Estilo

Cómo preparar el pelo para tenerlo sano durante todas las vacaciones

En vacaciones desaparecen o se minimizan los efectos de ciertos enemigos del cabello, como el estrés, pero aparecen otros, como el calor, las largas exposiciones al sol, el salitre o el cloro de las piscinas. Prepárate antes.

La exposición moderada al sol ayuda a sintetizar la vitamina D, pero hay muchas desventajas (Gtresonline).
La exposición moderada al sol ayuda a sintetizar la vitamina D, pero hay muchas desventajas (Gtresonline).

No todo es malo para el pelo en verano. La exposición moderada al sol ayuda a sintetizarla vitamina D, fundamental para los huesos por ejemplo.Sin embargo, también hay peros: los rayos ultravioleta blanquean los pigmentos del cabello, lo decoloran y le restan brillo. Además, debilitan la estructura de la queratina -el principal componente de la parte más externa de la piel, pelo y uñas-, y lo hacen más áspero y quebradizo. 

“Una de las claves para mantener el cabello saludable durante el verano es la hidratación, especialmente si vamos a tomar el sol, tanto en la playa como en la ciudad o en la montaña. Muchas veces ponemos cuidado en el mar, pero si haces turismo urbano puedes pasar muchas horas callejeando durante la jornada, con lo que hay que utilizar protección, igual que para la piel”, afirma el doctor Víctor Salagaray, especialista y pionero en la investigación y el tratamiento de los problemas del cabello.

Trata de usar champús ricos en aloe vera, glicerol, pantenol o queratina.

Antes de ponerte las gafas de sol y agarrar la toalla de la playa, debes saber que el agua del mar y la de las piscinas no son las únicas que afectan al pelo. La ducha puede resecarlo, sobre todo en zonas en donde el agua corriente tenga un alto contenido en cal. “En estos casos se deben utilizar champús hidratantes con aloe vera, glicerol, pantenol o queratina, ingredientes que retienen la humedad dentro del pelo. Y, si fuera necesario, reforzar este producto con mascarillas”, apunta el responsable de la clínica Salagaray.

Si la piel necesita un 10% de agua para estar hidratada, el cabello necesita de un 15 a un 17%. Ante la falta de agua, el pelo aparece seco: apagado, áspero y con falta de brillo.

Hay que evitar productos que contengan alcohol -como espumas y geles de peinado-, ya que deshidratan el cabello. Mejor aceite de argán, rico en vitamina C, que se aplica con el pelo húmedo tras el lavado. También, es aconsejable utilizar productos ricos en vitamina A y provitamina B5 hidratante, que reparan y nutren el cabello en profundidad y de forma duradera. Así que toca leer las etiquetas antes de comprar nada.

El doctor desmiente el falso mito de que no es necesario lavarse el pelo a diario. “El calor incrementa la producción de sebo en el cuero cabelludo, lo que hace necesario lavarse el cabello con más frecuencia. Es más, hay que atender más el lavado para eliminar restos de sprays, lacas, cremas o espumas y aclarar bien para que no quede sal ni cloro. Mejor lavarlo con agua templada -nunca caliente- y realizar el último aclarado con agua fría. El cambio de temperatura activa la circulación y el final frío permite que cerrar la cutícula y aumentar el brillo del pelo”.

Un buen corte

Si el pelo ya está seco antes de irte de vacaciones, el estilista Eduardo Sánchez recomienda comenzar a hacerse tratamientos ultra hidratantes alrededor de tres meses antes de salir de viaje. “Lo ideal, uno o dos tratamientos en el salón al mes. Nosotros recomendamos un tratamiento preparador que sienta bien todo el año, pero que es especialmente espectacular antes del verano: el tratamiento de colágeno, para mejorar el aspecto del cabello, sellar la cutícula y fortalecer la fibra capilar, a la vez que se aporta elasticidad y brillo al cabello. Este tratamiento llega hasta el interior del cabello, reforzándole. Es estupendo para cabello que tiende a encresparse y a perder hidratación”.

El director de Maison Eduardo Sánchez recuerda que si hay que retocar mechas o tinte durante estos meses, es mejor solo teñir la parte superior de la melena, evitando las puntas. “Así evitarás que esta parte -especialmente vulnerable- se dañe más”.

Antes de irse de vacaciones también es importante hacer un corte de pelo que nos permita poder secar el cabello al aire sin recurrir a planchas y secadores. “Estas herramientas dañan en exceso la fibra capilar, sumándose a los daños provocados por el sol, el cloro, la sal… Lo mejor son los cortes en capas y después, aplicar un producto texturizante”, añade Eduardo Sánchez. “Hay que cortar las puntas antes de irse de vacaciones para que estén fuertes y preparadas para el sol y justo al llegar de la playa para eliminar los daños provocados en vacaciones. Muchas mujeres temen el corte pensando que así no lo tendrán largo, cuando no es así: refrescar el corte es asegurarse que el cabello siempre tiene estilo y cae bien. Además, con un buen corte es más fácil peinarse - ¡y queda mejor!”


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba