Gente

Los preferentistas de Liberbank reciben a Cristóbal Montoro a porta gayola

Como cada año por estas fechas, la Universidad Menéndez Pelayo de Santander celebra en el Palacio de la Magdalena (ése lugar de ensueño que Cantabria regaló a Alfonso XIII y que su hijo Don Juan vendió a los mismos que se lo regalaron cuando años después andaba corto de pasta; en una jugada típicamente borbónica) su curso de economía organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE).

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, acudía a este encuentro para dar a los malévolos periodistas una clase magistral sobre cómo hay que leer la balanza comercial pero ¡oh sorpresa! cuando el de Jaén se encontró con que, a pesar de la lluvia, en Cantabria también tendría que lidiar con preferentistas. En este caso con los de Liberbank, a los que les han aplicado una quita del 64%, y eso a pesar de que a esta entidad se le ha insuflado dinero sin ser intervenida como otras.

Los guardaespaldas del ministro le abrieron un pasillo para entrar y salir mientras le coreaban “somos ahorradores, no inversores” y otras cosas no tan bonitas para escribir en esta crónica. Todo esto a pesar de que el titular de la cartera de Hacienda manifestó que Santander era su patria intelectual. Su sonrisa extemporánea y su animus iocandi durante la charla no le libró del trago de conocer a la gente cuyas familias han sufrido este vergonzante expolio.

Ya en la conferencia, Montoro llegó a decir que Maastricht era como la ley de Dios en el sentido de que había que aplicar sus principios sin discutirlos pues es la única forma de que los países vayan bien. Remató diciendo que los recortes de su Ejecutivo, que se hacen mirando las cifras, traerán la prosperidad a España antes de lo que piensa el FMI. Incluso el atrevido de Draghi se llevó un chispazo de Don Cristóbal, que garantizó al respetable que lo que está haciendo es corregir los históricos desequilibrios de la economía española.

FG paga las facturas 

Por su parte, el presidente del BBVA, (alguien tiene que pagar las facturas y en este caso el curso APIE lo patrocina esta entidad), Francisco González,exigió al Gobierno un mayor ímpetu renovador (ayudas en tecnología para las pymes, reformar de verdad el sector público, mejorar sensiblemente la educación, tocar sanidad y pensiones) pues si no, Europa cada vez pesará menos en el PIB mundial.

El propio FG sorprendió a los asistentes con una imagen capilar renovada pues optó por un tinte más oscuro que le hace parecer más joven. Seguro que es para transmitir al mercado el mensaje, ‘de jubilación, nada’, y que hay que ir retrasando el momento de dejar de currar. Algo que le ocurre a todos los altos ejecutivos pero no a los currelas, ¿por qué será? 

La consejera de Economía y Hacienda de Cantabria, Cristina Mazas, afirmó que hay que reformar lo público sin perder calidad en los servicios. Ellos llevan 120 millones de euros ahorro, lo cual es mucho si lo comparan con su PIB y, sobre todo, con la forma de proceder que tenía el mediático Miguel Ángel Revilla, cuyo gabinete dejó esta tierra hecha unos zorros. Asunto éste que no encontrarán en su libro y que soslaya en sus intervenciones televisivas. Ahora que anuncia que se vuelve a presentar en dos años, recuerden el pasaje bíblico; una cosa es predicar y otra dar trigo.

Mazas, que no está tan fuerte como indica su apellido, sí lanzó otro dardito a Rajoy.Ya saben que su jefe, Ignacio de Diego, es uno de esos barones PP que apuestan por menos impuestos para que la gente tenga más renta disponible, así que Cristina le recordó el mensaje directamente al que controla los dineros públicos.

‘Good afternoon’, Mr. Vázquez

Para acabar esta primera jornada acudió el impecable Antonio Vázquez. Engominado hasta las cejas, bronceado y con un traje de corte perfecto, nos saludó con un good afternoon para demostrar que su realidad es ahora inglesa. Defendió la españolidad de Iberia, habló de lo complicado que es su sector y recomendó a los sindicatos moderar su mensaje de coacción, pues todos deben hacer ajustes laborales, incluida la plantilla de Iberia.

Afirmó que quiere solventar los problemas de la aerolínea de bandera de una vez por todas, y eso que ya hay asuntos que están en los juzgados. Su cutaway collar me hizo pensar que tiene muchas opciones para conseguir lo que se propone, pero todas pasan porque la corbata quede en su sitio.  

De maestro de ceremonias estuvo en todo momento Miguel Ángel Noceda, histórico jefe de la sección de Economía de El País. Cántabro de Solares, la tierra de la que también procede Alfredo Pérez Rubalcaba, comparte con el líder del PSOE un carácter que podría alinearse con las fases lunares.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba