Gente

El 'expediente Nacho Vidal': ¿demasiado porno para 'Supervivientes'?

¿Qué le pasa a Nacho Vidal? El actor porno se ha convertido en la pesadilla de 'Supervivientes'. Sus ataques de ira, sus enfrentamientos y sus malos modos han terminado por hartar a todos sus compañeros, que prefieren tenerle lo más lejos posible. Eso sí, el público, en cambio, le ha salvado semana tras semana. ¿Conseguirá aguantar hasta el final del reality? ¿O acabará saliendo por la puerta de atrás?

Si hay algo que destaca por encima de todo en la última edición de Supervivientes es Nacho Vidal. O mejor dicho, el paquete de Nacho Vidal. La entrepierna del actor se ha convertido en un habitante más, en un secundario de lujo, en un robaplanos que consigue eclipsar a todos los presentes. Detrás de su minúsculo bañador, el miembro viril más famoso de la isla hace y deshace a su voluntad. Y ahí parece residir el secreto del actor. Vidal no piensa, no reflexiona y no medita, lo hace todo 'por huevos'. A merced del clima y soportando el hambre como buenamente pueden, los 'supervivientes' han encontrado en la estrella del porno su peor pesadilla. Ni las picaduras de los mosquitos, ni los ataques de las fieras salvajes, de lo que hay que protegerse en Playa Uva es de la furia de un actor porno.

En las últimas semanas, el comportamiento de Nacho Vidal ha ido in crescendo. De sus iniciales enfrentamientos con el grupo de las chicas, que no pasa de la anécdota propia de la convivencia, el actor ha acabado rozando los límites de la violencia física. Mediaset, tan diligente -incluso en exceso- en el caso de Gran hermano, donde hemos visto expulsiones por lanzar un poco de agua a otro concursante, ha entendido que gritar al oído de una persona con evidentes muestras de alteración física o amenazar a otra con un 'me las vas a pagar' es de lo más normal.

La organización ha sometido a tratamiento psicológico a Nacho Vidal durante una semana.

La organización decidió separarle del grupo y someterle a tratamiento psicológico durante una semana, tras la que el concursante regresó a la isla sin demasiadas muestras de arrepentimiento. ¿Por qué no se actuó así en otras ocasiones? ¿Por qué se mira hacia otro lado en el caso de Vidal?

Durante la última gala, se permitió que el actor viera las imágenes de sus principales enfrentamientos -algo que no ocurre con el resto de concursantes, que tan solo pueden escuchar los vídeos-, con una sonrisa en la boca, eso sí, y tratando de exculparse de sus ataques de ira.

“Nacho, quiero que sepas que la organización te está cuidando”, le dijo Jorge Javier Vázquez, dejando entrever que existían otras imágenes que el concurso había decidido no emitir. Pero ¿qué está pasando? ¿Se está repitiendo la misma estrategia de Belén Esteban en GH VIP? ¿La sobreexposición de Nacho Vidal va a terminar con el actor redimiendo todos sus conflictos gracias a ganar el concurso? Las reglas puede que estén para saltárselas, pero el doble rasero que exhiben los realities de Telecinco comienza a ser un tanto preocupante.

Tal vez lo que falta aquí es un clamor popular. Las quejas de los espectadores consiguieron que Los Chunguitos fuesen expulsados de GH VIP por racismo y homofobia -aunque mientras que otros expulsados eran privados de cualquier aparición pública, éstos continuaron asistiendo a todas y cada una de las galas-. ¿No deberían alzarse los aficionados al concurso y pedir la expulsión de Nacho Vidal? Evidentemente, si nos ceñimos a los términos exactos, el actor no ha ejercicio violencia física sobre sus compañeros de playa, pero ¿y la psicológica? ¿Se está tensando demasiado la cuerda en pro de unas buenas audiencias? ¿Qué pasaría si fuese un concursante anónimo? ¿Qué pasaría si los datos de audiencia no fuesen tan espléndidos? Lanzar preguntas al vuelo debería ser ya un deporte nacional.

Antes de que corran a sus perfiles en Twitter a comentar y compartir, dejen que les vaticinemos lo que va a ocurrir esta semana. De los nominados, Nacho Vidal y Suhaila, saldrá expulsada la extronista, que partirá camino al palafito donde le quitará el puesto a una de las habitantes -¿será Lola? Lucía quiere marcharse y el público siempre hace lo contrario de lo que se le pide?-. Nacho, por su parte, se salvará y entenderá que España apoya su comportamiento. “Esto no es una plamadita en la espalda”, le dijeron la semana pasada tras su no expulsión. Una advertencia deslucida entre aplausos y vítores en plató. A España le gusta un conflicto más que un lloro. Y si, encima, huele a porno, mucho mejor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba