Estilo

Las celebrities se rinden ante el caldo de la abuela

Los buenos caldos, que en España sabemos de lo que hablamos, se han convertido en la nueva panacea de las celebrities americanas. Ha bastado que el nutricionista de los Lakers lo introduzca en la dieta de sus jugadores y que Gwyneth Paltrow lo incluya en su menú desintoxicante para este invierno para que el caldo de buenos huesos de toda la vida se eleve a los altares de la salud y de la cocina internacional.

Hemsley, el imperio de la gastronomía hipster, lo ha impreso ya en sus Tote Bags (por cierto si no tienes ya varias a estas alturas, estás acabado): “Hierve tus huesos” y, como cuentan en el sitio web Quartz, la editora ejecutiva del Harper’s Bazaar ya la ha estrenado posando delante de los flashes.

Love feeding the incredible @laurabrown99 #boilyourbones #bonebroth #eatingwell #TheArtOfEatingWell

Una foto publicada por Hemsley + Hemsley (@hemsleyhemsley) onOct 10, 2014 at 10:56 PDT

Recordamos todavía la época de las vacas locas, ese síndrome de nombre impronunciable que poco menos deshacía el cerebro cuajándolo de agujeros... Entonces se prohibió su consumo y poco menos se demonizaron los caldos con huesos de vaca y qué decir del tuétano, ese manjar que algunos devoran con fruición cuando les sirven un cocido español de los buenos (igual da maragato que madrileño). Aquellos huesos que a nosotros siempre nos supieron a gloria vuelven al lugar que nunca deberían haber abandonado: los pucheros de invierno.

Ese llegar a casa en un día de perros y sentarse bajo una mantita a tragar lentamente sorbitos de caldo de cocido... ¡Ah! Han tenido que venir los americanos a descubrirnos que nuestras costumbres ancestrales resultan ser sanísimas. ¡Qué bien!

Marco Canora ha abierto Brodo en Manhattan, el templo de los caldos.

Manhattan ya tiene su templo: Brodo, que acaba de abrir de la mano de Marco Canora para servir especialmente todo tipo de caldos de huesos para llevar a casa. Les ha alegrado la vida a los vecinos del East Village porque como él mismo asegura: “Los caldos me han revertido todos los malos efectos de 20 años comiendo pan, bebiendo alcohol, fumando y trabajando en las cocinas”. Depende del tamaño, pero te puedes llevar a casa uno de sus caldos por 4 o 6.75 dólares, es decir por unos 2,50 a 4.50€... no está nada mal porque se puede elegir la receta: pollo orgánico, vaca alimentada sólo con hierba fresca y pavo, por ejemplo. Todo muy sano y lo mejor es que está riquísimo. Canora ha aprovechado el tirón de los caldos y ya ha publicado un libro de recetas sólo de estas magníficas infusiones. Eso sí, le da el toque británico con eso de ponerle siempre un poco de jengibre.

Los caldos de huesos y verduras contienen un montón de minerales, ayudan a las digestiones, a veces resultan buenos para las inflamaciones y desde luego llevan mucho colágeno, perfecto complemento para nuestro pelo y piel. El nutricionista de los Lakers lo compara con la hormona del crecimiento... ¡Qué barbaridad! ¡Qué listos hemos sido los de la dieta mediterránea!

O sea que los caldos están de moda, que nada de smoothies ni de yogur helado... Unos buenos caldos de hueso, que además de poner contento a los fans de las dietasproteínicas es ahora  lo más in que se te puede ocurrir para tapear con tus amigos, ya sean hipsters, emos, grunge, indies o nerds. Triunfas seguro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba