Estilo

Los ‘no angelitos’, en guerra contra Victoria's Secret

En la moda, asociamos nombres como Victoria’s Secret a cuerpos esculturales y poco frecuentes en mujeres ‘de a pie’. La reivindicación de la ‘normalización’ de las tallas grandes no es nueva y esto es en lo que ha basado su nueva campaña la firma Lane Bryant, ironizando con el lema ‘I’m no angel’.

¿Qué tienen en común Adriana Lima, Alessandra Ambrosio o Doutzen Kroes con Candice Huffine, Justine Legault o Victoria Lee? Que todas son modelos. Las tres primeras gozan de unas proporciones que en la sociedad actual nos han hecho entender como ‘perfectas’ y por ello desfilan para Victoria’s Secret, mientras que los otros tres nombres -menos conocidos-, trabajan para firmas de tallaje grande, como Lane Bryant, para la cual han protagonizado su última campaña junto a Ashley Graham y Marquita Pring.

Precisamente, dicho spot se ha lanzado con estas exuberantes mujeres como imagen a fin de transmitir una clara intencionalidad de jugarle una ‘contrapartida’ a la casa de lencería. Si hacemos memoria, el mensaje de los ángeles de hace un par de meses era #PerfectBody, por lo que ahora la casa de tallas grandes ha jugado inteligentemente sus cartas creando el hastag #ImNoAngel para su nueva promoción.

Algunas líneas, como la de Violeta by Mango, están fichando a modelos de tallas grandes.

La intención de Linda Hasley, nueva CEO de Lane Bryant desde 2013, es cambiar “la conversación” sobre las tallas XXL en el mundo de la moda; un tema que se viene tratando desde lejos y en el que muchos de los diseñadores se posicionan a favor en la teoría, aunque hacen poco por aplicarlo a la hora de la verdad. Aun así, hemos de reconocer que algunos nombres de diseño y fabricación de ropa más cercanos a la economía popular, como Mango, están fichando -por fin- cada vez más a maniquíes voluptuosas para sus campañas, como a Huffine, que fue la cara de la línea Violeta by Mango.

Otro ejemplo lo tenemos en Calvin Klein y la polémica que desató la elección de Myla Dalbesio. Una modelo que sin estar especializada en la sección de tallas grandes fue confundida como tal por usar una 38-40. Algo que realmente nos sorprende cuando la medida media de ropa en Estados Unidos ronda la 14, es decir, una 44 española. Por ahora, Lane Bryant ha escogido lo “divertido” e “irónico” -según sus propias palabras- para su protesta a favor de la implantación en el modelaje de los cuerpos sumamente curvilíneos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba