Gente

¿Qué ha sido del posado de verano de Ana Obregón?

El verano comienza el próximo domingo 21 de junio… supuestamente, porque para muchos, la entrada oficial a la estación estival la inauguraba, hasta hace un tiempo, el famoso posado de Anita Obregón. Pero ¿qué ha sido de esta sirena ocasional? ¿Por qué se ha retirado de los flashes a pie de mar? 

Ana Obregón está inmersa en el rodaje de una película sobre el apóstol Santiago (Cordon Press).
Ana Obregón está inmersa en el rodaje de una película sobre el apóstol Santiago (Cordon Press).

Estamos desconcertados. El posado de Ana Obregón era como los anuncios de ‘la vuelta al cole’, pero al revés: marcaban el inicio, prácticamente, de las vacaciones y las buenas vibraciones y nos olvidábamos de que, por cuestiones astronómicas, realmente habían de comenzar el 21 de junio. Ahora andamos perdidos. Sólo nos quedan los anuncios de cerveza ‘buenrollistas’ y King África, que, aunque no lo parezca, siempre está ahí, acechando para torturarte con una nueva canción del verano de la que por mucho que critiques, acabas aprendiéndote la letra y la coreografía.

Queremos pensar que Anita ha abandonado los focos de playa porque, entre otras cosas, anda ocupada y no porque haya negado a su público una alegría para la retina. Hace poco ha estado rodando Santiago Apóstol, hijo del trueno, una película producida por Beverly Hills Entertainment y con José Manuel Brandariz al frente. Esto supone su vuelta a la gran pantalla y su primera mala interpretación… perdón, interpretación como mala, ya que encarnará a la reina Loba. Actuará junto a Ivonne Reyes y Bertín Osborne entre otros.

La grabación pasa por Almería, Galicia, Marruecos e incluso México. Obregón ha compartido en la red del pajarito varias imágenes junto a compañeros de reparto donde se la ve muy contenta. Sin embargo, por mucha arena que haya en las localizaciones escogidas, la actriz no se ha dignado a aparecer en bañador.

Las nuevas generaciones, una amenaza

Otra posibilidad nos lleva a pensar que haya abandonado su praxis porque se ve amenazada por los cuerpazos de las nuevas generaciones y el uso de las redes sociales, que le restan importancia a eso de vender las fotos a una revista. Además, una edición impresa, todo hay que decirlo, gana en romanticismo para aquellos que gustan de contemplar sus imágenes de nereida una y otra vez sin descanso: tu peluquera habitual que las cuelga a modo de ornamento por las paredes de su establecimiento cuando llega el calor o el fan recalcitrante que se sabe hasta el año en el que se licenció en Biología.

Pero claro, con Twitter, Facebook o Instagram, la sorpresa se chafa, ya que son las propias celebrities las que se encargan de presumir de bikini y curvas sin necesidad de que nadie las pague. Buenos ejemplos son Gigi Hadid, Dafne Fernández o Selena Gomez.

Pero después de ver a mujeres que superan la treintena luciendo body con orgullo porque, ya sea comentado de paso, se lo pueden permitir porque están estupendas, como certifican las recientes imágenes de Belén Rueda en Ibiza, de Sylvie Meis, la ex de Van der Vaart en Formentera o Kate Hudson, ¿por qué la bióloga no se anima si es más que evidente que conserva la esculpida figura de la época de ¿Qué apostamos? o incluso mejor? Anita, ¡vuelve, por favor!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba