Muchas firmas importantes de cosméticos, con larga trayectoria en los cuidados de belleza femeninos, vieron pronto el nicho de mercado que suponían los hombres cuidando de su piel y lanzaron líneas específicas para el mercado masculino. Los packagings son diferentes, normalmente más minimalistas, en colores azul, negro o blanco, y las gamas de producto no paran de crecer, síntoma de que la cosa va viento en popa.

Pero si hombres y mujeres compartimos el jabón de manos, el champú y a veces hasta el desodorante, y si existen firmas totalmente unisex, como SkinCeuticals… ¿por qué no podemos hacer lo propio con la crema, el contorno de ojos y el sérum?

“En principio, podrían utilizar el mismo tipo de cosméticos, pero es mejor que cada uno tenga sus propios productos -responde la doctora Adriana Ribé, médico dermatopatóloga especialista en láser y directora de Ribe Clinic-. Cada piel es diferente y, por tanto, sus necesidades también son distintas. Esto es algo que ocurre no sólo entre hombres y mujeres, sino entre personas del mismo sexo. Cada persona tiene un tipo de piel”.

Las mujeres son más propensas a las arrugas por tener una piel más fina y seca.

Pero, más allá de eso, la realidad es que la piel de hombres y mujeres es distinta en atención a su sexo. Como resumen general, ellas son más propensas a las arrugas puesto que su piel es más fina y seca, mientras que la piel del hombre es más gruesa y grasa, con el poro más abierto. “La composición de la piel presenta ciertas diferencias, como son el pH, la cantidad de colágeno y su producción, y el grosor de la piel”, añade José Luis Ganado, CEO de Red Yellow Red y portavoz de la firma de cosmética masculina Bulldog en España.

La diferencia está en la piel

La piel masculina tiene la epidermis es un 20% más gruesa y está expuesta al afeitado, una agresión diaria extra en comparación con las mujeres, explica Vanessa Fernández Calzado, Education&Retail Manager en Biotherm. “Estos factores hacen que la superficie de la piel del hombre pueda tener más irregularidades, el poro más abierto, etc., por ello agradecen mucho texturas que lleven polímeros que perfeccionen la piel al instante”.

En definitiva, estas condiciones hacen que la piel masculina necesite fórmulas y texturas adaptadas y específicas. Ambos necesitan hidratación, pero por norma general para el hombre es mejor la textura en gel y para la mujer, la textura en crema.

“Los principios activos de las texturas gel y crema suelen ser parecidos (antioxidantes, vitaminas, ácido hialurónico, colágeno…) Se diferencian, pues, en la galénica”, explica la doctora Ribé.

A la hora de tratar los signos de la edad, la piel del hombre también ‘envejece’ de forma diferente. “El colágeno de la piel masculina es más denso y resiste mejor el paso del tiempo pero una vez se empiezan a deteriorar, lo hacen de forma más drástica -añade Vanessa Fernández desde Biotherm-. Por este motivo los tratamientos que mejor cumplen las necesidades de la piel masculina en estas etapas son los preventivos de los primeros signos de la edad y los tratamientos globales que ya corrigen todos los signos del paso del tiempo: arrugas marcadas, pérdida de firmeza y manchas”.

Por último, José Luis Ganado admite que también existe un factor aspiracional: “A los hombres les gusta tener pertenencia a su propia marca”, con sus colores y sus packagings específicos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba