Estilo

Liposucción y párpados, lo que más se operan los hombres

Lo de ‘el hombre y el oso cuanto más peludo más hermoso’ pasó a la historia (con permiso del lumbersexual de moda). Hoy los señores también se cuidan y no solo con cosméticos. Han dicho adiós a la vergüenza y se apuntan al quirófano para retocar lo que no les gusta: liposucción, párpados y nariz, por este orden.

Cerca de 8.000 varones españoles se sometieron a una intervención estética en 2013, un 12,2 por ciento, según el informe de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SECPRE). En el número uno de las operaciones están las liposucciones: Un total de 1.675 hombres se hicieron una lipo en el año del estudio y, aunque quitarse grasa es algo muy demandado en ambos sexos, tiene más peso entre los varones (21,1 por ciento) que entre las mujeres (17,7 por ciento). 

El top 5 de las operaciones masculinas se completa con las blefaroplastias (cirugía de los párpados), con 1.314 intervenciones; rinoplastias, con 1.128; ginecomastias (reducción de la mama), con 1.045 y rellenos con grasa autóloga, con 881.

El perfil de los hombres que se operan varía según el tipo de la cirugía.

Junto a estas intervenciones estrella, los hombres también piden otras menos frecuentes, como otoplastias, prótesis de gemelos, prótesis de pectorales o de glúteos, según los datos facilitados por el cirujano plástico Pedro Arquero, quien detalla que el perfil varía mucho, dependiendo principalmente de la cirugía.

“En casos de otoplastias, por ejemplo, los pacientes suelen ser desde gente muy joven (niños incluso) hasta gente mayor que no se había operado antes. En otras intervenciones como el lifting, los que más acuden a nosotros son hombres de 40 a 50 años. En el caso de las rinoplastias, los pacientes tienen entre 25 y 35 años. En todos los casos se trata de pacientes con un poder adquisitivo alto y un nivel cultural también alto”.

Los hombres entre 30 y 44 años son los que más recurren a las operaciones estéticas.

En general, los hombres entre los 30 y los 44 años son los que más recurren a la cirugía estética, con cuatro de cada diez pacientes en esa edad (y en este caso la proporción es la misma para ambos sexos). El doctor Ángel Martín, director médico de la Clínica Menorca, apunta a otro perfil que se repite en esta edad: “Hay muchos que han pasado por un proceso de divorcio y que en ese momento empiezan a preocuparse por su imagen. Este es un patrón que repite de nuevo en la mujer”. Volver a estar en el mercado es lo que tiene.

Métodos estéticos no quirúrgicos populares entre los hombres

Entre los métodos no quirúrgicos, los más empleados en pacientes masculinos son las infiltraciones de ácido hialurónico y sobre todo el botox, pero ganan sitio los tratamientos capilares para luchar contra la calvicie, bien sea con técnicas que estimulan el cuero cabelludo o directamente con injertos de pelo.

Aunque las operaciones de cirugía estética en hombres se han incrementado significativamente desde los años noventa, esta tendencia parece haber alcanzado una estabilidad, ya que el dato de 2013 es similar al de 2009.

La crisis es una de las causas por la que los hombres no se operan.

“Muy probablemente los cambios en las actitudes de los varones no sean tan claros por el efecto negativo que sobre los números ejerce la crisis económica”, dice el estudio de la SECPRE, que de hecho espera que el interés de los varones en las intervenciones de cirugía estética crezca en los próximos años reduciéndose algo más la gran diferencia de sexos. 

“Pienso que todas las cirugías en este momento están en un porcentaje menor del que podrían estar, debido a la actual situación de crisis” -interpreta por su parte el doctor Arquero-. “Quizás esto se nota más en el caso de los hombres, ya que posiblemente tengan menos necesidades que la mujer o porque tienen unas inquietudes diferentes. Es decir, puede que ante la situación actual decidan posponer su cirugía o dejarla en segundo plano, ya que no suelen verla como algo prioritario”.

Atrás quedan también los prejuicios de este sexo con respecto a cuidarse. “Tradicionalmente ha sido la mujer quien lo ha hecho más, pero ahora igualmente los hombres. Si no consultan sobre un tratamiento o una intervención es porque les puede preocupar el aspecto económico o directamente porque no están interesados, pero desde luego no por pudor. Han abandonado sus reticencias”, añade el doctor Martín. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba