Elige estampados

Los hombres suelen ser reticentes a los bañadores estampados, porque sienten que puede poseerles el espíritu de Team Beach Movie y piensan que no es plan. Sin embargo, te invitamos a que este verano le des una oportunidad. Cuadros, print navy, flores, mariposas, palmeras, camuflaje, militar… Tienes muchas opciones para elegir (hasta piñas, si te atreves), desde lo más discreto a lo más psicodélico.

No (rotundo) al calzoncillo bajo el bañador

Bajo ningún concepto. Todavía está por llegar el estilista o prescriptor de estilo que explique cuál es exactamente el atractivo de enseñar la goma del gayumbo bajo el bañador (y de que se quede mojado durante horas después de bañarte). Si no te gusta el resultado final de cómo queda el tuyo, ¿no has pensado en comprarte uno nuevo?

Las palas sí, pero no de cualquier modo

Sí, inexplicablemente para algunas personas, eres un fan de jugar a las palas en la playa, por favor piensa en los demás. No eres Nadal. No te hace falta una equipación específica. Con el bañador vale. Y aunque muchos no entiendan cuál es el aliciente de esta especie de mini-tenis que hace alejarse a más de 8 metros a los veraneantes a la redonda y que ha de verse interrumpido todo el tiempo, no ya por la pericia de los jugadores, sino por la aparición de paseantes en la orilla, has de saber que es un ejercicio buenísimo para mantenerte en forma durante las vacaciones, tonifica piernas y ayuda a perder calorías.

Usa protección solar

Ahora vendrás con que no lo has hecho nunca, porque no te quemas, porque te quedas pringoso y resto de excusas. Pero ¿sabes que la piel tiene memoria? Todo el mundo tiene un capital solar que va agotando a lo largo de los años. Si no te proteges adecuadamente, lo agotarás pronto y llegará un momento en el que no podrá darte el sol en absoluto porque te quemarás instantáneamente (por no hablar del riesgo de melanoma). Las firmas de cosmética y laboratorios cada año lanzan al mercado fórmulas más sofisticadas, de acabado en seco o especiales para zonas con vello.

Vístete para comer

Por favor, de todos los puntos del artículo, éste ha de ser el más importante. Las demás personas no tienen por qué conocer todos los secretos de tu anatomía en el escaso espacio que separa una mesa de otra en el chiringuito, aunque tengas un six pack digno de Beckham y te lo hayas currado mucho en el gimnasio este año. La camiseta encima será suficiente, tampoco hace falta corbata.

No todo son camisetas

Y, a cuenta de lo anterior, no todo son camisetas para la playa. Prueba con las camisas de estilo casual, en tejidos ligeros, que podrás llevar encima del bañador o del short y las bermudas cuando te cambies.

Ojo con la toalla

Nada de coger la primera del armario, que seguramente sea de baño, o la toalla del hotel. Cierto que se trata de un elemento para dar un servicio: secarse y punto, pensarás. Sí, pero no cuesta nada hacerte con una que añada un punto a tu estilo. Y si encima son de las de tamaño XXL, son perfectas para compartir con la reina de la playa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba