Estilo

Enobelleza: más jóvenes gracias al vino

El buen vino siempre es un placer para el paladar y, con la moderación debida, un alimento para el espíritu. De eso ya supieron los pobladores del antiguo Egipto, los de la Grecia clásica y los del imperio romano, que nos transmitieron una cultura en torno a la uva que ha perdurado miles de años. Lo que ellos no llegaron a descubrir (aunque algunos como Cleopatra sí intuyeron) es que tenían en aquellas tinajas algo parecido a la fuente de la eterna juventud.

El vino es vida. Más allá del aforismo, la ciencia ha corroborado aquello que el saber popular intuía. Estos descubrimientos han tenido lugar a través de sus estudios sobre los polifenoles, uno de los antioxidantes naturales más eficaces que existen y que se encuentran precisamente en la piel y las pepitas de las uvas. Por eso, hay quien los ha definido como el secreto imprescindible para que la fórmula de la eterna juventud funcione. Y la razón es que los investigadores han descubierto en ellos la manera de luchar contra el envejecimiento gracias a una altísima capacidad antioxidante -mayor inclusoque la de otros antioxidantes naturales como las vitaminas C y E, que hasta ahora eran el último gran descubrimiento de la cosmética natural-.

Determinadas variedades de Ribera del Duero tienen mayor concentración de los codiciados polifenoles.

¿Y qué es lo que hacen esos polifenoles para que nos puedan quitar unos cuantos años de encima de un plumazo? Básicamente se concentran en neutralizar los radicales libres bloqueando el efecto de envejecimiento de la piel, lo que se traduce en un largo listado de beneficios que ya quisieran las clínicas de estética para sí. Porque entre otras cosas, poseen propiedades antiinflamatorias, retrasan el envejecimiento de la piel, mejoran la elasticidad, aumentan la vitalidad celular, disminuyen los efectos de estrés oxidativo y protegen la piel contra agresiones externas. Y eso sin contar con otros beneficios aún más saludables para el cuerpo, porque se ha demostrado que también luchan contra la dermatitis varicosa, úlcera varicosa y trastornos retinianos vasculares; bloquean el proceso de carcinogénesis; e incluso frenan el envejecimiento celular que producen enfermedades degenerativas como el Parkinson o el Alzheimer.

España, a la cabeza

Que los vinos españoles compiten sin complejos entre los mejores del mundo es algo de sobra conocido; no lo es tanto que nuestras variedades de uva también están en lo más alto en cuanto a los antioxidantes de la uva. "La relación de los codiciados polifenoles con el vino es que se encuentran en la piel y las pepitas de las uvas, pero no todas tienen la misma cantidad. Es más fácil encontrarlos en la variedad Vitis-Vinifera-Tempranillo de la Ribera del Duero. De ahí que España esté a la cabeza de la enobelleza", explica Carlos Moro, propietario de las bodegas Matarromera. Fruto de una apuesta personal por el wellness y la cosmética del vino, Carlos y su equipo han creado un proyecto empresarial pionero bajo el nombre de Esdor. Con esa marca han desarrollado una patente propia de extracción de polifenoles en sus instalaciones de Valbuena de Duero, en Valladolid. 

Bajo ese nombre comercializa la primera línea española de productos de cosmética de alta gama enriquecidos con eminol, un extracto natural concentrado de polifenoles de uva de venta en farmacias y establecimientos de belleza toda España. Entre sus productos, contornos de ojos, cremas de noche o de día antioxidantes, exfoliantes tonificantes, cremas hidratantes, una línea masculina... Moro descata con orgullo que, en todos ellos, "un mínimo del 85% de los componentes son naturales, combinando los polifenoles con el aceite de rosa mosqueta, el extracto de caviar, el aceite de jojoba o el germen de trigo". El creciente interés de numerosos centros de estética corporal confirma el interés de los profesionales de la belleza por este innovador proyecto. 

También en Francia

El otro país pionero en la enobelleza es Francia, donde unos viñedos ubicados en las cercanías de  Burdeos -que eran propiedad de Mathilde Thomas- sirvieron de base para crear una prestigiosa marca de cosméticos llamada Caudalie. Dos años después de conocer al profesor Joseph Vercauteren, uno de los mayores especialistas mundiales en polifenoles, el matrimonio Thomas creó la marca, que hoy es una de las más respetadas en cosmética natural, con una gama de productos para hidratar, reafirmar o proteger la piel del sol. Ya lo decía el refrán: el agua, para los bueyes; y el vino, para los reyes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba