Estilo

Cirugía estética: ¿qué partes del cuerpo se operan más las españolas?

En España se practican cada año 65.000 intervenciones de cirugía estética y plástica. El aumento de pechos es la operación que reina y ya ha desbancado a la liposucción. Pero donde se divisa más futuro es en los injertos de grasa del propio paciente.

¿Cuántas operaciones de aumento de mamas creen que se llevan a cabo en España? No hace falta elucubrar. En el último informe de la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Estética (SECPRE) está el dato concreto: 16.111 mujeres en 2013. Es decir, que casi una cuarta parte de las españolas que pasa por quirófano para mejorar su imagen lo hace para aumentar su talla pectoral.

Y a ellas se añade un 6,1% que, además de ponerse más pecho, pide que se lo eleven. El segundo puesto del ranking del bisturí estético es para la liposucción (el 18,1% de todas las intervenciones y con más crecimiento en hombres que en mujeres), seguida de la blefaroplastia (cirugía de párpados, con un 10,1%) y abdominoplastias (5,9%).

La cirugía que más pacientes está registrando ahora es la de injertos de grasa autóloga.

Pero si hay una intervención que está registrando un incremento destacado es la de los injertos de grasa autóloga, es decir, rellenos de grasa extraída de otra parte del cuerpo del propio paciente. El año pasado se practicaron 4.494 intervenciones de este tipo; el 6,9% del total.

Son datos del informe “La realidad de la cirugía estética en España 2014”, que acaba de presentar la SECPRE, que recoge que estos injertos “se han incrementado sustancialmente” y lo relaciona con el hecho de que “la grasa puede generar más confianza en el paciente que otros materiales”. ¿Quién quiere prótesis cuando me quito de aquí para ponerlo allá y todo es mío?

Grasas aparte, el informe sostiene que el número de intervenciones ha caído entre un 15 y un 18% en los últimos cuatro años, pero el estudio no incluye todas las intervenciones estéticas que existen, sino que se queda en el 70%, y deja fuera algunas como la cirugía de la calvicie, de los pómulos, el láser (resurfacing) o la dermoabrasión.

La facturación del año pasado en cirugía fue de 304 millones de euros.

Si bien no puede afirmarse que la cirugía estética haya sido inmune a la crisis, la facturación del año pasado fue de 304 millones de euros, pese que los cirujanos hablan de estancamiento en las consultas y bajada de los precios. ”Indudablemente la crisis ha afectado al sector y sólo están remontando las consultas con prestigio reconocido. Las demás, e incluyo corporaciones, siguen estancadas o desaparecidas”, sostiene el doctor Antonio Porcuna, de la clínica de cirugía estética Porcuna & De Benito, con sede en Madrid.

El riesgo dellow cost

“Los precios han sido reducidos por una gran mayoría de cirujanos y, por supuesto, de corporaciones que emplean a cirujanos. Lo que realmente habría que preguntarse es si esa bajada ha repercutido en la calidad de la cirugía. Es decir: implantes baratos, ausencia de equipo quirúrgico, práctica fuera de hospitales, etc. En definitiva, ausencia de calidad y sólo lo imprescindible, como predica la práctica del low cost”, añade el doctor Porcuna.

Esas operaciones estéticas a precio de ganga, disponibles a un click online, tienen angustiados a los especialistas del quirófano. “En el tiempo del boom económico nacía el llamado ‘turismo de bisturí’, que incluía unos implantes de pecho en un viaje de todo incluido de una semana en un destino exótico. Nada de preoperatorio; una vez allí conocías al médico, te ponías en sus manos, y volvías ‘con lo puesto’ (nunca mejor dicho), sin realizarse ningún seguimiento posterior de la operación”, dice el cirujano estético Moisés Martín Anaya, quien advierte que se está sometiendo al paciente a graves riesgos.

Los precios de las cirugías low costno cubren los gastos de la oeración.

 “Aunque el cirujano operase de forma altruista, los precios ofertados no cubren los gastos de unos implantes de mama, un hospital y un equipo anestésico. Por poner un ejemplo, el importe de esta intervención oscila entre los 5500 y los 6000 euros, mientras que en low cost puedes someterte a ella por 3.700”.

Sin embargo, los encuestados por la SECPRE se muestran optimistas con el futuro: un 57,4% cree que el número de intervenciones estéticas crecerá. Ángel Juárez, cirujano del hospital de La Zarzuela en Madrid, asegura que “se divisa un buen panorama” y que, por el momento, ya existe ‘un repunte’ en cirugía mamaria y facial (esta última con aumento entre los hombres). “Hay muy buenas perspectivas y se observa un aumento en remodelado corporal”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba