Gente

María Valverde, tras los pasos de Penélope Cruz

María Valverde es la princesa de su propio cuento. Disfruta de una vida de ensueño, le llueven las ofertas de trabajo, recibe la admiración del público y, encima, ha encontrado en Mario Casas a su príncipe azul. Aún así, la actriz declara que está cansada de llorar. ¿Por qué? ¿Hay nubes negras entre tanto color de rosa? Hoy, la actriz más sensual del momento en Marabilias.

“Los actores españoles les tenemos mucho que agradecer a Penélope Cruz y a Antonio Banderas. Gracias a ellos se cuenta con nosotros fuera”. Quien habla es María Valverde, una de las últimas actrices en probar suerte en el extranjero. Y no es que tenga ningún problema en trabajar en España. Todo lo contrario. Desde que debutó en el cine hace más de diez años, María Valverde no ha tenido ni un minuto libro. Y es que empezar ganando un Goya a la mejor actriz revelación por La flaqueza del bolchevique es algo que marca mucho. “Empezar una carrera ganando un premio no fue fácil, y más cuando eres una persona muy exigente contigo misma, como soy yo”, ha declarado la actriz. “Ganar un premio así, con 16 años, te coloca en una posición maravillosa pero al mismo tiempo te tienes que tranquilizar, decirte que no eres perfecta, que no pasa nada... Mi madre guarda todos los recortes de prensa en los que salgo y el otro día, volviendo a verlos, me di cuenta de lo mágico que había sido ese momento en los Goya. Mi comienzo no pudo ser mejor, la verdad”.

Aconsejada por su representante, trata de evitar temas como la política o la religión en las entrevistas.

Pero la actriz no se acomodó. Cogió oficio junto a veteranos como Fernando Guillén Cuervo, Amparo Larrañaga o José Coronado, y en cuestión de dos años se trasladó a Italia para protagonizar su primera película, Melissa P., basada en la novela autobiográfica de la escritora Melissa Panarello, dónde narra sus experiencias sexuales durante la adolescencia. La película la convirtió en un sex symbol, tanto en España como en Italia. Y es que, aunque la actriz trate de parecer siempre educada y responsable, se le adivina un lado mucho más salvaje. “Soy buena persona pero muy gamberra. Tengo un humor bastante negro. Como no tengo pelos en la lengua me canso de tener que estar midiendo mis palabras a cada momento o poniendo buena cara. Creo que en la vida es bueno tener un punto de gamberrismo”. Aún así, la actriz, bien aconsejada por su representante, trata de evitar temas relacionados con la política o la religión en las entrevistas. Durante mucho tiempo, también trató de desvincular su vida privada de las presentaciones de su trabajo, pero al final tuvo que claudicar, al menos, en  parte.

Mario Casas: sí y no

Cuando una actriz joven y guapa rueda con un actor joven y guapo, los rumores de una posible relación aparecen antes incluso de haber conocido. Y eso es lo que ocurrió entre María Valverde y Mario Casas en La mula, una película que pese a estrenarse en 2013 se había rodado cuatro años antes. En un principio los actores no se cayeron demasiado bien y, aunque poco a poco terminaron congeniando, no acabaron de afianzar su relación, tal vez por falta de tiempo -la actriz se trasladó inmediatamente a Inglaterra para rodar Cracks junto a Eva Green, y Casas combinaba varios proyectos de cine con su papel en Los hombres de Paco-. Pero el destino quiso que volvieran a encontrarse y no en un proyecto cualquiera. Para la adaptación de Tres metros sobre el cielo, el bestseller de Federico Moccia en Italia, los productores necesitaban un chico rebelde y malote y una chica tímida y educada y encontraron en la pareja de actores a los protagonistas perfectos.

Ahora, Valverde acaba de rodar la última película de Ridley Scott junto a Christian Bale.

Los jóvenes no solo dieron vida a una intensa historia de amor en la pantalla, sino que la trasladaron también a la vida real. Desde entonces -y ya hace cuatro años-, continúan su relación contra viento y marea. Al principio trataron de ocultarla, hasta que ya fue tan evidente que lo reconocieron en público. Además, la película fue tal éxito de taquilla que dos años después estrenó su continuación, Tengo ganas de ti, ¿y qué mejor promoción que el romance real de los protagonistas? Aún así, los rumores de ruptura han sido constantes. Y no sería de extrañar, ya que las agendas de ambos les impiden estar juntos la mayor parte del tiempo -de hecho, pese a que ellos no comentan nada, parece ser que han tenido varias rupturas a lo largo de estos cuatro años-, pero, al final, siempre consiguen superar la distancia. Quién se lo iba a decir a la actriz, que no hace mucho declaraba cosas como ésta: “Desde pequeña siempre he sido muy nómada. Me cambiaba de colegio con frecuencia porque me aburría de ellos. Me aburro rápido de las cosas… Incluso de los hombres”.

Ahora, Valverde acaba de rodar Exodus: Gods and Kings, la última película de Ridley Scott, junto a Christian Bale y Sigourney Weaver. ¿Será el salto definitivo a Estados Unidos? ¿Qué más le queda por hacer a esta chica de tan solo 27 años? Ella, desde luego, lo tiene claro. Ni siquiera Almodóvar conseguiría que se traicionara a sí misma. “Es muy interesante trabajar con Pedro Almodóvar. Hable con ella es, de hecho, una de mis películas españolas favoritas, pero, caiga quien caiga, debes ser fiel a ti misma y pensar en tu carrera como un todo. Si tienes un guion estupendo, un personaje maravilloso y la oportunidad de trabajar con alguien como él, pues todo redondo, pero si no...” Veremos si se mantiene tan firme cuando el director llame a su puerta. Porque seguro que lo hará.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba