Estilo

Celebrities que sí triunfan en la moda (y otras que no)

Victoria Beckham, las Olsen o Jessica Simpson están construyendo un imperio ‘fashion’, pero hay celebrities que antes se han llevado bofetadas en el intento.

Antes se dedicaban a cantar o a actuar y salían en las revistas de moda, pero por su estilo propio y sus envidiables armarios. De repente, bien o mal aconsejados, se deciden a probar suerte en un mundo que admiran y que no es el suyo. El idilio de las celebrities con la moda es bastante lógico. La mayoría de ellas tiene una relación muy estrecha con marcas, diseñadores y estilistas, por exigencias profesionales. Pero para los pocos casos que triunfan de verdad cuando se lo toman como una nueva faceta en su carrera, son muchos los que se quedan en nada.

Victoria Beckham

Desde luego el mejor ejemplo de buen hacer, constancia y profesionalidades Victoria Beckham. Si no es nada fácil que te tomen en serio cuando eres una recién llegada y una intrusa, tampoco ser una ex-Spice Girl (y encima la pija), esposa de una estrella millonaria del fútbol, ponía las cosas fáciles en este sentido.

Victoria Beckham no cae bien, es el problema que tiene. Así que todos la miraban por encima del hombro y pensaban que era un caprichito más cuando le dio por meterse a diseñadora. Todos han tenido que comerse sus palabras y ya quedó claro en 2008 cuando su firma debutó en la New York Fashion Week. Desde entonces ha levantado un imperio, ha conseguido ventas millonarias, ha abierto una segunda línea (Victoria Victoria Beckham) ha ganado premios (el British Fashion Council le concedió el premio Firma del Año en 2011) y se ha ganado el respeto de propios y extraños con unas colecciones con devoción por los vestidos minimalistas (a una media de 1.800 euros) de líneas puras y femeninas.

Mary Kate y Ashley Olsen

Otro segundo buen ejemplo es el de las hermanas Mary Kate y Ashley Olsen. Lo suyo no fue al azar. Antes de lanzar The Row (en homenaje a Savile Row, la famosa calle de la sastrería británica por excelencia) en 2006 habían estudiado muy bien cómo dar ese paso. Y mientras ellas gustan para sí mismas del look homeless superponiendo prendas de una firma de lujo sobre otra, su marca (prêt à porter, gafas y bolsos) es el colmo de la elegancia atemporal. Al año siguiente lanzaron una segunda línea, Elizabeth and James, igualmente sofisticada y femenina. Y en 2012 The Council of Fashion Designers of America les galardonó como Diseñadoras de moda femenina del año.

Jessica Simpson 

Las Olsen facturan mil millones de dólares al año, más o menos la misma cantidad que US Weekly calcula para la firma de la actriz Jessica Simpson, que incluye ropa, zapatos y ropa de hogar. La lanzó en 2005 y hace solo unas semanas que ha vendido la mitad de su lucrativo negocio a la compañía Sequential Brands Group Inc. para dedicarse más a su familia. Ya que por dinero no es, que sea por tiempo.

Sarah Jessica Parker

Si hay una celebrity mundialmente relacionada con la moda, esa es Sarah Jessica Parker, evidentemente por su papel en la archiconocida serie de televisión. Si Carrie Bradshaw gastaba su sueldo de columnista (quién lo pillara) en Manolos, quizá no sea casualidad que la actriz haya decidido debutar como diseñadora (hizo pinitos para la firma Halston) de zapatos este mismo año. A una media de 350 euros el par, los SJP se venden en tiendas físicas y online de la cadena Nordstrom, y todos son muy Sex in the City.

Sienna Miller

Otra fashion-celebrity (y ahora otra vez súper de moda después de un tiempo alejada de la vida pública) es Sienna Miller. Con su hermana Savannah lanzó en 2007 la firma Twenty8Twelve y fueron cinco años de éxito de colecciones tan bohemias y chic como la propia actriz. Las dos decidieron dejar el proyecto (la marca continúa, pero con otros dueños) para poder continuar con sus carreras, Sienna en el cine y Savannah en la moda.

Y luego están las larguísimas listas de celebrities que han colaborado como imagen o asesoras de determinadas firmas de moda, para colecciones cápsula o de forma más permanente, aunque en muchas de ellas siempre quede la duda de dónde acaba la campaña de marketing y empieza el nivel de implicación del famoso en cuestión: Rihanna para Puma, la próxima y anunciadísima colección deportiva de Beyoncé para Topshop, Kanye West para Adidas o la futura línea de productos caninos de Lady Gaga.

Antes de todos esos lucrativos negocios en la moda con famosos más o menos involucrados, también hay una lista de celebrities que se han pegado batacazos cuando les ha dado por meterse a diseñar, de Lindsay Lohan (que duró menos como directora creativa de Ungaro que un caramelo a la puerta de un colegio) a la línea de bolsos de Paris Hilton que haría las delicias de Barbie Superstar.

Jennifer Lopez tampoco ha dejado de intentarlo. Primero lanzó la marca Sweetface en 2003, que acabó cerrando. Continuó vendiendo sus productos y perfumes con la marca JLO by Jennifer Lopez, aún disponible en tiendas online. Venderá mucho, pero no se caracteriza por la sofisticación en sus creaciones.

En España tampoco faltan ejemplos del tándem celebrity-moda: Penélope y Mónica Cruz diseñaron para Mango e hicieron un bolso para Loewe; Nieves Álvarez tiene una firma de ropa de niños (N+V) y, el mejor de los ejemplos, Vicky Martín Berrocal, que consiguió quitarse su etiqueta de ex de torero para convertirse en una respetada diseñadora que ha dado un nuevo rumbo a los trajes de flamenca. Acaba de cumplir diez años en el negocio de la moda, precisamente con una reciente colaboración haciendo una colección cápsula  para Violeta by Mango.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba