Estilo

Copying Claudia: cuando la imitación se convierte en arte

Cuando tu mundo interior va más allá de lo existente y no te identificas con nada ni con nadie, ¿qué hacer? Dar rienda suelta a tu imaginación. Crear un o una amiga invisible es algo muy frecuente entre los niños, pero ¿qué pasa cuando cobra vida? O lo que es mejor, ¿cuando te das cuenta de que en realidad ha estado todo el tiempo ahí y un día te encuentras con él o ella? Puede pasar que lo transformes en arte. Es el caso de Pachi Santiago y su proyecto Copying Claudia.

Pachi Santiago es un artista en el amplio sentido de la palabra. Este fotógrafo e ilustrador asturiano residente en Madrid lleva tiempo gestando su gran proyecto: Copying Claudia. Y cuando se menciona a una Claudia famosa es casi inevitable no asociarla al apellido Schiffer.

Y en esta ocasión han acertado. Como bien expresa el nombre de su trabajo, su afán es emular las fotografías de la gran Claudia Schiffer en sus diversas poses y etapas. A simple vista una ardua tarea tratándose de un hombre que ha de imitar lo mejor posible a una de las top models de todos los tiempos. Pero aunque a priori suene a obsesión instrascendental, e incluso le puedan encontrar el punto cómico, no se equivoquen. Tanto el trasfondo como el resultado son de lo más serio e interesante.

El origen de Copying Claudia

Un pequeño Pachi de ocho años se hallaba perdido, sabía que le gustaba dibujar y admiraba las ilustraciones de Walt Disney, pero no se sentía identificado con ninguno de los personajes. Ni hombre, ni mujer, ni animal siquiera, de los ya inventados le servían. Necesitaba una mascota a gritos, quizá una con un halo más femenino. Pero ¿cuál?

En la infancia, Pachi Santiago no se sentía identificado con ningún personaje de los ya existentes.

"Desde que soy pequeño, por alguna razón siempre han estado las mujeres y las musas inspirándome e influyéndome de alguna manera", cuenta el artista. "Cuando tenía ocho años y desde que tengo uso de razón, dibujo y me encanta Walt Disney. Yo tenía que tener una mascota sí o sí, pero yo no me identificaba con un chico, ni con un ratón ni con nada así. Tenía que ser algo más femenino".

Y eligió un gato blanco imaginario que fue evolucionando hasta convertirse en una bella mujer: Sonÿ. Fijándose en las personas que le rodeaban plasmó a esta enigmática fémina: "Yo veía las fotos de mi madre, de mi abuela, de mi tía cuando eran pequeñas en blanco y negro y flipaba. Era una inspiración lo que me generaba -que era rarísimo- y eso lo apliqué luego a Sonÿ".

Aunque su 'mascota' ya había tomado forma a modo de ilustración, no era real. Pero una tarde cualquiera, viendo la tele, apareció Claudia Schiffer y ¡por fin, era ella!, su sueño hecho realidad. Una mujer de carne y hueso, allí mismo. Sonÿ había cobrado vida y estaba en su televisor.

El asturiano así lo explica: "Un día estaba viendo la tele y apareció Claudia Schiffer en un anuncio de crema y me quedé fascinado. Fue como si de repente Sonÿ tuviese una representación en la tierra". Y tan reconocido se sintió en la súper modelo que empezó a simular cada una de sus fotografías.

Un arte de bajo coste

El fruto de su trabajo emana elaboración por los cuatro costados. Sin embargo, Pachi no invierte grandes cantidades de dinero para llevarlo a cabo, sino más bien todo lo contrario. Él mismo se considera un artista low costy califica de hand made su tarea. Un ejercicio filosófico de frescura: "Para mí es un ejercicio de filosofía, de vida, del yo. Es todo hecho por mí, por un ayudante de cámara y por mi madre que me hace la ropa. Para mí no es algo negativo que lo devalúe, es positivo".

Pachi aspira a que su trabajo de apropiacionismo sirva de referente a otros artistas

Su objetivo también se aparta de la megalomanía y le encantaría que sus collages, transposiciones fotográficas y vídeos se convirtiesen en referente para otros artistas que, como él, decidan bucear por las aguas del ‘apropiacionismoartístico’. "Como a cualquier artista, me interesa posicionarme. No sabes el éxito que va a tener, pero el día de mañana te gustaría que cuando alguien busque una referencia en el ‘apropiacionismo’, que es el movimiento en el que me estoy moviendo, de repente tu trabajo sea un referente", afirma Santiago.

Pero por si esto fuera poco, el fotógrafo ha decidido ir más allá. Tiene entre manos tres proyectos más de copying: Copying Kurt -emulando a Kurt Cobain-, Copying Greco -basándose en las obras más significativas del pintor-, y un tercer individuo cuyo nombre todavía no quiere desvelar. Todo esto alternándolo, como ya hemos mencionado, con la ilustración, fotografía de moda, por ejemplo; e incluso con pequeñas y singulares esculturas.

No dejen de seguirle la pista porque tanta dedicación merece su recompensa y con numerosas exposiciones a sus espaldas -la última este año a cargo de PHotoEspaña-, Pachi Santiago ya está dando de qué hablar y de aquí a poco, seguro que despunta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba