Estilo

(E)lecciones de estilo en Andalucía

“El estilo es el ropaje del pensamiento y un pensamiento bien vestido, como un hombre bien vestido, se presenta mejor”. Esta frase pronunciada en el siglo XVIII por el cuarto conde de Chesterfield sigue sin poder aplicarse hoy, tres siglos después, a los líderes de la política andaluza. Inmersos en plena campaña electoral para las elecciones autonómicas del próximo 22 de marzo, las ideas y propuestas de los cuatro principales partidos en intención de voto, según el último estudio del CIS, ya se bombardean desde los medios. Pero hay un detalle en el que los candidatos andaluces coinciden: haber pasado por alto el estilo y teniendo en cuenta que el 41,3 % aún no ha decidido su voto, todo cuenta para conseguir su favor.

Y aunque a ninguno de los líderes que examinamos se les puede recriminar la incoherencia entre imagen y palabra, sí que se les puede hacer reflexionar sobre la necesidad de dar siempre la mejor imagen posible siguiendo la enseñanza del conde de Chesterfield. Desde luego, ser de izquierdas no implica, por sistema, tener que renunciar al estilo. Desde los años sesenta -a raíz del famoso debate presidencial entre Kennedy y Nixon- la imagen, en política, se considera un arma de doble filo.

Umberto Eco aseguraba que “no hay que extrañarse de que pueda existir una ciencia de la moda como comunicación y del vestido como lenguaje articulado”. La indumentaria tiene códigos, así como la política y la ideología, y el uso de estos códigos influye en los votantes. El interés del político debe ser que éstos sean decodificados según la intención de su mensaje.

En el lenguaje de la indumentaria al que hace referencia el filósofo italiano intervienen infinidad de elementos y combinaciones estilísticas: formas, colores, tejidos, firmas, peinados o adornos que resultarán significativos y estarán caracterizados por un determinado valor simbólico en un momento y sociedad determinados. Analizamos los de los principales candidatos.

Susana Díaz (PSOE-A, primera fuerza política con un voto estimado de 34,7%)

Aunque se ha notado una leve mejoría en el armario de la actual Presidenta de la Junta de Andalucía desde que asumió el cargo, su aspecto sigue recordando al de la vecina del quinto. Sin que eso tenga que significar algo negativo, su interés por parecer tan cercana al electorado le resta el halo de profesionalidad que el cargo requiere. Y no es, para nada, una cuestión de marcas, no tiene que ir con los bolsos de Loewe o Louis Vuitton de Rita Barberá, la clave reside en la elección de las prendas adecuadas para su figura, la combinación entre ellas y, además de apostar por básicos pasados de moda y sosos, de vez en cuando dar un punto trendy al conjunto. Su mayor pecado sigue siendo la informalidad y cuando el acto ‘exige’ una determinada etiqueta y se esfuerza en el atuendo acaba dando la sensación de que la sevillana está incómoda. e internacionales con esta candidata?

Juanma Moreno (PP-A, segunda fuerza política con un voto estimado de 25,7%)

Este candidato es un ejemplo clásico del look que encontramos en la mayoría de los que integran las filas del Partido Popular. Juanma Moreno no falla, pero tampoco deslumbra en su corrección protocolaria (de la que debe ser experto según su CV). Es habitual del traje de chaqueta oscuro, aunque a veces prescinde de la corbata. Según el tipo de evento podemos verle cambiar la americana por un jersey e incluso se ha apuntado al club de la camisa blanca remangada.

Teresa Rodríguez (Podemos, tercera fuerza política con un voto estimado de 19,2%)

La indumentaria políticamente correcta no va con la ideología de Podemos. Desde que la conocemos por su inesperado escaño de eurodiputada, esta profesora roteña ha mantenido su ya característico estilo bohemio y despreocupado. Fulares, sudaderas, camisetas reivindicativas y accesorios de artesanía hippie son algunas de las constantes de su look. Es cierto que ha suavizado progresivamente su peinado y que cuida un poco más el maquillaje desde que acude a platós. Teresa lleva sus ideas ‘impresas’ en su ropa, no hay duda, pero ¿pueden los votantes sentirse representados y seguros de que su comunidad estará a la altura en grandes encuentros nacionales e internacionales con esta candidata?

Antonio Maíllo (IULV-CA, cuarta fuerza política con un voto estimado de 6,6%)

El cordobés es, a diferencia de su predecesor Diego Valderas, poco amigo de las corbatas. En el look de Maíllo, alejado del perfecto afeitado de su oponente popular, destaca su barba canosa de tres días, eso sí, bien cuidada. Los vaqueros o chinos, combinados con camisa y americana es su uniforme más habitual. También se le ha visto con jersey de cuello vuelto, cazadoras de cuero, polos…

La Radiotelevisión de Andalucía ha fijado para el lunes 9 de marzo el debate entre los tres candidatos a la Presidencia de la Junta de los partidos con representación parlamentaria, Díaz (PSOE-A), Moreno (PP-A) y Maíllo (IULV-CA); los buenos datos de intención de voto de Podemos no le han conseguido un hueco. ¿Mantendrán en esa cita los candidatos la línea de imagen a la que nos tienen acostumbrados o cuidarán de forma especial su estilismo en plena recolecta de votos? Lo sabremos en unos días.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba