Gente

Jon Cryer se cansa y destapa los vicios de Charlie Sheen

Jon Cryer, el fiel amigo de Sheen en ‘Dos hombres y medio’, no daba crédito cuando Charlie le mostró la foto de una vagina en medio del rodaje. Tampoco cuando Sheen le confesó que le había propuesto a alguna de sus novias un trío con él. Ni cuando le pidió que le guardase un sospechoso paquete que contenía revistas especializadas en topless. Por eso se ha lanzado a contarlo.

Jon ha decidido escribir un libro contando toda su convivencia durante las 8 temporadas de Dos hombres y medio que rodaron juntos: So that happened, (Eso fue lo que pasó). Prometedor producto que salió a la venta el pasado mes de abril. Parece que este tipo de libros de memorias, en los que se confiesan secretos de alcoba, o como en este caso, secretos de rodajes -que son si cabe más intensos- siguen teniendo tirón.

Uno de los recuerdos es que ambos vivieron sendos divorcios. Jon estaba francamente apenado y pedía consejo a Charlie sobre cómo sobrellevarlo. Le derivó directamente a servicios sexuales profesionales: “Me sugirió varios sites de internet que él solía utilizar... pero mis gustos no iban por ahí y decidí elegir solito. Sólo les he rogado a mis hijos, que si leen el libro, por favor, eviten la parte dedicada a la prostituta...”.

Jon Cryer admite que Charlie Sheen tiene una gran dependencia a las drogas.

Tampoco estuvo muy brillante cuando le detuvieron por violencia doméstica en 2009, “cuando le pregunté qué había pasado me contestó de tal forma que entendí que su estado no era del todo sobrio”. Su descenso a los infiernos no había terminado. Por lo visto y a pesar de todo, los productores volvieron a contratarle para la 8ª Temporada, “Cuando Charlie ya estaba pálido, sudoroso, con unas ojeras que revelaban más de una adicción...hablaba solo y no entraba a tiempo en sus diálogos, además de que las bromas ya no las decía como antes”, continúa Cryer en el libro. “Me llamó chaquetero y traidor -mientras mi abogado y yo preparábamos nuestro apoyo a su causa- aunque me perdonó y me apoyó después... no entiendo por qué. Sólo sé que es un hombre con una monumental dependencia de las drogas”.

Al personaje lo intentaron matar de un pianazo, y ni siquiera contratando al verdadero Charlie Sheen. El creador de la serie, Chuck Lorre, quiso contratar a un doble de Sheen al que se le ve sólo de espaldas llagando a su casa de Malibú y justo antes de llegar a tocar la puerta, un piano le caía encima matando al personaje.

“Creíamos que sería gracioso, pero por lo visto él no”, afirmó Lorre “Lo que él quería era un regreso a los grande con una nueva comedia con él y Jon Cryer... pero eso sí que nos pareció gracioso a nosotros”. Charlie contratacó: ”A mí sí que no me importa si Lorre vive o muere- dijo Sheen entre carcajadas- ha llegado a un grado de inmadurez, de involución y de estupidez paradigmática... Debes sentirte seguro en tu casa hijo de p...”, concluyó. Haciendo amigos, que se dice en la profesión.

Finalmente terminó muriendo arrollado por el metro y su funeral serial y televisivo merece la pena ser visto. Es tan ácido como el verdadero Sheen...


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba