Gente

‘Su alteza cachonda’: una fan australiana le planta un beso en la boca a Enrique de Inglaterra

No cabe duda de que si en la familia real inglesa hay un sex symbol, ése es Enrique de Inglaterra, hijo menor de Carlos de Gales y la fallecida Lady Di. Sus fans se cuentan por millones y no pierden la ocasión para piropearle. En su última visita a Australia, además, el joven ha tenido que esquivar como ha podido el beso que una admiradora quería plantarle en la boca.

Enrique (Harry) de Inglaterra no olvidará su más reciente visita a Australia. En medio del ruido mediático por el nacimiento de su sobrina Carlota, segunda hija de los duques de Cambridge, el menor de los hijos de Carlos de Inglaterra y Lady Di se embarcó en una gira de un mes con la Fuerza de Defensa Australiana que llegó a su conclusión este jueves a través de un encuentro con el público general en Sidney. Allí, el que muchos consideran como uno de los solteros más codiciados del Reino Unido, pudo comprobar en primera persona las pasiones que levanta entre sus fans.

Las pancartas y los cánticos que se escuchaban junto a la famosa Opera House de Sidney parecían dirigidos a una estrella de cine y no dejaban lugar a dudas sobre la pasión de los presentes por el hijo de Carlos y Diana. En sus manos se podían ver carteles en los que se leían frases como “Gingers rule!” (‘¡Los pelirrojos molan!’) o “His Royal Hotness” (algo así como ‘Su Alteza Cachonda’).

Una de ellas, Victoria McRae, de 21 años, quiso ir un paso más allá. Ubicada en una posición privilegiada en primera fila y ataviada con una tiara dorada de plástico y un cartel en el que se leía “Marry me Harry” (‘Cásate conmigo, Harry’), la joven logró que el príncipe se parara ante ella y conversara durante unos segundos. En ese momento McRae le pidió un beso y él, cortés, le ofreció su mejilla derecha, pero ella reaccionó rápidamente y buscó con sus propios labios los reales labios que tenía frente a sí, logrando plantarle un veloz pico en la boca.

Aunque el príncipe reaccionó con la suficiente velocidad como para que aquello no se convirtiese en un largo ‘morreo’, McRae consiguió su objetivo. “He conseguido besarle y también al primer ministro, aunque yo no sabía que era el primer ministro”, aseguró en declaraciones recogidas por el diario británico The Independent. “¡Conseguí los labios de Harry!”, explicó orgullosa: aunque no logre casarse con él, sí que se ha podido quedarse con un recuerdo imborrable… y 15 minutos de fama.

Vídeo: Gtres.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba