Gente

Dolce & Gabbana, ¿homofobia o marketing?

El boicot promovido contra los diseñadores Dolce & Gabbana por el cantante Elton John continúa su marcha imparable. Decenas de celebrities ya han manifestado su intención de dejar de comprar la marca por las polémicas declaraciones en las que se mostraban en contra de la adopción de bebés por parejas homosexuales. Pero, ¿qué se esconde detrás de todo esto? ¿Son tan sorpresivas estas manifestaciones de los diseñadores italianos? ¿Cuánto marketing hay en la polémica?

  • Dolce & Gabbana han apostado siempre por una imagen muy definida de sus colecciones (Gtresonline).
    Dolce & Gabbana han apostado siempre por una imagen muy definida de sus colecciones (Gtresonline).
  • Que los diseñadores italianos no estaban muy de acuerdo con las uniones de parejas del mismo sexo no es nada nuevo (Gtresonline).
    Que los diseñadores italianos no estaban muy de acuerdo con las uniones de parejas del mismo sexo no es nada nuevo (Gtresonline).
  • Elton John y su pareja, David Furnish, junto con quien tiene dos hijos gracias a un vientre de alquiler (Gtresonline).
    Elton John y su pareja, David Furnish, junto con quien tiene dos hijos gracias a un vientre de alquiler (Gtresonline).

Pensar que cualquier movimiento proveniente de una marca obedece a la simple espontaneidad es una utopía. Detrás de cada una de las declaraciones, de las campañas, de las apariciones públicas de los responsables de las principales empresas internacionales se esconde todo un entramado de asesores, asistentes y estudios de mercado, dirigidos a maximizar la repercusión y canalizar las ventas de la mejor manera posible. Todo es publicidad, ya sea con un trasfondo positivo o negativo. Y ahí es donde debemos situarnos para analizar la polémica surgida alrededor de las declaraciones de los diseñadores Dolce & Gabbana acerca de la adopción de niños por parte de las parejas homosexuales. ¿O, de verdad piensan que estaríamos hablando de la marca ahora mismo de no ser por el revuelo que han montado?

Que los diseñadores italianos no estaban muy de acuerdo con las uniones de parejas del mismo sexo y con la posibilidad de convertirse en padres no es nada nuevo. Ellos mismos lo habían ido declarando en diversas ocasiones a lo largo de los últimos años. La excusa es bien sencilla: se trata de un tema controvertido y polemizar genera publicidad.

Dolce & Gabbana llenan los titulares a base de contradicciones.

La alusión a sus orígenes italianos y a la tradición de una familia formada por padre, madre e hijos no es más que una excusa para justificar unas declaraciones que lo único que buscaban era llamar la atención. No hay más que fijarse en las contradicciones. ¿Cómo es posible que alguien que declare que está pensando en tener hijo afirme, posteriormente, que los niños nacidos de fecundaciones in vitro son 'sintéticos'? Pues porque en ambos casos tan sólo quiere llenar un titular.

Evidentemente, Dolce & Gabbana han apostado siempre por una imagen muy definida de sus colecciones, decantándose por la figura de la italiana voluptuosa para las mujeres y del macho ‘empotrador’ para los hombres -o al menos, la idea que ellos tienen de ambos estereotipos-.

Una moda retrógrada

Pero lo mismo podría predicarse de muchos otros diseñadores -la mayoría contemporáneos a los propio Dolce y Gabbana- sin necesidad de acudir a sus retrógradas concepciones sociales. Puede que resulte chocante viniendo de una pareja de hombres abiertamente homosexuales que compartió su vida sentimental durante más de veinte años, pero ¿acaso la fama y la popularidad llevan aparejado el sentido común? Tal vez el problema es que Dolce y Gabbana siempre han sido así y no nos habíamos dado cuenta hasta ahora.

No obstante, antes de lanzar piedras a tejados ajenos -por mucho que se las merezcan todas-, cada uno debería mirarse su propia azotea. ¿Recordará Elton John cuando aceptó cantar en la boda del presentador estadounidense Rush Limbaugh? Ya en aquel momento tuvo que salir a defender su decisión de amenizar el enlace de un personaje abiertamente homófobo y lo hizo argumentando que había ido, no por dinero, sino para tender puentes hacia ideas políticas contrarias a las suyas. ¿Y si ahora pidiésemos el boicot tanto de Dolce & Gabbana como de Elton John? Tan aberrante puede parecer que alguien se manifieste contrario a los derechos LGTB como que apoye en un acto de lo más íntimo a quien los ataca y vulnera.

Por el momento, el cantante ha conseguido que celebrities como Victoria Beckham, Courtney Love o Ricky Martin apoyen el boicot -teniendo en cuenta los precios de sus diseños, son los únicos que pueden dejar de comprar la marca- y muestren su repulsa hacia las declaraciones de los diseñadores.

Y si todo este revuelo sirve para concienciar a la sociedad y despertar el debate hacia una realidad existente y por la que sufren millones de personas en el mundo, bienvenido sea. Ahora, lo de las ventas... seguro que terminan cerrando el año con mejores cifras. El capitalismo es así.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba