Estilo

¿Le comprarías a tu novio lencería masculina?

Podría parecer una receta psicomágica de Jodorowsky para imprimir valor al hombre al enfrentarse a su madre, podría ser una tendencia sexual, pero no, la mangerie es simplemente la nueva moda que causa estragos en los tres templos de las tendencias, Londres, Tokio y Nueva York.

La verdad es que ir a comprar calzoncillos a tu churri puede ser una experiencia verdaderamente tediosa y aburrida, boxers, slips y poco más, la única alegría que te puedes llevar a los ojos son las fotografías de los chiquitos de la caja mostrando modelazo. Pero con esta última tendencia masculina de ropa interior que arrasa en los mundos trendies empezamos a estar mucho más contentas: lencería fina para hombres, ¡olé!

Hace unas semanas que el japonés Kaku Nishioka lo petó en Internet con su conjunto floral para reafirmar pechos masculinos y de paso despertó de nuevo el debate de lencería masculina sí o no.

Encajes, transparencias, lazos... uhmmm estamos seguras de que harán las delicias de más de una que conocemos... La firma Homme Mystere ha vuelto a sacar una colección deliciosa de braguitas, sujetadores, bodies y  ligueros para chicos valientes y mayoritariamente heterosexuales. De hecho desde la firma australiana afirman que el 90 por ciento de los consumidores de Homme Mystere lo son y más del 40 por ciento, además, están casados y comparten negligé con sus mujeres por las noches.

El sujetador que rompe la rutina

Pero, ¿qué lleva a un hombre a ponerse un sujetador? Más allá del disfraz o el fetichismo a los chicos mangerie lo que les da el sujetador es fundamentalmente alegría mañanera. Reconocen que el simple hecho de llevar braga y sostén a la oficina les hace saberse distintos y les saca de la gris y aburrida rutina. Es una opción para los que le quieran dar un twist a su vida, además de una buena ocasión para pasar una tarde de compras y probadores con tu chico en Intimissimi.

Los expertos en erotismo siempre han dicho que la excitación a los hombres les entra por la vista y a las mujeres por el oído. Ahora parece que estas afirmaciones se desdibujan y cada vez somos más las mujeres a las que nos hacen chiribitas los ojos con espectáculos tan divertidos como el ver entrar por la puerta a nuestro chico en body de lunares en actitud zalamera. Esos pechos fornidos aumentados con relleno, esas puntillas ribeteadas de pelambrera... o nos vuelve locas o, por lo menos, ganáis Eurovisión.

La mangerie de Homme Mystere se vende todavía vía Internet, de momento no ha habido el valiente que lo ponga en el escaparate del barrio pero por poco más de 20 dólares -y discretamente- podéis hacer la prueba en casa.

Así que chicos, animaos, aparte de ser lo más trend del edificio seguro que cuando os vayáis a la cama vuestra chica no se quedará en absoluto indiferente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba