Estilo

Cincuenta años del Calendario Pirelli

El calendario Pirelli cumple dentro de menos de dos meses sus primeros 50 años de historia. Lo que empezó siendo un regalo de empresa como otro cualquiera se ha convertido en un objeto de deseo donde las mejores modelos y los mejores fotógrafos luchan para quedarse con alguna de sus ediciones. Pero, desde luego, no es el único. Ahora, todo el mundo necesita su calendario.

La modelo Miranda Kerr desvelaba este verano uno de los secretos mejor guardados a través de su perfil de Instagram. En un descuido muy intencionado, publicaba parte de la sesión para el nuevo calendario Pirelli, dando rienda suelta a las expectativas de los fanáticos de la moda que esperan con ansia cada edición. Y esta vez no es para menos, pues la cadena de neumáticos celebra el 50 aniversario del mítico calendario y para ello ha reunido a un plantel de fotógrafos y modelos que harán las delicias de cualquier aficionado.

Por una parte, contará con los fotógrafos Peter Lindbergh y Patrick Demarchelier, responsables de dos ediciones del calendario cada uno, y por otro, con las modelos Alessandra Ambrossio, Isabeli Fontana, Alek Wek, Helena Christensen, Karolina Kurkova y, claro, Miranda Kerr, todas viejas conocidas del calendario -Isabeli Fontana ha aparecido hasta en siete ocasiones- y veteranas en la moda. De hecho, las fotografías se inspiran claramente en las que realizó el propio Lindbergh a las supermodelos de la década de los noventa. Toda una declaración de intenciones del rumbo que ha tomado el calendario en los últimos tiempos.

El calendario Pirelli nació en 1964, como un regalo para los clientes de la marca, y contó con las fotografías de Robert Freeman, famoso por sus múltiples colaboraciones con The Beatles. Para esa primera ocasión, Freeman fotografió a su propia esposa, Sonny, que trabajaba de modelo. Y es que los primeros años del calendario no tuvieron nada que ver con lo que conocemos ahora. No había fotógrafos famosos ni grandes modelos. Únicamente se buscaba inmortalizar la belleza femenina en paraísos exóticos. “Se trata de una forma de materializar un concepto sofisticado de belleza, entre la moda y el glamour”, explica la propia compañía, “cada año el calendario ofrece una colección de imágenes que interpreta la belleza desde un punto de vista original y diferente de sus predecesores”.

Cambio en los 80

Así trascurrieron diez años, hasta que en 1974 Pirelli decidió suspender el calendario por la crisis del petróleo y la recesión económica mundial. Tardarían otros diez años en volver, pero lo hicieron con un concepto renovado. Empezaron a darle mucho más protagonismo a los desnudos, a contar con modelos reconocidas -es el caso de Iman en la edición de 1985- y los fotógrafos empezaron a arriesgar y dejar volar su creatividad -en 1987 dedicaron un número íntegro a las modelos afroamericanas, con una jovencísima Naomi Campbell-. Pero la revolución llegaría en 1994. A partir de ese momento, fotógrafos de la talla de Herb Ritts, Richard Avendon, Bruce Weber, Peter Lindbergh o Annie Leibovitz firmaron ediciones del calendario que se han convertido ya en clásicos de la moda.

Sin embargo, a últimas entregas del calendario no han estado exentas de polémica. Terry Richardson hacía de las suyas en la edición de 2010 jugando con las modelos y unos plátanos, Karl Lagerfeld incluía, por primera vez, fotografías de hombres en 2011 y Mario Sorrenti se recreaba en los desnudos integrales de actrices y modelos en 2012. Tal vez por eso Pirelli decidió cerrar un ciclo y darle un nuevo aire al calendario. La edición de 2013, a cargo del reportero de guerra Steve McCurry, acababa con las mujeres provocadoras y los experimentos de fotógrafos para transmitir un mensaje más social y comprometido. Para ello, McCurry se trasladó a Río de Janeiro y fotografió a mujeres, famosas y anónimas, que han destacado por su papel en la sociedad, y todo sin ningún un atisbo de desnudez. Ahora, en la edición de 2014, parece que esta línea continúa, a juzgar por las fotos que hemos podido ver hasta el momento -en ellas aparecen las modelos vestidas con amplios jerséis de lana o camisas blancas, dejando claro que los desnudos han pasado a un segundo plano-. ¿Se trata de una mera maniobra de marketing o la compañía pretende que se le asocie a una nueva, y más moderada, imagen? Tendremos que ver cómo evoluciona en los próximos años.

Otros calendarios

Pero Pirelli no es la única compañía que apuesta firmemente por su calendario. Desde Playboy, con las conejitas más sensuales del año, hasta empresas como Lavazza, que ha contado a los principales cocineros del mundo para promocionar su café, o Ryanair, que con la excusa de destinar la recaudación a organizaciones benéficas, fotografía a sus azafatas en bikini -con denuncias por discriminación sexual de por medio-, publican cada año su propio calendario con gran repercusión publicitaria.

En España tenemos nuestra propia versión gracias al calendario que elabora la revista Interviu con las chicas de portada más sensuales. Pero no todo son mujeres, los hombres también tienen su pequeño hueco en el mercado. El calendario Dieux du Stade lleva desde 2001 fotografiando a los principales jugadores del equipo de rugby francés Stade, así como de otros equipos de rugby y otras disciplinas deportivas, con un marcado carácter erótico -que le ha costado más de una crítica por parte de los aficionados al rugby-. Fotógrafos como Mariano Vivanco, Peter Lindbergh o Steven Klein han pasado por las páginas del popular calendario que cada año vende más de 150.000 ejemplares. Desde 2006, además, se acompaña de un DVD con el making of de la sesión de fotos que ha alcanzado casi más popularidad que el propio calendario. Todo un aliciente para esperar con ansia la llegada del año nuevo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba