Gente

Charlotte McKinney, la nueva sex symbol prefabricada

Cada cierto tiempo -puede que sean semanas-, las agencias lanzan un nuevo objeto de deseo a la red para alegría y regocijo de los internautas. La última de estas estrellas espontáneas ha sido Charlotte McKinney, la modelo que viene a sustituir a Kate Upton. ¿Lo conseguirá? Seguro que no. ¿Importa? Pues tampoco. Por el momento, es una de las mujeres más buscadas del momento. Y motivos tampoco le faltan.

Charlotte McKinney está preparada para triunfar tras su anuncio de una cadena de hamburgueserías para la Super Bowl.
Charlotte McKinney está preparada para triunfar tras su anuncio de una cadena de hamburgueserías para la Super Bowl.

 La final de la Super Bowl, ese maxievento deportivo que consigue paralizar Estados Unidos, llega este domingo. Los aficionados al fútbol americano tienen ya sus entradas reservadas, las marcan han pagado a precio de oro los anuncios que se emitirán durante el partido y Katy Perry está ya haciendo gárgaras con clara de huevo para afinar la voz -es la encargada de amenizar el descanso con un show que siempre acaba cosechando más audiencia que el propio torneo-. Tan importante es la cita que incluso Kim Kardashian ha rodado un anuncio exclusivo. Y si la socialité ha puesto su mirada en la Super Bowl, es que nos quiere decir algo a los que no somos especialmente aficionados a este particular deporte. Alerta Kardashian podría ser una de las secciones de Marabilias. Téngalo en cuenta.

Pero si hablamos de spots televisivos relacionados con la final de la Super Bowl, tenemos que hablar de Charlotte McKinney. La modelo se ha convertido en la imagen de la cadena de hamburguesasCarl’s Jr. gracias a un anuncio creado expresamente para el evento deportivo. Para la ocasión, la voluptuosísima modelo -y nos quedamos cortos- pasea sus curvas por una especie de mercado, dejando a los hombres presentes atónitos al verla desnuda, o eso nos hacen creer, ya que al final descubrimos que McKinney vestía un escueto bikini. Todo un derroche de ingenio para promocionar la hamburguesa au naturel de la cadena. Las reacciones, como no podía ser de otra forma, no se han hecho esperar. Que si el anuncio es sexista, que si fomenta la idea de las mujeres como objetos sexuales, que si supone un atraso en la igualdad de género, todo críticas de lo más evidentes, que no han empañado el éxito de la modelo.

La consigna estaba clara -tan sólo tienen que echar un vistazo a los reportajes que se le han dedicado los últimos días-: “Charlotte McKinney es la nueva Kate Upton”. Ambas son altas, rubias, corpulentas, dejan atrás los cánones de modelos esqueléticas y están destinadas a copar todas las campañas de tallas reales -como si por la calle viésemos muchas Kate Upton cada día-. No hay truco más viejo. ¿Recuerdan cuando nos quisieron vender a Valeria Mazza como la nueva Claudia Schiffer? Y no es que estas modelos 'parecidas' no sean estupendas o no puedan hacer el mismo trabajo, es que teniendo a la original, ¿quién quiere una copia? McKinney fue lista y se atrevió a posar para Terry Richardson, el fotógrafo más polémico y cuestionado del momento, pero ha tenido que llegar la Super Bowl para ponerla en el mapa. ¿Durará su fenómeno? Todo nos hace pensar que no. Aunque si espabila y se crear su propia personalidad, lo tiene fácil. Recursos, de hecho, no le faltan.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba