Sigue este paso a paso para que tu maquillaje de Nochevieja sobreviva dignamente hasta la madrugada:

1. Maquilla sobre limpio

Aplica el maquillaje sobre la piel limpia. Si el día anterior te has hecho una exfoliación suave o una mascarilla, mucho mejor. “Lo más importante es hidratar bien la piel antes de maquillar”, dice Noemi Gayoso, maquilladora profesional de Talents, así que no olvides el sérum y la crema. Importante: No vale maquillar sobre maquillado, aunque lo anterior te lo pusieras a las nueve de la mañana y parezca que se te ha borrado.

2. Mucha prebase

Tanto para unificar el tono como para crear una pequeña película que evita que el producto penetre en la piel, las prebases de maquillaje (y también las de párpados, que las hay específicas) serán tus mejores aliadas para un resultado duradero.

3. Maquillaje con brocha

Aplica la base de maquillaje con brocha o con esponja, pero nunca con los dedos, “porque tienen mucha grasa y no queda uniforme”, advierte Soledad Fernández, maquilladora de Flormar. Y añade un tip profesional imprescindible para Nochevieja: “Para noches de fiesta hay que escoger maquillajes que no tengan SPF, porque reflectan la luz del flash si nos hacemos fotos”. Encima aplícate unos polvos traslúcidos que ejercerán de sellado, y ya después el colorete.

Gayoso recuerda que hay productos de larga duración muy efectivos en el mercado y advierte que (si te cabe en el clutch) el mejor cosmético de rescate que podemos llevar a la fiesta son precisamente los polvos matificantes, “para poder retocar el maquillaje cuantas veces sea necesario”.

4. Más polvos en los ojos

Normalmente el eyeliner es lo primero en borrarse, aunque cada vez hay más productos de larga duración. Elige fórmulas en gel o lápiz (mejor que rotuladores), dibuja la línea del ojo y, antes de aplicar la sombra, sella de nuevo con polvos traslúcidos. La máscara, importantísimo que sea waterproof.

5. Perfila por todas partes

Llegamos a los labios. Es fundamental que estén bien hidratados esa noche. Aplica prebase y base, y a continuación, con el tono más parecido al labial que vayas a utilizar, perfila por dentro y por fuera. “Después aplica el color con un pincel, nunca directamente con la barra, porque quedará más bonito y más sellado”, dice Soledad Fernández. Puedes quitar el exceso con un tisú (el truco de toda la vida) y volver a dar otra capa.

6. Pulverízate

Para terminar, hay sprays fijadores que actúan como si fueran laca, pero si no tienes, son igualmente útiles las aguas termales e incluso el agua del grifo (fría) con un pulverizador.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba