Gente

Los famosos dictaminan: la depilación masculina ha muerto

¡Dejen las cuchillas! Por mucho que las revistas de moda y los tronistas de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ quieran convencerles de que la depilación masculina sigue de moda, no se confunda, nada de eso. El pelo hace tiempo que volvió con fuerza. Piernas, brazos y pechos hirsutos asoman con la llegada del verano. Y es que hasta las celebrities se han rendido a la evidencias. La depilación masculina ha muerto. Asúmanlo.

Hoy venimos a avisarles. Los tiempos están cambiando y no solo en el ámbito político. Si hace ya casi dos años les advertimos del fin de las barbas, y no nos hemos ido mucho viendo la proliferación de bigotes y campañas de desprestigio público -¿de verdad creen que una barba puede alojar tantas bacterias como un urinario público? ¿Por qué no se dice lo mismo de las melenas largas?-, esta vez estamos dispuestos a comunicarles una importante fuente de alivio. Señores, la depilación masculina ha muerto. La tiranía instaurada por los metrosexuales y copiada de la que viven las mujeres ha terminado. Olvídense de cuchillas, de cremas depilatorias y de sesiones de láser. Por fin pueden presumir de vello con orgullo y dejar que asome por el cuello de su camisa.

Ya habrán observado cómo desde hace un tiempo el auge del rasurado corporal ha ido cayendo en picado. Cada vez vuelve a ser más habitual la imagen de hombres con pantalones cortos y vello en las piernas, algo que casi habíamos perdido desde la década de los 90. Lo mismo ocurre con brazos y torsos, instaurándose el pecho peludo como símbolo de modernidad entre los más jóvenes, como antaño lo fue de aires rurales gracias a Alfredo Landa y al cine del destape. El pelo ha vuelto con fuerza y ya no hay quien lo pare. La depilación ha quedado reducida a los tronistas de Mujeres y hombres y viceversa, a los que creen que pasear los domingos en bicicleta es deporte de alta competición y los que aún creen que 'cuidarse' significa embadurnarse de crema hidratante cada dos o tres semanas.

Y si todavía les quedaba alguna duda, tan solo tienen que echar un vistazo a nuestros famosos. Nada evidencia más las tendencias como las decisiones estéticas de las celebrities. Si entre las mujeres destacan los traseros de buen tamaño y las curvas de las mujeres más bien tirando a reales -o lo que los publicistas creen que son 'reales', que no tienen nada que ver con las de la calle-, entre los hombres se apuesta fuerte por los músculos y la falta de depilación. El torso de Zac Efron, de Rubén Cortada o de Xabi Alonso hace mucho que no ven una cuchilla y están orgullosos de mostrarlo. ¿Se acuerdan del pequeño Neville Longbottom de la saga de Harry Potter? Pues Matthew Lewis, el actor que lo interpretaba, ha crecido, se ha desnudado y ha revolucionado las redes sociales con sus abdominales y su poca afición a la depilación. ¿Necesitan alguna prueba más?

Alrededor de la depilación masculina se han creado una serie de mitos que la sociedad se ha creído a pies juntillas. Supuestas verdades absolutas que se han ido esgrimiendo como argumentos definitivos para empujar a los hombres al uso de la cuchilla -como si las mujeres no tuviesen bastante tiranía con lo suyo-. Pero que no les confundan. No son más que excusas sin ningún sentido:

La depilación es más higiénica

¿Desde cuándo la presencia o ausencia de vello determina la limpieza de una persona? ¿Acaso creemos que la gente que no se rapa la cabeza son más sucios? No es el vello lo que condiciona la higiene, son los hábitos de cada uno. No se dejen embaucar por estas 'creencias populares' y combátanlas con uñas y dientes. El vello favorece la transpiración, que no es más que la regulación de la temperatura corporal, y de ustedes dependerá que dejen que el sudor se les seque encima o se den una ducha cuando les convenga. El mismo argumento se esgrime de las barbas, como si por el mero hecho de no afeitarse se estuviese ya declarando la guerra al jabón. Costumbres menos higiénicas vemos a diario y nadie se queja.

El vello ofrece un aspecto descuidado

Cada verano observamos el mismo ritual. Decenas de hombres proceden a rasurase, con cuchilla, las partes del cuerpo que van a dejar al aire, mientras conservan intactas las que se quedan debajo de la ropa. ¿Creerán que esta depilación selectiva ofrece un aspecto más atractivo que la presencia de vello? El 'efecto puzzle', hasta lo que nosotros sabemos, no ha contentado a nadie -imagínenles desnudos-. No piensen que por lucir unas piernas impolutas van a encabezar la lista de los hombres más elegantes del país. ¿A quién situarían en el top de hombres con clase, a Cristiano Ronaldo, el rey de la metrosexualidad, o a Xabi Alonso, el pectoral más hirsuto del fútbol? Seguro que muchos se decantan por la segunda opción. A ver si lo de la dejadez viene más por la personas que por sus cualidades físicas...

Las mujeres les prefieren rasurados

Los hombres tenemos la teoría de que las barbas nos hacen más atractivos -y así es en la gran mayoría de los casos-, mientras que las mujeres no están tan contentas con esta moda masculina. Aunque, tal vez, lo que les molesta es la incomodidad de esas barbas descuidadas y de pocos días, capaces de provocar un peligros efecto peeling en la piel del rostro. Nada que ver con una barba bien hidratada, bien acondicionada y bien cuidada. Lo mismo ocurre con el vello corporal. ¿Qué prefieren las mujeres: el efecto 'pierna de jamón de York' o un hombre más natural, más real? Seguro que tampoco les molesta tanto la presencia de vello, a no ser que se trate de concursantes de Mujeres y hombres y viceversa, donde la depilación es casi obligatoria. ¿Son ustedes tronistas? Entonces, ¿por qué se comportan como tales?

Tengan en cuenta que entre el vello salvaje y la depilación minuciosa hay infinidad de posibilidades que deben tenerse en cuenta antes de cometer una locura. Tomen ejemplo de sus famosos favoritos y dejen las cuchillas en el armario del baño. Vuelve el vello. Vuelve el hombre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba