Hay dos consignas claras para renovar el armario esta temporada: menos es más y fuera la temporalidad. Y nosotras nos hemos propuesto cumplir las dos. Atrás quedó el frenesí de las compras compulsivas de saldillo y seguir rabiosamente las últimas tendencias... este otoño seremos comedidas, y nuestros chicos, también.

Hay que tener un vestuario versátil, con combinaciones para cualquier ocasión, con tejidos buenos y con pocas prendas. Y, lo más importante, que no nos cueste un riñón, que no lo tenemos para bromas.

Ropa de abrigo para un buen fondo de armario

Para ella: La combinación de cashmere y pielva a ser la protagonista del otoño, con ella triunfaremos y durará varias temporadas. Una pista, los abrigos semilargos de lana, tipo bata, y con las solapas de cuero serán los must have.

Para él: trench, trenca o biker. ¿Cuál eliges? Si vas casual y campestre, la biker, si tu casual es urbano, mejor el trench, y si no has perdido tu alma de niño, ponte una trenca, cómprate un donut y disfruta de un día de pellas en la oficina.

Prendas con un buen diseño, sencillas y fáciles de combinar

Para ella: Los jerséis ligeros de cashmere en tonos claros, las faldas de piel y tops en colores neutros. Los pantalones elásticos en tonos camel y grises y las blusas de seda. 6 prendas y 30 combinaciones.

Para él: Camisa vaquera IM-PRES-CIN-DI-BLE,  una de cuadros  estilo western, aceptable, y otra blanca slim, sin dudarlo. Para que no se nos enfríen, un par de sweaters, uno en tono natural y otro en mostaza, color estrella de la temporada. Y como no, un traje tres piezas, bien en azul marino o gris marengo.

Jugar con los accesorios puede completar el look

Para ella: Aquí hay que hacer esfuerzos por no volvernos locas y contener nuestros impulsos. Repetid con nosotras: “Con tres bolsos hay más que suficiente”. Uno tipo saco para el look working, uno con flecos para el casual del fin de semana y otro baguettecon correade metal para las ocasiones... y para de contar. En los pies sólo añadiremos a la larga lista de zapatos acumulados un par de innovaciones: Unas botas moteras con capitoné y unas deportivas en piel repujada y se acabó. Y como capricho -y sin que sirva de precedente- un sombrero o una pamela de lana.

Para él: Es la era de los sombreros, gorras, boinas y todo lo que se os ocurra poneros en la cabeza, eso sí, siempre combinados con gafas de sol con cristales ahumados y monturas metálicas... aparta George Cooney, que llegan nuestros dandies.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba