El universo bota es algo que nos ha atraído cual agujero negro desde que tenemos uso de razón. De caña alta, media o botín, no le hacemos ascos a nada. Este año estamos de enhorabuena, desde la deportiva abotinada para chicos a la bota legging para chicas, tenemos una oferta para dar y tomar.

Para él, sneaker y botas de leñador

Empezaremos por vosotros y por la más deportiva. El street style de este otoño viene con aire retro, chicos. ¿Recordáis a ese George Michael en la cubierta de un velero cantando Careless Whisper en los 80? ¿Recordáis también que jurasteis (los que tengan edad para ello) que nunca más os calzaríais unas deportivas blancas con calcetines bien estiraditos hasta media canilla? Pues, queridos, ha llegado el momento de romper el juramento y nada más y nada menos que por el último modelo Monochrome de Prada, promete ser el must de la temporada. Elsneaker le come terreno al zapato, no lo olvidéis.

La otra conquista del asfalto para vosotros la protagonizan las botas de leñador. Abandonan el monte para venirse a la ciudad... craso error, pero ellas sabrán. Nuestro modelo favorito es el tipo worker, a medio camino entre la típica Panama Jack y el botín dandy, abrigarán con glamour vuestros paseos invernales. En H.E. by Mango los hay ideales en color cuero por menos de 100 euros, y si los preferís en negro, en Zara por 70 euros y un poquito más urbanos de la cuenta.

Para ella, botas leggings, de caña corta y botines

Y para mujer, ¡qué os vamos a contar! Taquicardia nos da de todo lo que tenemos para elegir. Las reinas parecen ser las botas setenteras, altas, en piel o ante y a combinar con vestidos mini y faldas de vuelo. ¿Nuestras favoritas? Las vimos en la pasada semana de la moda italiana, son azules, de Gianvito Rossi y solo tienen un fallo, su precio ronda los 1.000 euros.

De cerca le siguen las botas leggings. Bonitas donde las haya, sí que es cierto que hay que tener cierta medida de pierna para llevarla y no parecer una elfa. La moda empezó de la mano de Carine Roitfeld, antigua editora de Vogue París hace unos cuatro años, y desde entonces no han dejado de ganar adeptas. Perfectas para las minifaldas y los shorts. Las que más nos gustan son las de Alma en Pena, en ante gris, el color de la temporada.

Y por último llegamos al universo de la bota de caña corta y el botín, que al final es lo que más usamos. Las botas moteras, los botines de cuña oculta  y las iglú siguen triunfando en el panorama otoñal. Y no tenemos más remedio que acudir otra vez a la colección que presenta la firma Alma en Pena. Nos ganan por el uso que tienen de la pedrería y las tachuelas en calzado de casual y por ese animal print que nos vuelve locas. De momento solo las podemos encontrar en los locales de Adela Gil, pero en breve tendrán su nueva tienda online.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba