Gente

Los divorcios más caros de Hollywood

A los famosos no les sale a cuenta divorciarse. Ya no solo por el desgaste emocional, sino también por las cantidades millonarias que les toca desembolsar. Hoy, con el ojo puesto en la ruptura entre Melanie Griffith y Antonio Banderas, repasamos algunos de los divorcios más caros de Hollywood.

En España también hemos tenido nuestros divorcios millonarios. De hecho, puede que el que protagonizaron Amancio Ortega, dueño de la multinacional Inditex, y su ex mujer Rosalía Mera, sea uno de los más caros del mundo -Mera se embolsó unos 1.500 millones de euros, además de seguir como consejera delegada en Inditex-. Pero si algún lugar del mundo entiende de divorcios caros, ese es Hollywood. Las estrellas del cine ven como cada año sus fortunas se reducen debido a los gastos ocasionados por sus separaciones, y ni aun así escarmientan. ¿Hasta cuándo seguirán casándose en Las Vegas y divorciándose al día siguiente? Hoy repasamos algunos de estos escándalos millonarios. Desde luego, no están todos los que son, pero sí algunos de los divorcios más desorbitados de la historia:

Mel Gibson – 360 M. €

El actor Mel Gibson puede presumir de haber protagonizado el divorcio más caro de Hollywood. Tras 26 años de matrimonio, Robyn, su mujer, decidía poner fin a la relación en 2006, justo después de que el actor fuera arrestado conduciendo borracho por Malibú. La pareja, que tiene siete hijos en común, empezó los trámites del divorcio en 2009 alegando diferencias irreconciliables, y como no tenían firmado ningún contrato prenupcial, el actor tuvo que repartir su fortuna con su ex mujer. Se calcula que el divorcio le costó unos 360 millones de euros.

Arnold Schwarzenegger – 150 M. €

Durante sus 35 años de matrimonio con Maria Shriver, el actor Arnold Schwarzenegger tuvo algún que otro devaneo amoroso -uno de ellos con la actriz Brigitte Nielsen mientras rodaban El guerrero rojo-, pero cuando su mujer se enteró que había tenido un hijo con una empleada del hogar, pidió el divorcio. La pareja inició el procedimiento en 2011 pero todavía no han podido llegar a un acuerdo, ya que al no existir acuerdo prenupcial, deben repartirse la fortuna que han ido acumulando a lo largo de estos años y que se cifra en unos 300 millones de dólares.

Steven Spielberg – 73 M. €

Cuando el director Steven Spielberg se casó con la actriz Amy Irving ya era uno de los hombres más ricos de Hollywood -ya había estrenado Tiburón,E.T. y las dos primera entregas de Indiana Jones-, así que se preocupó por resguardar su fortuna -cuenta la leyenda que la pareja firmó el acuerdo prenupcial en una servilleta-. El matrimonio únicamente duró 4 años, pero Irving se llevó 73 millones de euros. Eso sí, la fortuna del director estaba valorada ya en varios miles de millones.

Tiger Woods – 73 M. €

El golfista Tiger Woods fue el responsable que, durante una época, todo el mundo quisiera jugar a golf y presumiera de sus conocimientos sobre el deporte. Woods se convirtió en una estrella capaz de seducir a medio mundo. El problema es que, entonces, un accidente de coche destapó toda la verdad. Durante su matrimonio con Elin Nordegren, Woods había tenido decenas de amantes y todas corrieron a contar su historia. La modelo sueca solicitó el divorcio y recibió los 100 millones de dólares que estipulaba su contrato matrimonial -pese a que la fortuna del golfista ascendía a unos 700 millones-.

Madonna – 67 M. €

Parecía que la reina del pop había sentado la cabeza al casarse con el director Guy Ritchie. Madonna incluso llegó a trasladarse a Londres para estar al lado de su marido. Pero el amor se acabó y la cantante solicitó el divorcio pensando ya seguramente en la cantidad de jovencitos que la esperaban con los brazos abiertos. Ritchie recibió entre 55 y 67 millones de euros y la custodia compartida de los dos hijos que tenían en común. Madonna se quedó con el modelo Jesús Luz, que le hacía más ilusión.

Harrison Ford – 65 M. €

Antes de compartir su vida con la actriz Calista Flockhart, Harrison Ford estuvo casado durante 18 años con la guionista Melissa Mathison. El matrimonio parecía uno de los más sólidos de Hollywood, hasta que Mathison vio unas fotos de su todavía marido saliendo de fiesta con la actriz Lara Flynn Boyle. Luego llegaron fotografías con otras jóvenes y diversas visitas a varios locales de striptease de Estados Unidos, hasta que la guionista tuvo bastante y solicitó el divorcio. Ford tuvo que pagarle a su ex mujer unos 65 millones de euros, además de varias propiedades y royalties por las películas que rodó estando juntos.

Tom Cruise – 62 M. €

Cuando Nicole Kidman se divorció de Tom Cruise bromeó acerca de poder volver a llevar zapatos de tacón en público -sin saber que su siguiente marido, Keith Urban, tampoco iba a ser muy alto-. Pero lo que sí pudo permitirse la actriz fue comprar muchos pares de zapatos con los 62 millones de euros que le costó el divorcio a Cruise. El actor escarmentó bien y con Katie Holmes firmó un contrato prematrimonial que limitaba la cantidad a 10 millones de euros.

James Cameron – 36 M. €

El director James Cameron amasa una buena fortuna con cada una de sus películas, pero también colecciona una buena cantidad de divorcios. El más sonado y el menos rentable para su bolsillo fue el de la actriz Linda Hamilton. La actriz y el director únicamente estuvieron casados dos años, ya que tras ese breve período, Hamilton solicitó el divorcio debido a que su marido estaba más interesado en su trabajo -y en su relación con la actriz Suzy Amis- que en ella misma. Según su acuerdo prematrimonial, Hamilton recibió 36 millones de euros, 18 millones por cada año, más de lo que ganaba como actriz. Un buen negocio. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba