mirada de decenas de cámaras. Y la culpa la tiene Merdeces Milá, que nos ha alimentado el gusanillo con su entrada en la casa la pasada semana. ¡Ahora queremos más y lo queremos ya! Pero no se preocupen, aquí les ofrecemos un casting que seguro que haría las delicias de todo el mundo:

Ana Botella

La todavía alcaldesa de Madrid ya ha declarado que no va a presentarse a las elecciones. ¿El motivo? Que pretende entrar a la casa de Guadalix para el año que viene, y claro, necesita tener la agenda limpia. Ana Botella quiere reconciliarse con el público español y dónde mejor que en la casa de Gran Hermano. Vamos, que como le cogiese el gusto, hasta se haría un edredoning a la salud de Aznar. De esta, Ana se divorciaría, se buscaría un 'toy boy' y se convertiría en la socialité que siempre ha querido ser.

Borja Thyssen

La herencia del Barón Thyssen no es infinita y menos cuando se tienen varios niños que mantener. Borja Thyssen está tratando de retomar la relación con su madre, a ver si así salva el bienestar familiar y, de paso, su puesto dentro del imperio Thyssen. Pero, mientras tanto, seguro que tiene un hueco para ir a Gran Hermano VIP a llevarse el premio. Borja podría aprovechar mucho el gimnasio para ponerse en forma de verdad y seguro que se le darían muy bien las pruebas semanales. Como se descuide, gana.

Paula Echevarría

La elección de Paula Echavarría contentaría a toda la audiencia del programa. Los fans estarían encantados de verla continuamente en pantalla y los haters disfrutarían observando como lo pasa mal. Porque Paula lo pasaría mal. Sin sus vestidos, ni su blog, ni sus estilismos, nada. Todo el día en chándal y comiendo espaguetis con tomate. Eso sí, aprendería un montón y podía utilizar la experiencia para sus futuros papeles en el cine.

Javier Bardem

¿Quién mejor para el casting de un reality que una persona que seguro que desprecia los realities? En casa de los Bardem todo es muy intenso. Nos imaginamos sus conversaciones de sobremesa y nos entra dolor de cabeza, así que no podemos esperar a ver a Javier Bardem debatiendo con todos sus compañeros de concurso -sobre todo con Ana Botella-. Ahora, el actor saldría pronto, ya que seguro que no le haría caso a Mercedes y no querría compartir equipo con la mayoría de los participantes.

Melanie Griffith

Ahora que Antonio Banderas ya no forma parte de su vida, Melanie Griffith debe buscarse su propio camino. Seguro que no le faltan proyectos en Estados Unidos, pero ya que ha pasado tanto tiempo aprendiendo español, más vale que lo afiance antes de irse. Melanie sería la estrella de la edición. Les contaría batallitas a los concursantes, se pondría modelazos para las galas y el público la querría, pero no lo suficiente como para coronarla como vencedora. Además, seguro que la organización le llevaba a Antonio y se liaba tal cristo que tendría que viajar Mercedes a Guadalix en mitad de la noche para poner paz.

Cayetano Rivera

Todo reality necesita su chico guapo y, en España, hay pocos hombres más atractivos que Cayetano Rivera. El único problema es que el ex torero no daría demasiado juego, ni entraría en muchos conflictos, pero esperaríamos que, al menos, igualase el nivel de entrega de su primo, Canales Rivera, y nos ofreciese un integral en la ducha. Tan solo por eso, su participación ya estaría justificada. Y bueno, Mercedes haría uno de sus numeritos cuando acuda al plató, claro. Un clásico de Gran Hermano.

Isabel Gemio

La periodista no puede estar más de moda y no precisamente por su trabajo. Isabel Gemio desprecia a los programas del corazón, la crónica rosa y las revistas -pese a que, de vez en cuando, se hace un posado para contar sus cosas-, así que su intervención en Gran Hermano sería mítica. La Gemio se convertiría en la malvada de la edición y su ira sería antológica -ríanse de Bea, la legionaria-. Pero lo mejor de todo es que, al finalizar el programa, Interviú le ofrecería una portada y la periodista se lo pensaría mucho.

Jorge Javier Vázquez

El presentador de Sálvame se llevaría el mejor caché de la temporada. No en vano, es el personaje más famoso del país. Jorge Javier sería un fichaje magnífico. Sería divertido, picarón, jugaría con los edredones de los chicos, pondría en apuros a las chicas y les sacaría los mejores titulares. Además, podría organizar una visita de Conchita a la casa para que les hiciera el polígrafo a todos los concursantes. Jorge Javier ganador.

Terelu Campos

La pequeña de las Campos no encuentra su sitio. Tras muchos meses alejada de la televisión, Terelu ha vuelto con los humos muy bajos, dispuesta a llevarse bien con todos, pero tampoco le vendría mal un reality para recuperarse económicamente y, de paso, físicamente. Terelu entraría en Gran Hermano como concursante especial. 'Operación GH' se llamaría y consistiría en recuperar la forma física para ganar. La pobre Terelu pasaría tres meses a base de lechuga, pero luego, como nueva.

Alberto Ruiz Gallardón

El fichaje de última hora. El mercado laboral está fatal, no hay trabajo para nadie y los nuevos parados tienen que aprovechar todas las oportunidades que tengan al alcance de la mano. Alberto Ruiz Gallardón diría sí a Gran Hermano y entraría en la casa dispuesto a ser el nuevo 'nominator'. Ana Botella no sabría nada y se lo encontraría dentro de un armario, como ese payasito que tanto les gusta. La sorpresa, para todos, sería máxima.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba