Gente

Chris Pratt: ¿han llegado a Hollywood los ‘hombres objeto’?

Chris Pratt ha sido el primero en reconocerlo. Al actor no le importa lo más mínimo que piensen en él como un hombre objeto. De hecho, cree que la igualdad entre los sexos pasa precisamente por eso. Pero, ¿hasta qué punto tiene razón? ¿Puede compararse el trato que tienen los hombres en Hollywood con el que han sufrido las mujeres? ¿O es todo una forma de llamar la atención como cualquier otra?

Chris Pratt no tuvo inconveniente en compartir esta imagen con sus seguidores (Instagram).
Chris Pratt no tuvo inconveniente en compartir esta imagen con sus seguidores (Instagram).

¿No están cansados ya de las 'mujeres objeto'? A lo largo de toda la historia, las mujeres han visto como los hombres se autoelegían como protagonistas, relegándolas a un papel secundario, un adorno meramente decorativo. Y por mucho que la evolución social, empujada por la lucha feminista, se ha encargado de ir paliando esta circunstancia, estamos muy lejos de asistir a una igualdad real, a una paridad entre hombres y mujeres. Piensen, tan solo, en las alfombras rojas donde se juzga al milímetro la imagen de las mujeres mientras se hace la vista gorda con los atuendos de los hombres. Las mujeres deben someterse a la dictadura de la eterna juventud, mientras a ellos se les permite tener canas y arrugas -de hecho, se les potencia asegurando que la madurez masculina es incluso más atractiva-. Y en esas continuamos.

Ante tanta cosificación, ya se alzan voces que proclaman una igualdad, pero no en el sentido de que las mujeres reciban el mismo que los hombres, sino que todos sean considerados 'objetos sexuales'. El actor Chris Pratt, el hombre del momento, el protagonista de Jurassic World, ha sido el primero en lanzarse a la piscina. Desde que el actor decidiera someterse a un intenso régimen y transformara su cuerpo en uno repleto de músculos, dice sentirse como un auténtico objeto. “No me siento consternado por ello”, asegura. “Creo que es terrible que durante tanto tiempo solo se haya tratado como objetos a las mujeres, pero si queremos abogar por la igualdad, es importante equilibrar las cosas”.

Sexualizar a los hombres

Pratt afirma que una parte importante del desarrollo de su carrera se ha basado en su aspecto, tanto cuando tenía unos quilos de más para interpretar a su personaje de Andy Dwyer en la serie Parks and Recreation, como ahora, con su prototipo de héroe de acción que le ha garantizado un despegue mediático en Hollywood. “No se trata de sexualizar menos a las mujeres, sino de sexualizar a los hombres tan a menudo como sexualizamos a las mujeres”. Toda una declaración de intenciones que asusta. ¿No sería deseable justamente lo contrario? ¿No deberíamos optar a una sociedad en la que nadie fuese tratado como un objeto sexual? ¿O es que eso es una utopía tan irrealizable que solo podemos aspirar al menor de los males? Sin duda, juzgar a hombres y mujeres con la misma vara de medir sería una gran contribución a la igualdad, pero si comenzamos a situar la marca en el lugar equivocado, puede que acabemos peor que al principio.

Puede que detrás de todo este discurso exista una lucha más que fundada, pero las formas no parecen las más adecuadas.

Aun así, el actor no se queda ahí. “Hay muchas mujeres que han basado su carrera en eso [en ser objetos sexuales] y yo estoy aprovechando mis ventajas. Al final, nuestros cuerpos son objetos”, concluye. Puede que Pratt esté demasiado influenciado por el cambio físico que ha conseguido en tan poco tiempo. Puede que la desaparición de los problemas de salud que sufría -narrados por él mismo- y la posibilidad de conseguir metas físicas que antes ni podía imaginar haya cambiado su perspectiva de las cosas. Puede que detrás de todo este discurso exista una lucha más que fundada, pero las formas no parecen las más adecuadas. ¿No les resultaría extraño que para quejarse de la mala educación de alguien exigiesen que todo el mundo fuese mal educado? ¿No debería ser a la inversa?

Chris Pratt pasa por su mejor momento. Tiene talento, ha sabido capitalizarlo y, encima, se ha posicionado como el sex symbol del momento, algo que nadie esperaba con sus casi 130 kg de peso -pese a que también tenía muchísimos fans cuando no lucía tanto músculo-. Y sí, nos encanta que alguien ponga el punto de mira en el tratamiento discriminatorio de las mujeres frente a los hombres, y que ese alguien se muestre orgulloso de ser juzgado y admirado por su cuerpo, pero no nos dejemos llevar por la marea. En esto de la sexualización las mujeres, desgraciadamente, llevan mucha carrera hecha. Luchemos por una igualdad real, sí, pero una de la que salgamos todos bien parados. ¿Cuánto tardará el manager de Chris Pratt en matizar estas declaraciones? Les mantendremos informados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba